Los orígenes franquistas del actual laicismo

Concejal PP en Valle

Muchos se sorprenden hoy en día del violento rebrotar de un laicismo agresivo que reclama el repudio por el Gobierno de toda forma de colaboración con la Iglesia Católica. Las manifestaciones son variadas: solicitud de baja en los registros de la Iglesia, asaltos a capillas, campañas contra la financiación de la Iglesia por parte del Estado, denuncia del registro de propiedad de iglesias y otros bienes eclesiásticos. Esta realidad no debería sorprender a nadie que conociese la historia del franquismo. Es en la estrecha relación de Iglesia y Estado durante esos años donde se encuentra en parte el origen de un problema que parece de difícil solución.

Franco instauró desde 1939 un Estado católico, en el que la Iglesia gozaba de grandes prerrogativas en materia de financiación, control de la educación y moral pública. Esta protección del Estado español a la única religión tolerada encontró pronto críticas, incluso dentro del ámbito eclesiástico: la situación de una Iglesia enfeudada al poder político era improcedente y peligrosa para la salud espiritual de la nación. A partir de los años 50 el Estado adquirió una conciencia mayor de que no podía mantener con la Iglesia relaciones tan íntimas como en otros tiempos. Se había creado un Estado farisaicamente cristiano, en el que aparecer como católico en el ámbito público era condición necesaria para ser aceptado como ciudadano de pleno derecho. Frente a esta visión reduccionista, fue abriéndose paso una posición intermedia que buscaba crear un Estado vitalmente cristiano, fruto de la colaboración de todas las religiones cristianas, y evitando que el Estado diera una protección especial a cualquiera de ellas. Lo cual chocaba con la cruda realidad de un Estado que cerraba en banda a otras confesiones cristianas y negaba la apertura de capillas anglicanas.

Este “proteccionismo” del poder político explica la reacción laicista que se da ahora contra la Iglesia. Veamos algunas manifestaciones concretas del mal llamado nacional-catolicismo imperante durante los años del franquismo:

1) Se fomentó con esta situación un catolicismo de “curso legal” que condujo a una inflación religiosa en el ámbito público, sin la suficiente cobertura del oro de una vida verdaderamente cristiana, lo que favoreció la práctica de un catolicismo externo y farisaico; procesiones, misiones, dedicaciones de la nación a la Virgen o al Sagrado Corazón de Jesús, rosarios multitudinarios, son algunos ejemplos

2) Entre los católicos, se asentó la impresión de que todo ya estaba hecho: un barniz de catolicismo coloreaba el ambiente, sin una preocupación por interiorizarlo en la conciencia, en las necesidades sentidas por los pobres. Todo parecía atado y bien atado por la fuerza de las leyes y los reglamentos, pero se vivía engañado y se fomentaba, sin quererlo, la pérdida del verdadero espíritu cristiano. La enseñanza oficial católica en la escuela relajó la responsabilidad de los padres en la formación cristiana de sus hijos

3) Creció el número de los “católicos oficiales”, que alardeaban de serlo por razones puramente humanas ya que la práctica, o al menos la confesión de catolicismo, era indispensable para medrar en un Estado católico. Así se creó el confusionismo por la unión que se daba en la práctica entre la Iglesia y el Estado, entre las autoridades eclesiásticas y civiles, vinculando muchos –de buena o mala fe – la Iglesia católica al régimen franquista: en la práctica, se equiparó ser católico y ser franquista

4) Con ello se daba pie a que algunos achacasen a la Iglesia los desaciertos del Estado y aun que considerasen fracasada la doctrina católica –que el Estado decía seguir y aplicar –, cuando era el Estado el que fracasaba en su actuación o en la aplicación concreta de aquella doctrina

5) Se ejercía una coacción sobre las personas incompatible con la libertad de la práctica de la religión, ya que a los disidentes no se les permitía profesar públicamente su fe ni hacer proselitismo de su religión, ni se les admitía para ciertos cargos públicos, encontrándose en la sociedad en una situación de inferioridad, en contra del principio de la igualdad ante la Ley de todos los ciudadanos

6) Que el Estado sufragase las necesidades económicas de la Iglesia fomentó también entre los católicos una despreocupación práctica por la responsabilidad personal de mantener con su dinero las actividades de la Iglesia. Esta responsabilidad, tan viva en países como Alemania, por ejemplo, ausente en nuestro país, se traducía (y sigue ocurriendo) en que la limosna que los fieles católicos aportaban en las celebraciones eucarísticas era eso, una “limosna” en cuanto a la cantidad ínfima aportada. Se sabía que el Estado subvenía a las necesidades de la Iglesia y pocos sentían la necesidad de ayudar con largueza

En la práctica, algunas de estas circunstancias se mantienen en la vida pública española. O, cuando menos, siguen presentes en el ideario y el deseo íntimo de muchos católicos que no se resignan a que sea real tal separación entre la Iglesia y el Estado. Estos residuos de nacional-catolicismo son dañinos para una correcta relación entre los dos ámbitos, agravado por el mantenimiento de fórmulas anómalas (los concordatos) de regulación de la convivencia con el Vaticano. De modo orientativo, apunto algunas líneas de acción que podrían ayudar a normalizar la relación:

1) Establecer un sistema que permita a la Iglesia católica financiar toda su actividad de forma autónoma a los poderes civiles. Esto no excluye el hecho de que, siendo como es la religión mayoritaria en España, se facilite tal recaudación de recursos (vía la declaración de la renta, o de deducciones fiscales por donativos, etc.)

2) Evitar las interferencias en la enseñanza oficialmente católica. No puede ser que pague el Estado a los profesores de religión, pero luego sea competencia de las autoridades eclesiásticas proponer o deponer a esos docentes. Ha provocado muchos conflictos que se harán más abundantes en el futuro. Un sistema de vouchers o vales de enseñanza entregados a los padres permitiría la legítima autonomía en la elección de centros con ideario católico

3) De modo general, es muy sana una separación de los dos ámbitos ya que se evitan innecesarias controversias. Soltar definitivamente este lastre de la dictadura franquista debería ser un objetivo prioritario en la negociación de las relaciones entre la Iglesia y el Estado

Anuncios

126 pensamientos en “Los orígenes franquistas del actual laicismo

  1. El furor anti-católico ha crecido en los últimos años. Siempre estuvo ese sentimiento ahí pero cada día que pasa tiene mayor virulencia. Habrá que pedir la tolerancia al revés

    • ¿Por qué en algunos comentarios se califica de “furor anti-religioso” o “anti-católico” a las más sosegadas y fundamentadas demandas en nombre de la LIBERTAD DE CULTO y de la IGUALDAD DE OPORTUNIDADES entre las diversas creencias, ya sean agnósticas o teístas, cristianas o no? ¿Acaso los autores están de acuerdo con Rouco y BXVI en que actualmente en España la Iglesia Católica es objeto de persecución?

      • De acuerdo con Indignado, el problema es la publicidad que se da a algunas acciones extremas, que son la excepción y no la regla, y se toman como actitud general. Falta un debate sereno, sin reproches mutuos, para resolver un viejo problema de siglo

      • Rouco y compañía siguen la la idea de una iglesia defendida y subvencionada por el Estado, por eso hablan de persecución, cuando lo que hay es simple poner cada cosa en su sitio y separar las cosas de Dios y las del César

  2. Yo fui educado en un internado donde la práctica religiosa era obligatoria, se castigaba a los reticentes. Imaginaos qué tipo de persona crearon: ateo, liberal, militante en asuntos religiosos. Es lo que tiene no saber lo que es la libertad

  3. Es increíble!! Gracias a Franco la verdadera religión (respeto las demas) se sigue “respetando”. Creo que la mezcla de Estado + Iglesia esta mal, pero un Estado confesionalmente católico, no.
    Actualmente, viendo como esta la cosa, prefiero el respeto qeu habia por la Iglesia Católica en el franquismo que ahora.

    • Gracias a Franco … Pues claro, como que entregó la llave de las conciencias a la Iglesia. La ausencia de libertad es nefasta, aquí y en el polo norte. Obligar a profesar una religión, aunque sea externamente nada más, conduce a aborrecerla

    • Para Patxi. Me parece que confunde usted respeto con separación de esferas. Son cosas distintas la religión y la cosa pública. El respeto que se le tiene ahora es grande: basta con ver que estamos pagando con impuestos del estado el mantenimiento de la iglesia y de los curas

    • Patxi, un Estado confesionalmente católico es un Estado fundamentalista, con todas las letras, como Irán, Arabia o Pakistán. No tienes más que ver cuánta libertad tiene un cristiano en esos países, y te harás idea de las que tenían los no católicos en la España de Franco

    • Pedir respeto para una iglesia que llevo tantas veces bajo palio al mayor criminal que ha tenido España, es mucho pedir.
      Aunque no se lo merezcan si que lo tienen y además cobran y mucho de los presupuestos,gozan de calle libre para todas sus manifestaciones sectarias etc etc.
      Todas las iglesias merecen respeto y ninguna debe ser mas que otra.

  4. La mezcla Estado + Iglesia es siempre explosiva y acaba en algún tipo de fundamentalismo. Mira lo que pasa en Irán o en Marruecos. El problema no es el respeto de la Iglesia durante el franquismo sino la represión de cualquier otra forma de pensar religiosa. Eso es lo nefasto

    • La separación de ámbitos es lo más sano para las dos partes. De otra forma, nos pasamos la vida con conflictos que interesan a unos pocos. Decide quien paga, ya vale de líos

  5. De acuerdo con la entrada. No se entiende ese furor anti-religioso si no se tienen en cuenta la historia del franquismo y su implicación con la Iglesia Católica. Unieron su suerte de tal manera, al menos durante unos años, que ha dejado muchas heridas

  6. Se ha dado por supuesto que los bienes eclesiásticos eran propiedad de la iglesia, cosa que no es cierta. Se construyeron con dinero de los ayuntamientos, y así se han mantenido durante siglos

  7. Noto nostalgia en algunos por aquellos tiempos en que la libertad consist’ia en que uno hacia lo que los curas mandaban. La ense;anza estaba copada desde abajo a arriba, y nadie se salia del guion. El nacional catolicismo es una de las mayores desgracias que ha sufrido Espanha en este siglo XX

    • Sirio, ese fue el regalo que hizo Franco a la iglesia, le entregó el control absoluto de la enseñanza, en todos los niveles. El monopolio de un bien como la educación condujo al abuso, al faltar alternativas, y la distancia de muchos españoles de la iglesia por lo que escucharon en colegios-prisión

  8. Yo no estoy de acuerdo con esa demonización de la enseñanza religiosa. Estudié en un colegio de monjas y guardo un magnífico recuerdo. Me enseñaron a pensar y aunque recibía algún cachete, no lo lamento porque me ayudaron a madurar

  9. Yo debo decir que, quizá, si no hubiera ido a un colegio de curas, no sería tan profundamente ateo como lo soy en este momento. Sólo el conocer la religión -la católica, obviamente- me permitió darme cuenta de que es algo completamente inconcebible. Entiendo cómo se pudo concebir; no entiendo cómo todavía mucha gente la concibe. ¿Miedo?

    • Seguramente serías tan ateo de haber ido a un colegio público. No sé si se saca de quicio la influencia negativa de los colegios religiosos. Yo pasé por uno de ellos y me escurrí de lo que no me gustaba sin problemas. Salí de allí sin resentimiento alguno, en todo caso agradecimiento, a aquellos religiosos que hacían lo que podían (no eran unas lumbreras precisamente)

    • La falta de libertad origina estos efectos colaterales: falta de fe, desconfianza en lo religioso, rebotes. Pero eso ha educado gente de todos los pelajes, lo mismo que la escuela pública. No acabo de ver muchas diferencias

  10. Si lo vuelvo a leer, ya comentaré algo más. Solamente decir que no hay que poner en el nacional-catolicismo de época franquista el origen de esta situación, ya que ese mismo fenómeno tiene sus propias raíces en épocas anteriores: es algo que viene de antes, sobre todo en Navarra. Ya que hablamos de aquí, no deja de tener su aquello que vayamos a tener una presidenta de gobierno divorciada. Son asuntos particulares, claro, y yo no entro, pero no puedo dejar de pensar cómo han cambiado las cosas en tan poco tiempo; que al tremendo trauma que supuso la retirada de los crucifijos de las escuelas en tiempos de la República le suceda esta aceptación de la ruptura matrimonial de la principal representante de Navarra sin que eso tenga ninguna repercusión social, da qué pensar sobre lo que ha pasado en los últimos años. Espero que se entienda que no critico sino que solamente constato un hecho. Y se podían poner muchos ejemplos más, como la del alcalde socialista de una cabeza de merindad que retiró del salón de plenos el Sagrado Corazón de Jesús… para sustituirlo por la Virgen del Pilar, de la que era más devoto. Oye -y acabo- he oído que una profesora de tu universidad se ha divorciado y eso le ha costado el puesto; no sé si es o no cierto. ¿Sabes algo? Te lo digo por lo de los profesores de Religión

    • No entiendo qué tiene que ver la separación de la Barcina con el NC. Estoy plenamente de acuerdo con la entrada: es algo propio del franquismo, aunque pueda tener raíces anteriores. La confusión de los planos políticos, social y religioso es propio de países fundamentalistas, y la España de Franco lo era

      • A celerin. Totalmente de acuerdo . Espana es un pais catolico fundamentalista. No hay mas que escuchar y ver las programaciones de ciertos medios de comunicacion para comprobarlo. Intereconomia, y sus misas, la Cope y sus opinadores, La Razon, l Mundo, El ABC La Gaceta etc, etc….
        A Dorita yo tambien me eduque en un colegio de monjas (Hijas de la Caridad) en el que durante la noche, alguna que otra Sor, se pasaba por el dormitorio para despertar a alguna alumnas y llevarla “a rezar” a la clase de estudio. A mi no me distinguieron con semejante “honor” pero sus practicas me conviertieron en la persona atea y radicalmente contraria a las componendas extorxionadoras del Clero y los gobiernos que con Franco y sin el se rige Espana.

      • A Cipriana. Entiendo que tengas motivos para estar resentida por lo que dices ocurrió. Pero mi impresión es que eso es la excepción y no la regla. El mal hace mucho más ruido que el bien. Miles de religiosas haciendo el bien no son noticia, una que yerra es portada de todos los periódicos

  11. Pedro, encantado de tenerte en el blog. En cierto sentido te doy la razón, las raíces son más profundas y largas en el tiempo; de hecho, estoy preparando un libro sobre el pensamiento tradicional católico durante el siglo XX, que tiene sus orígenes en el XIX. Sobre lo que dices de la profesora, ni idea, hay mucha gente que no conozco y menos las interioridades. Ese es un tema complicado porque se supone que cuando trabajas en una empresa (pongamos El Corte Inglés) te comprometes a seguir una serie de normas. En el caso de los profesores de religión entiendo que es distinto: uno paga (el Estado), otro los nombra y destituye (la Iglesia): ésto es más discutible

  12. EL NC creo una pasividad entre los catolicos que les hizo abdicar de ejercer sus derechos. Era el Estado y la Iglesia quienes se encargaban de todo. Pero los que se comprometieron con movimientos de accion, pronto dejaron la disciplina oficial y se distanciaron de la iglesia oficial

    • Asi nos luce el pelo ahora, todo lo esperan los catolicos de los obispos, nadie es capaz de movilizarse por temas como la financiacion de la Iglesia. La sociedad civil esta completamente desmovilizada, no responde a los ataques laicistas. Con Franco esto no hubier apasado, dicen

  13. Es un sarcasmo achacar el origen del laicismo intolerante contra las religiones (todas pero especialmente la Católica) al régimen franquista.
    Fue precisamente la persecución religiosa despiadada antes del 36 una de las causas por las que tanta gente apoyó la sublevación. Recuérdense los saqueos y profanaciones de conventos en el 31 y 34 por parte de elementos de la izquierda española.
    Y después vendría el martirio sistemático, con intenciones de aniquilación, de los religiosos durante la Guerra Civil.
    Es por tanto una larga tradición de la izquierda ser intolerantes y perseguir a la religión Católica, a imagen y semejanza del modelo ruso, que tanto influyó en los comunistas, anarquistas y socialistas españoles.

    • Si entiendo bien la entrada de Iosu, no está achacando al franquismo de la intolerancia religiosa. Dice, que me corrija él, que una determinada forma de entender la relación entre política y religión (el NC) fue caldo de cultivo para ahogar la libertad de conciencia de la gente, haciendo de ser católico un asunto social que una experiencia personal íntima. Como él dice, los católicos que reflexionaron un poco se dieron cuenta de que un régimen que no respetaba los derechos de la persona, NO PODÍA SER CATOLICO, por mucho que lo pregonase

  14. El carnet de católico fue durante el franquismo un requisito implícito para avanzar en la sociedad de ese tiempo. Mi familia no lo tenía, por sus antecedentes republicanos, e “inexplicablemente” se nos cerraron muchas puertas, y otros, que parecían tener menos méritos, se hacían con los puestos. Le pasó a mi padre en su despacho, y a mi madre en su trabajo como maestra

    • Vivir “de ser católico” era algo tan común como el respirar. Toda una red social invisible hacía que todos nos encontrásemos vigilados. Se sabía si ibas a misa o no, si armabas jaleo en semana santa, etc. La inasistencia a procesiones, misiones populares y cosas así, tenía también penalizaciones. El NC era una dictadura religiosa integrista camuflada

    • Troll. como el carnet de progre sociata ha abierto todas las puertas durante el post-franquismo. esto va de extremos: o nos vamos a una punta o a la otra

  15. Que la Iglesia ocupe parcelas de poder que son propias de los laicos, cosa que ocurrió durante el franquismo, conduce a confusiones y atribuirle lo que son opiniones particulares. Ahora mismo, que la emisora de los obispos, la COPE, es la muestra más clara del fracaso de los católicos por participar en la vida pública

    • Peru, es uno de los temas que más me preocupan. Cuando amigos míos me dicen que en tal o cual programa de la COPE han oído una opinión, ellos lo interpretan como la voz oficial de la Iglesia y de los obispos. Los mismos obispos están cogidos en la trampa: no pueden dar su bendición a todo lo que allí se dice, pero siguen con parte de la propiedad

      • Ese es el problema. Si se defines como católico te aplican todo el “pack”, y lo tomas o lo dejas. Lo malo es que junto a temas de doctrina (aborto, divorcio) hay muchos otros opinables (nacionalismo, diálogo con socialismo) que algunos hacen materia de fe. eso es lo que aleja a gente de la Iglesia, al verla mezclada en cuestiones opinables

  16. La despreocupación por las necesidades económicas de la Iglesia la podéis ver en las colectas de las misas, mucha moneda de bajo valor, calderilla, pocos billetes. Si no fuese por la financiación del Estado, n o tenían ni para pipas

    • Ernestina, así es. No hay en España la cultura de otros países en los que los católicos saben que o apoquinan ellos o no lo hará nada. Sin la red salvadora del Estado, todos espabilamos

    • Mejor separar la financiación del Estado. conduce a enfeudarse o a cabrearse, y ambas cosas son malas. Independencia real, lo que implica que todos se sienten responsables de cubrir los gastos

  17. Yo soy testigo de cómo muchos padres se despreocuparon por completo de la educación de sus hijos, que entregaban a los frailes para que se ocuparan de ellos. Una asociación de padres era tan rara en los colegios como un elefante azul. La pasividad actual hunde sus raices en la esos años

    • Eso sigue pasando, son raras las asociaciones de padres (a veces parecen asociaciones de madres) realmente activas. No te digo nada si es un colegio de religiosos o de algún movimiento, donde se supone que les dan la formación cristiana que necesitan. Cuesta horrores que se impliquen

    • Viviendo en Estados Unidos unos años, me dí cuenta de cómo se implican los padres en la educación de los hijos. Pagan mucho dinero para que sus hijos vayan a colegios fiables, se cambian de Estado si no lo encuentran. Se valora mucho más la educación que en España, donde la gente prefiere gastos en sanidad (o en ocio)

  18. Por los comentarios que leo hay un elemento común: la anestesia que el franquismo de modo deliberado provocó en la sociedad española. Con el mantra del progreso económico, inculcó en la población una pasividad ante lo público, un “no meterse en líos”, que venía bien al régimen, pero que, a la larga, se ha revelado como muy negativo porque nos deja indefensos y sin armas para organizarnos

    • Ya lo dijo Franco: haga como yo que no me meto en política. La misma actitud que un Putin: mientras te forres no pasa nada, eso sí, el día que le criticas te pone la proa y acabas en la cárcel seguro

  19. Otro elemento característico del NC que veo sigue hoy muy vivo: neo-liberalismo económico, desprecio de los sindicatos; y práctica religiosa. Como si fuesen dos mundos separados que solo conectan accidentalmente

    • Esa separación de ámbitos fue lo que llevó a muchos católicos en los años 50 y 60 a alejarse del franquismo. Vieron que “católicos oficiales” prestaban su apoyo a un régimen que desconocía lo que era el respeto a los derechos humanos (lo que le impedía firmar la declaración de San Francisco). Era un escándalo ver a ministros católicos que negaban la libertad de culto o expresión

      • Recuerdo los comunicados que sacaron grupos de base catalanes pidiendo a los ministros franquistas que si se consideraban católicos, se alejasen de un régimen represivo. Como es de suponer, de poco sirvieron estas voces en el desierto

      • Ruiz-Giménez, Martín Artajo y otros se distianciaron. Los duros como Sánchez Bella no se apartaron un milímetro del régimen que para ellos era el más católico que había tenido España desde los visigodos

  20. En el fondo es un régimen similar el que anhelan muchos contertulios y firmas de Libertad Digital, Intereconomía, La Razón, Alba, y tantas publicaciones neo-franquistas. Quieren un régimen católico de autoridad, de censura, donde se corten los excesos que ellos perciben en los gobiernos socialistas, por ejemplo

    • Es la sinrazón de muchos que no entienden otra dialéctica que la del garrotazo. No se han hecho a vivir en libertad, a que la gente exprese sus opiniones sin que le metan en la carcel. Les gustaría volver a la placidez de un régimen que era una maravilla para los adictos, un infierno para los desafectos

    • Pues a mí me gustaba y soy de los que anhelan su vuelta. Estoy harto de que una panda de zapateristas descabezados estén rompiendo el país en trozos, destrozando la moral de la juventud, llenando la tele de basura y de pornografía, un país que solo piensa en hacerse funcionario. Contra eso, y por eso, anhelo la vuelta de un hombre ejemplar como Franco

      • El anhelo de los tranquilos tiempos del dictador. El problema es que eran tranquilos para ti, pero no para millones de españoles que eran objeto del ostracismo al que le sometió el régimen

  21. Mi más cordial enhorabuena por su valiente blog relativo a la unión nazional-católica. Hacen falta en España personas que, con rigor histórico (no como los panegiristas de la RAH), cuenten la verdad a los que no han vivido aquella época, como la viví yo…

    • Sí, pero el BODRIO de la RAH ( Como todos los BODRIOS del país de los BODRIOS ) lo pagamos de nuestros impuestos. Es decir, los ciudadanos que sí estamos en el mundo, pagamos lo mismo por estas vergüenzas nacionales que la casposa carcundia. Nos pasa lo mismo con el Valle de los Caidos, con la Fundación Francisco Franco, con la FAES, con……

  22. No hay por qué darme las gracias; si una cosa me gusta, me uno a ella, pero si no, la suelo criticar, aunque sin ofender ni insultar a nadie como “otros”. Por eso soy apolítico: quiero tener libertad de crítica. Un saludo y adelante

  23. A los Departamentos de Historia Contemporánea de las universidades del Reino de España.
    A los presidentes/as de las siguientes sociedades científicas:
    Asociación de Historia Contemporánea AHC
    Sociedade Española de Historia Agraria (SEHA)
    Asociación Española de Historia Económica

    El Consello de Departamento de Historia Contemporánea e de América de la Universidades de Santiago de Compostela, en su reunión ordinaria del viernes 17 de junio de 2011, acordó por unanimidad de los presentes solicitar a los Departamentos de Historia Contemporánea de las universidades españolas y las principales sociedades científicas en que participamos, un posicionamiento conjunto y meditado sobre la agresión que para nuestra profesión significan las recientes actuaciones de la Real Academia de la Historia y de sus responsables, en relación con la elaboración, publicación y presentación del Diccionario Biográfico Español.
    Este Departamento considera la necesidad de rechazar la identificación entre Historia e Ideología –y en algunos casos Propaganda- que se deduce del contenido de algunas de las voces de la obra, en especial las relacionadas con el período de la Dictadura franquista. En segundo lugar cuestiona el método utilizado para la elaboración del Diccionario Biográfico Español -hasta donde es conocido por las explicaciones de los responsables y teniendo en cuenta algunos de los resultados-. En tercer lugar lamentamos las declaraciones públicas del Director de la Academia, en relación con los contenidos y el método utilizado. En cuarto lugar valoramos negativamente la actuación y el papel de la RAH en todo este asunto por cuanto niega el propio estatuto científico de la Historia.
    Nos dirigimos institucionalmente a los Departamentos y Sociedades
    científicas porque estimamos que es momento de manifestar públicamente nuestra opinión académica sobre este asunto, por el bien de la profesión y por la consideración social que la Historia merece. Una Historia entendida como un conocimiento basado en reglas conocidas, construido a través de fuentes y que obtiene resultados contrastables y siempre sometidos a debate.
    Valoramos por último que también es momento de cuestionar desde la
    Historia académica la atribución de autoridad historiográfica, con todas las bendiciones públicas, a quien no la tiene plenamente reconocida entre sus pares.
    Santiago de Compostela, 17 de junio de 2011

    • Para completar el comunicado que adjuntas, este es un fragmento del que ha publicado estos días la Asociación de Historia Contemporánea:

      “La revisión es necesaria también porque, en lo que se refiere a la
      historia más contemporánea y reciente, el DBE es perjudicial para el
      mantenimiento y continuidad de los avances historiográficos y de los
      consensos ciudadanos alcanzados desde el final de la dictadura
      franquista. Existe una historiografía revisionista, relativista,
      negacionista (incluso del Holocausto) en los países de nuestro entorno.
      Pero en ninguno ha sido planteada o alimentada desde la cúspide
      simbólica de la profesión, circunstancia que debería ser aprovechada
      para estimular y reevaluar el debate profesional y público entre
      historiadores sobre el pasado de la guerra civil y del franquismo”

  24. Desde que está éste gobierno, todo es poner freno a las personas con unas creencias religiosas, como si fuera delito se cristiano, en cambio favorece a otras confesiones no catolica !! España siempre ha sido catolica !! la verdad no lo entiendo, la mania de quitar de un plumazo, muchisimos siglos de catolicismo, el que no quiera ser practicante creyente, pues que no lo sea pero que dejen a la gente en paz

  25. El V. de los Caídos es de las pocas obras simbólicas qué a Zapatero le quedan por destruir. Cada cuestión qué toca supone desintegración: la economía, el paro, la memoria histórica, el archivo histórico, el poder judicial, la educación, la exhumación de fosas y reapertura de rencillas, Eta, la división del estado… Ya ha abierto las del bando amigo para “¿dignificarlas?”, ahora tocan las del bando contrario para … ¿quizás para humillarlas? (es una pregunta basada en la trayectoria de revanchismo de Zp, qué inició su política sobre el testamento de su abuelo el capitán Rodríguez Lozano fusilado por traición, considerado agente doble -wikipedia-) Su obsesiva capacidad destructora es capaz de hacerle destruir todo un monumento histórico artístico de la categoría del V. de los C. levantado por presos, al puro estilo de los Talibanes en Bamiyan. Ya empezó con la figura de La Piedad a la qué se causó un daño irreparable. Y es qué su rostro y su maldad se muestran cada vez más evidentes.

  26. El laicismo ha sido consigna de ZP desde el comienzo de su legislatura. Por si alguin no lo recuerda, he aquí los “10 mandamientos laicistas” que Fernández de la Vega defendió en un diario de tirada nacional en 2008:
    1. Educarás en libertad
    2. No sermonearás fuera del púlpito
    3. No impondrás tus símbolos al Estado
    4, No mezclarás la goria terrenal y celestial
    5. No acapararás las fiestas del calendario
    6. No invadirás instituciones públicas
    7. Cuidarás de tu propio patrimonio
    8. Acatarás la ley de datos
    9. No utilizarás los medios públicos
    10. Te autofinanciarás

    • Mi temor es que ese mismo odio que se tiene a la iglesia católica, a veces justificado, no existe para otras religiones, especialmente el islam. De hecho Zapatero es el que promueve la alianza de civilizaciones con el islam. O sea que a ver si vamos a acabar con un mal para meternos en otro peor

      • Estamos en un país donde hay libertad de expresión. Y no creo que las fotos de Alaska sobrepasen sus límites. Están expuestas en una sala cerrada donde uno es libre de no entrar. Si estuvieran expuestas delante de una iglesia sí lo harían, pues se estaría forzando a los fieles a verlas, sería una provocación

  27. La ciencia se desarrolló gracias a dos aportaciones cruciales de la Iglesia Católica, sin las cuales hubiésemos quedado en la Edad media, como el islam: la labor de difusión y protección del patrimonio cultural que hizo durante la edad media, con miles de monjes copiando los tratados y demás obras clásicas, y la creación de las universidades. Sin estas bases, Occidente no habría llegado a la cumbre y se habría quedado nadando en el fango en el que se revuelve el Islam

  28. Ahora se trata de sustituir el nacional-catolicismo por el laicismo autonómico, pero el objetivo siempre es el mismo. Atontar a la masa para que no se dé cuenta de lo incompetentes y corruptos que son sus dirigente

  29. Una muestra es el actual debate sobre el aborto de las menores. A todos nos repugna la idea de que una menor, que necesita permiso de sus padres para viajar, por ej, pueda no necesitarlo para abortar. Pero no son cosas comparables en todos los casos. Si a esa menor no le dan permiso para viajar lo mas que puede cogerse es un enfado o una rabieta. Pero contar a ciertos padres, no afortunadamente a la mayoría, que está embarazada y que quiere abortar es en muchos casos un grave riesgo para la menor. Lo ideal sería que pudieran existir una especie de juzgados de urgencia a donde pudiera acudir la menor que se encuentre en ese caso, para que un juez pudiera eximirla de tener que contarselo a sus padres. Pero dada la “rapidez” de la justicia española, me temo que habría que esperar mucho para eso. Mas valía que Gallardón se preocupara de ese problema, que es el gran problema de la justicia española, en lugar de querer cambiar una ley que, de facto, afecta solo a un grupo muy reducido de personas, porque la inmensa mayoría aborta con el consentimiento de los padres

  30. Leo que la nota de Religión hará media con el resto para conseguir una beca o entrar en un determinado centro escolar. Los acuerdos de España y el Vaticano de 1979 dejan poco margen para que no sea así; el cambio que trae la reforma educativa es que la nota de Religión volverá a contar para todo lo demás, algo que no ocurría desde principios de los años noventa del siglo pasado. O tempora , o mores

    • España es una gran mentira. Somos el último integrismo vivo de Europa, el último fósil de siglos ya lejanos, el régimen más totalitario y paleto que queda en el viejo continente. Cuando Europa vive en el siglo XXI , los españoles seguimos con el reloj parado en el siglo XVII. Mientras los religiosos católicos conserven tantos privilegios medievales (sueldo del estado, exención de impuestos, cuentas opacas, educación en monopolio…) España continuará siendo un país pobre, atrasado culturalmente, lleno de paletos y con pocas o ninguna libertad y dignidad. Los fanáticos y anticulturales católicos llevan tiranizando este país desde hace 5 siglos, por ese motivo somos el pueblo de Europa (y posiblemente del mundo) que peores y más largas dictaduras hemos soportado. Hay están los libros de historia para demostrarlo. El futuro es del laicismo o será una pesadilla.

    • El país de la Inquisición, de los cristianos viejos, la pureza de sangre, la expulsión de los moriscos, la de los judios expulsados sin sacar un solo gramo de oro ni plata, la de los obispos con el brazo en alto, la de la semana santa sevillana, ciudad donde la Inquisición asaba en sus plazas desde 1490 a 1520 a 3 ciudadanos semanales no podía defraudarle el PP……, son sus herederos….., no iban a perder la oportunidad

  31. Lo que resulta inadmisible es que la catequesis católica que se imparte en la educación pública valga tanto como la historia o las matemáticas. La verdad es que la iglesia católica siempre ha hecho lo que le ha dado la gana en nuestro país (un ejemplo, en Francia la ley del divorcio data de 1884, en España…de 1981). Tienen los católicos españoles privilegios de todo tipo (inmensas subvenciones estatales para educación, sanidad, actividades sociales o culto; exención de pagar el IBI; funerales de Estado católicos) y ¡todavía se quejan los monseñores! Pero lo que me resulta detestable es la pretensión que tiene esta gente de convertir sus creencias religiosas (respetables) en leyes que nos obligarían a todos los españoles, creyentes o no creyentes. No renuncian al sueño de confesionalizar por completo el Estado y la vida civil de los españoles; siguen teniendo una pulsión totalitaria inequívoca. Se habla de un presunto “laicismo antirreligioso” que trataría de arrancar la herencia cristiana de España; en realidad, si esa herencia fuera tan fuerte como pretenden los católicos no tendrían que temer tanto a ningún “laicismo.” Pero, ¿qué entienden por laicismo? El laicismo que yo sepa no es otra cosa que la neutralidad religiosa de las instituciones y la primacía del poder civil frente a cualquier pretensión clerical. No tiene nada que ver el laicismo con el ateísmo o con posturas anticlericales o antirreligiosas. Los EEUU son un país sumamente religioso y el Estado es laico; en España, la sociedad es crecientemente arreligiosa (atiendan a ese problema, hermanos, y no tanto al bolsillo, que lo tienen bien colmado) y el Estado semiconfesional. Paradojas de España.

  32. Lo dicho: los señores del PP no quieren dejar que la gente decida por su cuenta y riesgo en lo relativo a su propio cuerpo. Es la conferencia episcopal la que dicta a partir de ahora lo que tienen que hacer las mujeres embarazadas. Nosotros los obispos decidimos, vosotras las mujeres parís. Porque deben de parir sí o sí en el momento en que esta secta de célibes hipócritas con pretensiones totalitarias ha convertido al gobierno derechista de Rajoy en instrumento legal para reprimir los comportamientos considerados “pecaminosos.” Como en los viejos tiempos, la Inquisición juzga y condena y el brazo secular ejecuta la sentencia (“relaja”). Quede claro que a partir de este momento el embarazo de una mujer española se interpreta única y exclusivamente de acuerdo con el catecismo. El dogma católico se convierte en ley. Si la mujer es atea o sencillamente quiere decidir por su cuenta da lo mismo: tiene que comulgar con ruedas de molino; y si no entra en el redil será insultada como “asesina” e “infanticida.” O acabará en la cárcel, por mucho que digan que no estos santurrones del PP. Con la nueva “reforma” de la ley del aborto, que ahora se pasa a llamar “Ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada” (supongo que la redacción de la ley habrá corrido a cargo de “Derecho a vivir” o de algún otro grupúsculo similar), los supuestos para poder abortar legalmente se reducen a dos: violación y “grave peligro para la vida o la salud física o psíquica” de la mujer. El tercer supuesto de la ley de 1985, la presencia de malformaciones gravísimas en el feto, no será motivo de aborto. Adiós al aborto eugenésico, “nazi” según algunos pirados. Dicen muchos expertos que con la nueva legislación “popular-eclesiástica” la posibilidad para la mujer de optar por un aborto legal se restringe al máximo. Volveremos a ver caravanas de embarazadas rumbo a Londres, porque donde hay puritanismo y represión la hipocresía es la reina de las conductas. Retrocedemos más de treinta años y las obsesiones de los fanáticos y minoritarios grupos “pro vida” se convierten en ley. En realidad, no se trata de estar a “favor” o en “contra” del aborto, no, sino de la posibilidad legal de poder abortar si así lo decide libremente la mujer. Se trata de esta a favor o no de la libertad. Lo que se suprime con esta ley nacionalcatólica es la libertad individual (lo mismo sucede con la odiosa Ley de Seguridad Ciudadana), la libertad de elegir, aunque esa decisión libre pueda ser “pecado” para algunos sectores confesionales de nuestra sociedad. Cuando se aprueban leyes de este tipo, restrictivas de derechos individuales, ya no hay Estado de derecho que valga. Nos encontramos ante un Estado “ético”, adoctrinador, inquisitorial, totalitario, fascista en último término. Piénsese por un momento en quiénes acuñaron lo del Estado “ético” y saldremos todos de dudas. Hay que echar del poder a esta gente cuanto antes porque empiezan a restringir implacablemente la libertades democráticas. Ellos sí que son el gran peligro para la seguridad ciudadana.

    • Creo que antes de remover leyes tan polémicas como la del aborto, Gallardón debía de haber tenido en cuenta que:
      1) La ley del aborto de 2010 fue un gran acierto del PSOE, pues reforzó los lazos electorales de la Izquierda y se llevó de calle al sector femenino y juvenil en edad de votar; 2) España es un país cada vez más secularizado y anticatólico, y profundizar en temas religiosos es caer rápidamente en las redes de la oposición; 3) la actual ley del aborto está funcionando bastante bien, sin imprevistos, sin generar alarma social, ni denuncias o demandas de los sectores católicos ¿para qué tocarla?; 4) las promesas electorales están para incumplirlas –un clásico–, sobre todo si hay detrás un Gobierno que aspirar a revalidar cargos ministeriales; 5) hubiera sido mejor, cara a la galería, haber buscado primero un gran pacto con la oposición de reforma de la ley vigente, o reducir, en toco caso, el número de semanas del aborto libre a la mitad; pero nunca derogar esta modalidad

      • La clave es que el electorado no es idiota, tiene memoria y sabe perfectamente qué es lo que hace la izquierda española cada vez que pisa moqueta. Y si alguno no lo recuerda, ahí tiene lo que está pasando en Andalucía o con UGT para refrescar la memoria. Estaría bien que, para variar, la izquierda española diera alguna muestra de respeto a la democracia. En este país la derecha sólo puede gobernar si saca mayoría absoluta; en caso contrario, la izquierda se aglutina y forma coalición, por muy absurda o incongruente que sea, para apartar a la derecha del poder. La izquierda española no vota a favor de la izquierda española, sino en contra del PP. Por eso estamos como estamos

      • Saludos cozar; sólo dos observaciones de pasada. La primera, es cierto que España está cada vez más secularizada, pero me parece discutible que secularización equivalga por fuerza a “anticatolicismo.” Salvo en ciertos sectores de izquierda radical muy minoritarios yo no veo en España anticlericales/anticatólicos por ningún lado. Cuando España era más católica existía la réplica anticlerical y anticatólica; ahora, más que anticlericalismo, lo que existe es una indiferencia total hacia la iglesia y el hecho religioso. Para que haya anticlericalismo tiene que existir un ambiente social de fervor religioso que en España parece haberse esfumado. La segunda, los no católicos (en todas sus variedades, desde ateos hasta fieles de otras religiones) no creo que tengan que pedir permiso a la iglesia o a los seglares católicos para vivir como estimen conveniente. Si tal o cual comportamiento provoca “alarma social” entre los católicos es problema de ellos. A mí también me provoca “alarma social” escuchar a ciertos obispos o laicos de sacristía y me aguanto. En este país existe la libertad religiosa sólo limitada por el respeto exigido a las leyes. Y en una democracia aconfesional las leyes no deberían estar inspiradas por ningún credo religioso, sea católico o no católico.

  33. Te olvidas Darkside de que el PP gobernó en minoría entre 1996-2000 gracia a los votos de la derecha nacionalista vasca, catalana y canaria. En aquellos dulces momentos don José María Aznar hablaba catalán en la intimidad; y don Xabier Arzalluz dijo que le había sacado más jugo a Aznar en unos meses que a Felipe González en 13 años. Ciertamente, eran otros tiempos de idilio romántico entre los conservadurismos ibéricos. No hace tanto, el socialista Patxi López fue investido lehendakari en Euskadi gracias a los votos del PP. Flaca memoria política tenemos los españoles. Por otro lado, desde 1977 todos los partidos políticos, de derecha o de izquierda, aceptan el método democrático y los resultados de cada consulta electoral. Por tanto, son todos democráticos porque aceptan la democracia como método y como sistema de valores. Son básicamente leales (con la excepción de los nacionalismos periféricos, semileales) al sistema político inaugurado a partir de 1977. Cosa diferente es que cada uno tenga sus preferencias políticas y nos pueda gustar más o menos un partido que otro. Si el PP a veces no encuentra socios políticos para gobernar en minoría o coalición es problema suyo y no de una pretendida falta de democracia de sus adversarios de la izquierda. Lo más normal del mundo en los países europeos son los gobiernos de coalición entre diversas fuerzas políticas, por lo general afines ideológicamente, aunque no siempre. Por ejemplo, Austria y Alemania están gobernadas ahora mismo por coaliciones entre los socialistas y los conservadores.

  34. No solo hay personas católicas en contra del aborto, las hay de todas las ideologías y también ateas redomadas. Vincular las posiciones provida al integrismo religioso es pura demagogia. El posicionamiento al respecto del aborto es ante todo una cuestión ÉTICA, al margen de cualquier ideología o religión. Que luego determinadas religiones o ideologías se inclinen más en uno u otro sentido es algo contingente, no esencial a la cuestión, que como he dicho está relacionado con la ética general y no la particular de tal o cual doctrina.

    • Estoy de acuerdo que el aborto es una cuestión de ÉTICA, seas de la religión que seas. Pero mientras si eres ateo tienes libertad de elegir qué hacer, sola o con tu pareja, si eres católico, la moral que te han inculcado desde pequeño y el machaque psicológico de los curas te impide ver las cosas con claridad, además de que no podrías decir que has abortado porque te estigmatizarían.

      • tus palabras parecen indicar que para ti el ser religioso o tener cualquier creencia que no sea el ateísmo y materialismo científico-positivista es igual a falta de libertad. Eso, aparte de ser falso, es muy poco respetuoso con la diversidad y el derecho FUNDAMENTAL a la libertad religiosa.
        Las personas ateas tienden a pensar que aquella que tiene un sentimiento religioso es una especie de fanático abducido por otras personas con fines aviesos. Un clásico de los que se creen en poder de la verdad absoluta. Sin embargo no es así, aunque lo sea en algunos casos (como en todo, hay casos y casos), lo normal es que una persona que es religiosa lo sea porque se siente bien siéndolo. Y tiene perfecto derecho a serlo, mal que le pese a muchos.
        Y si llega a ser religiosa por la vía del aprendizaje por tradición (de padres a hijos), no por ello deja de ser una libre elección, ya que podría abandonar esas creencias cuando quisiese (salvo en casos excepcionales, que los hay como en cualquier cuestión). Los ateos también llegan a ser ateos por influencia de otras personas (también los padres en muchos casos), o lecturas o lo que sea, ¿o es que nacemos con ciencia infusa y con las ideas ya predispuestas?
        Lo que dices de que un católico que aborta resulta estigmatizado por su familia es una idea bizarra, casi graciosa, que revela hasta qué punto la propaganda os hace creer que las personas religiosas son fanáticas.
        Por último, un ateo que decide abortar o no conforme a su ética elige tan libremente como un católico que decide abortar o no conforme a la suya. Que la mayoría de los católicos sean contrarios al aborto porque su ética emana de la ética católica no quiere decir que no decidan según SU ética, que eligen libremente, no porque la familia los someta a una terrible presión psicológica, déjense de fantasías.

      • Entre los millones de meapilas radicales que aún quedan en este país, la inmensa mayoría son votantes del PP; utilizarán a las mujeres o a quien haga falta para no perder del voto de los sectores más reaccionarios del país. Sin contar con esos sectores; la empresa PP, SL; iría a la quiebra.

  35. Para los que idolatran al cardenal Tarancón, en su Curso breve de acción católica (1937 y 1941), señalaba: “¿Cuál ha de ser la posición de la Acción Católica y sus relaciones con la Falange Española Tradicionalista y de las JONS? La Acción Católica debe mirar con simpatía esta milicia, y aún debe orientar a sus miembros para que cumplan en sus filas los deberes que en la hora presente impone el patriotismo. No sólo no existe entre las dos organizaciones ninguna incompatibilidad, sino que se completan mutuamente… las dos de consuno, pueden forjar la España grande y católica que todos deseamos, reencarnación gloriosa de aquella España tradicional en la que sentimiento religioso y el sentimiento patriótico se fundían en un solo anhelo en el corazón de los españoles”.

    • Lo que pudo haber sido y no fue sólo lleva a la melancolía. Es normal que los religiosos apoyasen a Franco, hay que ponerse en la piel de los curas perseguidos, insultados, agredidos, expulsados de sus casas en las que se montaba la casa del pueblo, obligados a vestir de seglar y a ocultar la tonsura con sombrero para evitar las agresiones; hay que ponerse en la piel de aquellos curas y de la persecución que sufrieron tanto por la izquierda revolucionaria, como por los republicanos que los apoyaban, en una negación absoluta de los principios de libertad, igualdad y fraternidad. Recuerdo que durante la guerra civil, esa izquierda a la que al parecer los religiosos tenían que apoyar, asesinó a más de 6.000 curas, monjas y obispos; que en la posguerra hubo que reconstruir 20.000 templos, etc. La persecución que sufrió la Iglesia es el único episodio de ese período y posterior que puede calificarse como genocidio según lo definió la Convención de 1948 para su persecución y sanción: actos perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo por su nacionalidad, etnia, raza o religión.

      • Por supuesto, pero después de que las cosas ya han ocurrido y se vea con claridad de que lado van, es muy sencillo acertar y disculpar a quienes con toda la complacencia e indignidad se pusieron al lado de quienes se titulaban fascistas y se cargaban a inocentes, muchos de ellos que no comulgaban con sus ideas, la iglesia católica salvo muy pocas excepciones siempre arrimó el hombro en quien les dio una sarta de privilegios algunos en vigencia y quiso olvidarse del desvalido pueblo al que sometió la dictadura con el tan conocido “”Nacional Catolicismo”” y del que el catolicismo se sentía orgulloso, era una obligación al que muchos, siendo niños nos hemos visto sometidos, nunca la fuerza y el poder, han sido buenos maestros para hacer creyentes de algo tan aberrante como la “”fe”” de una gran mentira y sino vasta mirar que haya donde hay una dictadura la iglesia está a su favor y sino que el demonio se lo pregunte a Pinochet.

      • Completamente de acuerdo con ojo de águila. La Segunda República no acertó a la hora de de cambiar las reglas de juego respecto a la Iglesia católica. Una cosa es el laicismo, la separación entre la iglesia y el estado, con todas las consecuencias que una política laica rigurosa y coherente acarrea en la actividades políticas, culturales o educativas de un país; y otra muy diferente el anticlericalismo y la persecución religiosa. La izquierda republicana y obrera apostaron por un ajuste de cuentas radical con una institución eclesiástica que en términos materiales, culturales, educativos y simbólicos era la representante por excelencia de la España conservadora; y los palos anticatólicos cayeron a granel entre 1931-1933: disolución de los jesuitas, violencia anticlerical extrema consentida por las autoridades republicana (“todos los conventos de España no valen la vida de un republicano”) o prohibición de que la Iglesia desempeñara actividades docentes, con la ley de confesiones y congregaciones religiosas de 1933. No se trataba únicamente de secularizar el estado, acabando con los abusos derivados de una identificación milenaria entre España y el catolicismo, sino de restringir al máximo las actividades de la iglesia al margen de su labor pastoral; los republicanos y socialistas estaban obsesionados por una tradición anticlerical de cien años y en absoluto eran laicos partidarios de “una iglesia libre en un estado libre.” Además, no calcularon bien la reacción católica a tan insensatas políticas porque creían sinceramente aquello de que “España ha dejado de ser católica.” Para su sorpresa, en las elecciones de noviembre de 1933 la triunfadora fue la coalición católica autoritaria CEDA, que acabó gobernando hasta fines de 1935 con el liberal y masónico Partido Radical. El anticlericalismo animó el espíritu de cruzada de la derecha contrarrevolucionaria española. Y el anticlericalismo, como su gemelo enemigo el integrismo católico, no hizo más que crecer y crecer en media España (durante la revolución de 1934 fueron asesinados 34 eclesiásticos; en la primavera de 1936 ardieron o fueron devastados centenares de edificios religiosos en España) hasta la explosión final del verano de 1936. Si entre los sublevados la intransigencia religiosa más inquisitorial era la norma (fusilaban sin piedad por “delitos” como ser masón, ateo o protestante), entre los revolucionarios el anticlericalismo violento alcanzó unas proporciones casi genocidas; para darse cuenta de ello basta con hacer un sencillo cálculo: aproximadamente la mitad de los obispos y del clero regular masculino y una cuarta parte de los sacerdotes diocesanos que quedaron tras las líneas republicanas fueron asesinados. Y esto sin contar con la ingente destrucción del patrimonio eclesiástico a manos de los revolucionarios iconoclastas. La matanza anticlerical fue un desastre para la imagen de la República y un factor decisivo en su derrota. Que ahora los indocumentados de turno exijan a la iglesia “que pida perdón” resulta patético. Desde luego, resulta sorprendente la buena conciencia de una parte de la izquierda española.

      • Puede ser, Sabino, pero creo que el enfoque del asunto tiene una vertiente que no analizas, y que creo es la fundamental. Me refiero a la actitud de la jerarquía eclesiástica y del clero en los años previos, durante la república y después. Una actitud de entreguismo a los ricos y a los partidos de derechas, una incapacidad para ser pastores de TODOS sus fieles, una forma de entender la religión excesivamente maniquea. No es casualidad que el primer objetivo que se buscó en la zona republicana al estallar la guerra fueran los religiosos y las iglesias. Con esto no quier justificar un “ellos se lo buscaron”, pero si que ayuda a entender el problema en su complejidad. Pasó lo mismo en el franquismo, la jerarquía lo fue de los católicos practicantes, de los vencidos no quisieron saber nada, y de los no católicos, ni agua.

  36. Sabino, creo que Sandokan apunta a un tema clave. La iglesia no es esa inocente institución que se vio envuelta en una persecución sin saber porqué. La Iglesia católica pidió al Ejercito insistentemente un golpe de estado contra la II República y en cuanto los militares fascistas se sublevaron hizo todo lo posible para apoyar y dar cobertura internacional al golpismo. Y ya terminada la fratricida Guerra Civil colaboró con el genocidio fascista durante décadas y décadas. ¿Así qué reconciliación y paz hay en seguir glorificando a los muertos de un bando cuando los otros siguen desaparecidos por nuestra geografía?

    • En buena medida estoy de acuerdo con vosotros, desde luego. La iglesia católica era y es una fuerza social e institucional eminentemente conservadora, sino reaccionaria, sobre todo si atendemos a la jerarquía eclesiástica, porque entre el clero “de abajo” y los fieles, que también son iglesia aunque no manden, las orientaciones políticas parecen más plurales y matizadas. Pero en la coyuntura española de los años 30, con la polarización política a izquierda y derecha, la iglesia católica era una organización claramente contrarrevolucionaria e identificada con los sectores socialmente dominantes. Además, paso de tener una situación privilegiada (“constantiniana”) dentro del estado español a sufrir recortes de su poder temporal y agresiones sin cuento a manos de la izquierda. Una iglesia de cruzada, de combate y a la defensiva, era lo que dominaba en esa época; y la respuesta de los revolucionarios ya sabemos en qué consistió. La guerra civil fue un choque de entusiasmos religiosos.

      • Sabino, cuando leía tu contestación estaba pensando en que poco hemos avanzado 80 años después. El nacional catolicismo, la implicación en debates políticos, parece ser la pauta, más que la excepción, de algunos eclesiásticos de este país. Pienso en Rouco, Cañizares, sus extensiones de la COPE, Intereconomía, Canal 13. Todo un entramado reaccionario que la gente ve con gusto macabro. Así es difícil que atraigan a las iglesias a los que no piensan en derechista, y eso es una catástrofe. Quizá el papa Francisco se sale de esa deriva y mucho me gustaría que el sucesor de Rouco tenga otro aire menos cavernario.

      • El nacionalcatolicismo sigue tan vivo como en la época franquista. Invade el espacio público con una suficiencia abrasiva estomagante. Caiga quien caiga. Tanto a la iglesia como a los ayuntamientos les importa un bledo la pluralidad confesional, y aconfesional, existente en la sociedad actual.

  37. En España, llevamos desde 1978 siendo aconfesionales por imperativo constitucional, pero no se nos nota nada. La enseñanza de la religión sigue campando en las escuelas públicas, los crucifijos siguen presidiendo los ayuntamientos democráticos y constitucionales, los cargos públicos juran felices ante la Biblia, las puertas de los cementerios suelen estar presididos por una enorme Cruz confesional, las inauguraciones de puentes, piscinas, aceras y demás obras públicas se escancian con agua bendita y un padrenuestro, las fiestas de los pueblos y ciudades son inimaginables sin misa mayor, procesión y el rosario de la aurora.

  38. Eso de llenar Guadarrama con 1300 cruces en lo alto de los montes es, cuando menos, muy cuestionable. Te están poniendo delante quieras o no un símbolo religioso, partidista y parcial en un espacio público, de todos, no de unos pocos “iluminados”. No solo es cuestión de legalidad o autorizaciones, es un intento de ocupar un espacio de todos con simbología de unos pocos.

    • Como siempre, los fanáticos cristianos usurpando lo que es de todos. ¿No les basta con la cruz monstruosa de Cuelgamuros que consagra su genocidio contra el pueblo español? ¿Con la macabra mastaba que guarda los huesos del genocida junto a los de miles de sus víctimas amontonados en cajones tras profanar sus fosas sin permiso de las familias?

    • Recuerden que la Sierra de Guadarrama es de todos… En sus fincas particulares podrán hacer relativamente lo que quieran. Son tan fanáticos que consideran enemigos a quienes piensan de forma diferente. Frecuentemente se olvidan de que son animales racionales o personas “humanas”, eufemismo este último irracional y que muchos altos cargos utilizan con frecuencia.

      • Al parecer la responsable de sembrar las cruces por todos los picachos del Guadarrama es una Asociación Cruz de San Andrés, de ideario tradicionalista, y dispuesta nada menos que a “moralizar la sociedad, liberándola del marxismo y del liberalismo.” Se trata de una pandilla de chiflados de boina roja. Que retiren las cruces, que multen a estos payasos y a otra cosa.

      • Sabino, salimos de una para entrar en otra. Ya se ve que lo del nacional catolicismo tiene raíces muy profundas en este país. Se confunde el espacio público con las creencias personales y se pretende imponer a gente de muy diverso pelaje las propias convicciones. No son hitos históricos esas cruces, eran otros tiempos de homogeneidad (uniformismo) religioso, pero ahora la sociedad es plural y no acepta estos gestos nacional católicos.

  39. Uno de los grandes errores que cometemos es creernos que nuestras ideas particulares son únicas y verdaderas, despreciando las que con ellas no coincidan. Y esta forma de ir por el mundo nos ha dado muchos disgustos. Y los más fuertes, entre ellos la iglesia católica, tienden a abusar de ese pensamiento. Hubo un tiempo en que se ponían cruces en las más altas montañas. Se aceptaba por razones varias (costumbre, unificación de pensamiento en lo religioso o incluso miedo a discrepar de esa postura) pero hoy se intenta superar esas costumbres uniformadoras y no es correcto que se hagan estas cosas. Las cumbres han de ser tierra de todos y mejor que estén libres de cualquier simbolismo.

    • Esa campaña de plantar 1300 (o aunque sea 1 sola) cruces en otras tantas cimas puede llevar a situaciones nada deseables; como podría ser que otras religiones hagan lo mismo o que los que no quieran esos objetos en un lugar común como es, repito mi punto de vista, una cumbre, decidan echarlas abajo. Posibilidad de enfrentamientos provocados por una idea y sus seguidores que se creen por encima de otros. Una barbaridad, vaya.

      • Da igual si el Papa cambia a los responsables del clero español, si desde 1978 tenemos una Constitución que dice que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, si desde la sociedad (incluso católicos de base) se elevan cada vez más voces en contra de la preeminencia de la secta católica. El clero español está empeñado en volver no ya al nacional.catolicismo, sino en llevarnos pasito a pasito a los años anteriores al Concilio de Trento. Y a todo ésto, ¿que dicen las autoridades competentes? ¿Siguen amparando una “libertad de expresión” que llega al extremo de apoderarse de todo lo público?

      • “Están clavadas dos cruces / en el monte del olvido / por dos amores que han muerto / que son el tuyo y el mío”

      • Parece que la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid anunció la retirada de algunas de las cruces y afirmó que la acción no cuenta con “los permisos necesarios”. Es irónica la actitud del Ejecutivo popular, que no duda en sancionar a grafiteros o asistentes a manifestaciones y en cambio se muestra mucho más “dialogante” con grupos ultra religiosos que están destrozando el patrimonio natural.

      • Pues la respuesta de estos grupos parece una declaración de guerra total. Han remitido un comunicado a los medios en el que expresan su intención de multiplicar por dos cada símbolo religioso que fuese retirado, apelando al “compromiso y a la coherencia, frente a la invasión islamista que está por venir”. Según Objetivo 1300, la acometida es “un pequeño acto de heroicidad, con abnegación y valor”. Algo que IU ha tildado de “fanatismo religioso”.

    • Con Alfonso XIII la Iglesia Católica, durante la República en stand by forzoso, con Franco de nuevo a la carga y sin complejos como precursores del talibanismo ibérico, y ahora de nuevo estos incansables amantes de la laicidad y de los derechos de todas las religiones. Qué larga es la sombra del franquismo y del integrismo !!!!

  40. Con la llegada de Osoro a Madrid se cierra un ciclo. Rouco defendía y defiende los valores más tradicionales y ultraconservadores no sólo en su concepción del cristianismo sino también de la política. Nunca se ha acercado al auténtico Jesús de Nazaret que, como recogen los Evangelios, denunció y luchó contra los abusos del poderoso contra el débil, contra una Iglesia hueca y farisea; integró al excluido, al exiliado, ayudó al marginado… Nada de lo que en toda su vida religiosa ha realizado Monseñor Rouco. Con Carlos Osoro, se abre la puerta a una cercanía a la esencia del cristianismo: intentó abrir la Iglesia a los homosexuales, a los divorciados, a los curas casados, a las prostitutas…, pero no se lo permitieron. Ahora, como máximo representante eclesiástico de España, se le brinda la oportunidad de hacer a la Iglesia española más cercana al pueblo y, con el pueblo, denunciar todos los abusos que sigue sufriendo a causa de los poderosos. Jesús, como demostró, vino a servir y no a ser servido. Mi más cordial enhorabuena a Monseñor Osoro.

    • Ya era hora de que los aires nuevos del Papa Francisco se dejaran notar en la España de Cardenales y obispos de derechas. Nada le deberemos a Rouco los cientos de miles, o quizás millones, de españoles cristianos y de izquierdas. El ha hecho que veamos a la Iglesia Católica como algo ajeno y aliado incondicional del otro.

      • No está mal todo esta jaleo en un Estado Aconfesional (que es aquel que no se adhiere y no reconoce como oficial ninguna religión en concreto). “Ninguna confesión tendrá carácter estatal” Constitución Española, art. 16.3. También es verdad que “metieron con calzador”, por las presiones de la Iglesia Católica, la coletilla de: “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. O sea que el Estado Español no tiene ninguna religión oficial. Por tanto debería haber una clara separación, en la teoría y EN LA PRÁCTICA de los poderes Iglesia – Estado.. y que esta no interfiriera, bajo ningún concepto, en las decisiones de estado, ¿Realmente ha ocurrido así?. A mi me parece perfecto que los Católicos Practicantes, no aquellos los que nos bautizaron de recién nacidos, si o sí.. y a los que ahora la iglesía católica nos pone trabas para dejar de pertenecer a ella. Que los católicos elijan y opinen sobre sus curas, obispos, papas y demás. Es su iglesia, ellos deciden.

      • No conozco a al cardenal Rouco de forma personal pero creo que los medios afines a la izquierda española pierden un poco de objetividad en sus juicios, lo que es normal en España, es decir le cuesta por lo general al Español ser objetivo, siempre se va a un extremo o al otro. Es cierto que la Iglesia española necesita una renovación en cuanto al concepto de pueblo en el que insiste el Vaticano II, un pueblo en el que los sacerdotes y obispos dejen espacio a las iniciativas de los laicos y que los laicos abandonen la situación cómoda de estar clericalizados, como lo denuncia el Papa Francisco. Es un desafío que tenemos por delante, ojalá seamos humildes y nos dejemos guiar por el Espíritu de nuestro Señor.

    • Hace poco en España entraba un dictador en las Iglesias bajo palio, Los sacerdotes obligaban a los niños al rezo y a cuadrarse ante la bandera, daban clase en colegios religiosos donde las aulas eran presididas por un crucifijo y un retrato de franco, las mujeres debían llevar mantilla para cubrirse la cabeza en los templos, debían llevar luto años a menos que quisieran que se las tratase de rameras, eran segregadas si eran madres sin matrimonio, estaba prohibido el divorcio aunque el marido te diera una paliza, los curas azotaban a los niños cuando querían y como querían, acudían a las cárceles para sacarles información y silenciaban y toleraban las torturas y los fusilamientos a la luz del alba, corrían tras el rico para hacerse con vil metal… y mucho más. Adiós Monseñor Rouco Varela, si Dios existe sabrá Él que hacer con su alma cuando le llegue la hora de rendir cuentas. Y estoy seguro -ojala me equivoque, pero es difícil- que el “sustituto” seguirá su ejemplo; eso sí: “adaptado” a los tiempos y monarquías que corren…. (estos tipos no son de fiar: cuanto mas cara de buenazos son, peor…)

      • Le deseo a monseñor Osoro que su palabra y sus hechos trasciendan y despierten el espíritu y las conciencias de quienes alguna vez se sintieron seguidores de Jesús de Nazareth. Para muchos de nosotros este nombramiento es alentador y tenemos la esperanza que se abra una etapa altamente positiva en un Mundo plagado de injusticia y conflictos. Que su labor deje plasmada la bieventuranza de que nos hablan los evangelios.

      • Rouco y la mayoría episcopal siguen anclados en el no a casi todo, en la condena y en un pesimismo ontológico que les lleva a creer que en la antaño reserva espiritual de Occidente la Iglesia romana vive una situación martirial, acosada por laicistas y perseguida por anticlericales, como antes del golpe nacional-católico de 1936. Así lo cree y así lo proclama en público. Bien venido el aire fresco del relevo Osoro.

      • Muchos católicos esperamos que el PP. Francisco, jubile a la COPE y a 13 TV, porque también están sembrando la discordia y el odio entre españoles, se les nota que sufren la nostalgia del régimen y de pasear bajo palio, al Caudillo.

      • Vito, Rouco representaba todo aquello que no debería ser la esencia del cristianismo. Daba la sensación de que le hubiera gustado vivir en otra época, pero no una tan cercana como la del franquismo, sino en aquella en la que se torturaba y quemaba a herejes, brujas y paganos, en la que obispos y cardenales eran señores feudales, príncipes espirituales y terrenales de la Iglesia . No lo conozco personalmente, pero me cuesta mucho trabajo creer que pueda ser una buena persona.

      • El resultado de tanto nacional-catolicismo casposo e integrista salta a la vista. La Iglesia católica española vuelve a andar muy cerca de esa minoría a quien le gustaría regresar a la España de hace cuarenta años. Pocas veces ha estado tan alejada de la gran mayoría que intenta salir adelante como puede en este presente oscuro y difícil y aún se siente católica, pero no se siente de esta Iglesia.

  41. Diferencia entre derecha e izquierda: Si una persona es de derechas y no cree en Dios, no va a misa, no cree y punto. Si una persona es de izquierdas y no cree en Dios ataca a todo aquél que sí quiere hacerlo, lo desprecia, ataca sus símbolos -solo los católicos, claro, a los islamistas no hay narices- y, cuando pueden -como pudieron en aquella “idílica democracia”-, incluso mata a la gente y quema iglesias con mujeres y niños dentro solo por el hecho de ejercer su libertad religiosa y ser católicos.

    • Canales, tu eres libre de creer en Dios como yo lo soy de decir alto y claro e intentar convencer a la gente de que Dios no existe. Si tu rezas en tu casa me la sopla, pero si rezas en los colegios y estos son pagados con dinero publico ya es otra cosa. Si los representantes elegidos por todos juran sus cargos frente a una Biblia ya es otra cosa y si además los crucifijos están presentes en todos los despachos públicos ya es otra cosa. Paga tu religión y llévala a cabo en tu casa. Y sobre el Islam paso, no le hago caso porque no me toca tan de cerca como el cristianismo.

    • La iglesia en España, es equiparable al ejército, por algo hicieron la guerra que provocaron con el golpe de Estado del 36. La iglesia en España es la inspiración del franquismo donde habían, y posiblemente hayan muchos curas castrenses formando parte del ejército. La iglesia en España, tiene instintos militares ultra-católicos. No ha cambiado, sigue igual. No ha avanzado ni ha progresado, está anclada en el pasado franquista, y el Padre Francisco, o no lo ve, o no lo quiere ver, o si lo ve, puede que reciba muchas presiones, por parte del ultra-catolicismo.

      • Si, Baros45, tantos son los restos involutivos que nos quedan del nacional catolicismo, por culpa de una lamentable transición que permitió seguir ejerciendo el poder a los nostálgicos franquistas, que así está este país como está:
        – Nos gobierna un partido fundado por un ministro del franquismo, con sentencias de muerte en su firma.
        – Los toros siguen siendo la fiesta nacional, y gozan de más subvenciones que nunca.
        – La Iglesia, pilar fundamental del franquismo, sigue teniendo tanto poder como entonces, con más subvenciones, privilegios, prebendas y ventajas fiscales que nunca.
        – Ni un solo condenado del genocidio franquista (bueno si, uno, el juez que intentó juzgarlo).
        – Miles de personas enterradas en las cunetas, prohibiendo el derecho a sus familiares de darles digna sepultura.
        ¿Transición? Menuda catástrofe.

      • Las distintas Españas, como siempre a la greña y anclada en la edad media, como en el tiempo de las cruzadas, se adelanta en el tiempo, pero no en la ciencia y en el conocimiento, es decir en la mentalidad acorde con los tiempos actuales. Y de eso se aprovechan, los mas “listos” por haberse formado maquiavélicamente (presunta y supuestamente). Como dice el refrán: a Dios rogando ( cada cual con el suyo) y con el mazo dando.

  42. La izquierda, o mejor dicho, la falsa izquierda, ha hecho más por la Iglesia, que Franco. En Córdoba le dieron el poder absoluto, regalándoles la caja provincial y el palacio de Viana. y encima, cambiaron la ley financiera andaluza, para que los curas-banqueros hicieran lo que han hecho en Córdoba con Cajasur. Y nadie tiene más fotos con la jerarquía eclesiástica, que la “comunista” Rosa de Marismas. A ver si tenemos un poco de memoria real y verdadera. La Iglesia cordobesa no tiene moral para hablar a nadie de nada, porque a los mercaderes del Templo, los expulsó Jesús de él. Ya está bien de oír a la fuerza, a los que más tienen que callar.

    • Así es, Yaiza, por eso decir que “la izquierda vuelve a sus andadas” y que ser laico es de “izquierdas”, más que una premisa errónea no es la absoluta verdad. Pues hay mucha gente (en muchas Democracias) que son de derechas, católicos y que defienden un Estado laico. La laicidad es el principio de separación de la sociedad civil de la sociedad religiosa, el Estado no ejerciendo ningún poder religioso y las diferentes religiones, ningún poder político. O sea, en la laicidad el Estado es neutro entre las diferentes creencias religiosas.

      • Vuelven a oírse voces que pretenden arrancar del espacio público cualquier manifestación religiosa, especialmente la cristiana –y en Córdoba, en concreto, con más virulencia, colocando en su punto de mira la Iglesia madre de la diócesis–, y hasta se pide crear funerales de Estado laicos, sin connotación religiosa. A esto hemos llegado.

  43. Ahora está muy de moda en ambientes confesionales tronar contra el “laicismo” como si fuera la suma de todos los vicios, errores y pecados capitales. Para esta gente, el laicismo es un credo sectario y ateo que busca desarraigar de la sociedad la fe en Dios para afirmar en su lugar el nefando “relativismo moral”, con su nihilismo axiológico y desprecio por los valores “objetivos”. En realidad, el laicismo no tiene nada que ver con el ateísmo, el anticlericalismo o los credos antirreligiosos en general. El laicismo no es otra cosa que la neutralidad religiosa del estado. Un estado democrático de derecho no tiene religión oficial para no privilegiar a ninguna confesión religiosa sobre otra, garantizando así la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. En este sentido, el profesor Víctor Vázquez dice en una entrevista en el “Diario de Sevilla” (23-02-2014, “El país más laico del mundo es EEUU, lo de Francia es un mito”) muchas cosas cabales e interesantes (recomiendo leer la entrevista entera):

    “Constitucionalmente, la palabra aconfesional es un eufemismo. Yo creo que la Constitución del 78 define al Estado como laico, ya que se optó por un enunciado normativo muy claro: Ninguna confesión tendrá carácter estatal (…) En términos constitucionales, Estados Unidos es el país donde se da una separación más radical entre las diferentes iglesias y el Estado, mucho más que en Francia. Los padres fundadores eran personas muy religiosas, pero, debido a la experiencia anglicana, tenían muy claro que si el Estado quería integrar un fenómeno plural no podía abrazar ninguna religión. Es la gran paradoja del constitucionalismo americano: una separación de la iglesia-estado muy radical con una sociedad muy religiosa que, además, pide a sus políticos que sean muy religiosos (…) La laicidad del PSOE es muy cuestionable (…) Lo más inconstitucional que hay es financiar a las iglesias con el dinero público. Lo dijo Jefferson: Que mis impuestos satisfagan la libertad de conciencia de otro es algo que lesiona mi propia libertad de conciencia (…) Incluso desde el punto de vista evangélico carece totalmente de sentido evaluar la conciencia de alguien con una nota estatal (…) La distinción entre Iglesia y Estado es propia de la modernidad (…) Azaña se equivocó al decir que España había dejado de ser católica. Lo importante es saber que la laicidad limita únicamente al Estado, pero no a la sociedad. Las iglesias, evidentemente, puede tener colegios, medios de comunicación, empresas (…) Los revolucionarios americanos tenían claro la necesidad de separar la Iglesia del Estado, pero los revolucionarios franceses, no. Nunca pensaron que un estado pudiera tener una integración verdadera sin una religión, de ahí que primero intentaran sustituir el cristianismo por los cultos a la razón y luego nacionalizasen el clero católico.”

  44. La Iglesia dio el golpe. Poco antes de la proclamación de la república, el primado de España hizo un llamamiento a los católicos diciendo que debían hacer cualquier cosa en su mano, legal o ilegal, para detenerlo «Cuando los enemigos del reinado de Jesucristo avanzan resueltamente, ningún católico puede permanecer inactivo».Hostilidad consecuente: 70 años antes excomulgo a los demócratas, los libre prensadores, los socialistas. La Iglesia y fue un actor en el conflicto, muy activo. Por ejemplo, el Cardenal Soldevilla, fue asesinado por militantes obreros por contratar a pistoleros para el “sindicato libre” de la patronal y ampararlos y por organizar con ellos el asesinato de Salvador Seguí. Muchos obreros murieron por su culpa. Otros por la intervención directa de curas y obispos, algunos en sacristías. Bendecir a Franco no fue la primera atrocidad de la iglesia española ni la mas grave. No eran víctimas inocentes, eran soldados de uno de los bandos, el que se sublevó contra el cáncer del liberalismo y la partitocracia, en sus propias palabras.

    • ¿La Iglesia dio el golpe? … por Dios, lo único que hizo fue juntarse con el que no los quemaba y asesinaba, no se olvide de las quemas y asesinatos del clero y monjas en la República… no querría que se juntasen con los que los mataban.

    • El golpe efectivamente, se hubiera dado de todas formas, pues la oligarquía y la Iglesia, fueron los que realmente lo impulsaron para mantener los privilegios de los que siguen disfrutando. Para ello utilizaron a los militares menos prestigiosos y más dispuestos a “poner el cazo”, garantizándoles un exilio dorado si perdían. La República fue muy débil con el intento de golpe del 32 (la Sanjurjada); si hubiera habido penas máximas ejemplares para los insurrectos, posiblemente los otros se lo hubieran pensado mucho más antes de dar el definitivo del 36, que todavía estamos sufriendo.

  45. 20 españoles están buscando, movidos por su fe, el modo de enrolarse en las milicias que combaten a Daesh, el grupo yihadista popularmente conocido como Estado islámico, en Siria y en Irak; entre ellos hay varios legionarios. Los interesados en luchar en las filas kurdo-asirias han recabado información a través de Resistencia Cristiana, una página de Facebook dedicada a las unidades militares siriacas de Mesopotamia.

    • En su foto de perfil de Facebook, aparece la letra “nun” de nazareno, con la que los islamistas han marcado las casas de cristianos de las zonas que ocupan, un perfecto correlato de la estrella de David amarilla con la que los nazis obligaban a identificarse a los judíos. Como es sabido, los yihadistas de Daesh invitaron a los cristianos de Mosul a convertirse, morir o abandonar la ciudad.

  46. El espurio, proceloso catolicismo español deberá pedir disculpas e indemnizar a las víctimas por haber apoyado al genocida Franco y por haberse beneficiado del criminal régimen franquista durante cuatro décadas. El catolicismo alemán sí pidió perdón e indemnizó a las víctimas del nazismo del que también se aprovechó en beneficio propio.
    El Gobierno español deberá pedir cuentas a la Comisión Episcopal española y poner a éste peligroso poder fáctico en su lugar, de lo contrario los ciudadanos denunciaremos a estancias Europeas, la tibia y anticonstitucional actitud del futuro Gobierno, ya está bien de tomar el pelo a los españoles que hemos votado una Constitución aconfesional, cuyo artículos en esta cuestión no se cumplen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s