Blas Piñar, el último símbolo del franquismo

Blas Piñar, el histórico y emblemático líder de la ultra derecha más radical durante décadas, falleció el pasado 28 de enero. Con él desaparece quizá el último símbolo del franquismo, el hombre al que todos los distintos grupúsculos herederos de la dictadura siempre han venerado y considerado su líder natural. El político, escritor, doctor en Derecho y notario, nacido en Toledo en 1918, estaba retirado de la actividad política, continuaba escribiendo artículos sobre actualidad. Y mantenía su puesto como presidente de Fuerza Nueva Editorial. PiñarUna de las últimas entrevistas que concedió tuvo lugar en el año 2003. Con 84 años mantenía una voz clara y contundente, aunque más sosegada que la que exhibía el 20-N para arengar a los nostálgicos del franquismo. El encuentro se producía por la presentación del Frente Español, una nueva formación que pretendía aglutinar a las fuerzas de la ultra derecha, entre ellas Fuerza Nueva, que él fundó en 1966.

Político, doctor en Derecho y notario, siempre fue fiel al lema de su partido: «Dios, Patria y Justicia». Recuerdo vagamente la decoración de su casa madrileña: un busto de Franco, un crucifijo y libros de Historia apretados en su biblioteca. A pesar de su dolor de cervicales, seguía levantando el brazo con orgullo. Era un facha como Dios manda, inteligente y educado. Descanse en paz: él y sus ideas.

¿Le ofende que le llamen «momia entre las momias», como escribió no hace mucho un columnista?  Blas
Esa expresión no la he leído nunca, pero me trae sin cuidado.
¿Está acostumbrado a este tipo de desprecios?
Después de 37 años de recibir insultos, uno acaba acostumbrándose.
Me han soplado que va a rehabilitación por un dolor de vértebras…
Sólo he estado en dos ocasiones por una molestia de cervicales…
Habrá quien se pregunte si es para seguir levantando bien el brazo, como en los viejos tiempos. Para levantarlo con orgullo
Últimamente tengo que levantarlo para hacer gimnasia. Pero no me avergüenzo de levantarlo para otros menesteres, por supuesto. El brazo levantado es un signo de paz, mientras que el puño cerrado es un signo de odio. Y creo que mientras el puño se cierre, es lícito que también se levante el brazo.
¿Por qué considera que España está en trance de disolución?
En primer lugar, hay un separatismo engreído al cual el régimen actual ha entregado todos los medios para fomentarlo. Además, el terrorismo tiene el amparo no sólo en HB, sino en los partidos nacionalistas que siempre han pedido la independencia. Un país al que Sabino Arana tachaba de «mentecato, afeminado y débil». El PP, por ejemplo, en vez de hacer una política moralmente correcta, ha desbordado al PSOE en todos los sentidos: desde la permisividad de la homosexualidad en la Guardia Civil hasta el aborto libre.
¿Ha llegado a dudar de los principios fundamentales de Fuerza Nueva: Dios, Patria y Justicia?
Nunca. Al contrario, me he reafirmado cada vez más en ellos. Yo no soy de los que afirma que posee la verdad, sino que la verdad y El Verdadero le poseen a uno.
Tengo entendido que fundó Fuerza Nueva para mantener vivos los principios que justificaron el levantamiento de Franco.
Nacimos como una revista desligada por completo del Movimiento, aunque seguía leal a los principios que conformaban el Estado Nacional y la cruzada que le dio origen.
La «cruzada» a la que usted se refiere es la Guerra Civil española…
Esa calificación la hicieron en repetidas ocasiones las más altas autoridades espirituales de la Iglesia. Yo no hice más que propagarla.
¿Aún reivindica esa cruzada?
La vida es milicia, ya lo dijo Job. Y por tanto, mientras no haya guerra caliente, la lucha ideológica continuará hasta el fin de los tiempos.
En 1975, Carrero le propuso como ministro de Justicia. Sin embargo, Franco lo rechazó diciendo que era usted un exaltado.
Sí, Franco entendió que yo era un hombre de cruzada. Cuando uno tiene que exaltarse para que la gente despierte, se exalta, como un corredor se exalta en el sprint final de una carrera. Pero por aquel desprecio no le negué mi lealtad.
¿Tiene usted alma de caudillo?
No, yo tengo alma de ser humano.
¿Sigue anclado en el 36?
Pasa el tiempo, pero las ideas permanecen.
¿Es usted un facha?
Si por facha se entiende un hombre católico practicante, que ama profundamente España y que está dispuesto a sacrificar todo lo que tiene en sus manos por su España… Pues sí, yo me considero facha.
Según el diccionario, «facha» es sinónimo de fascista o simpatizante de los regímenes totalitarios…
El fascismo es un fenómeno político italiano basado en una doctrina para mí respetable. Pero la gente generaliza y acaba llamando facha a cualquier cosa. Los asesinos de ETA, por ejemplo; a Fraga le han llamado facha muchas veces… Es decir, el término facha se usa con una ligereza enorme. Se ha tergiversado tanto que prácticamente no significa nada.
El historiador Javier Tusell comentó que «en Blas Piñar se da una paradoja biográfica: a veces le tachan de fascista pero es notario, y se supone que los notarios no son fascistas. La solución a esta paradoja es que Piñar no es fascista, sino un ultranacionalista que representa a la derecha integrista católica».
No. Yo ideológicamente me muevo en una especie de Amazonas donde confluyen varios afluentes. Está la tradición española auténtica, que recogió el carlismo y actualizó Primo de Rivera. Soy un cristiano que, recogiendo la doctrina tradicional de la Iglesia, interviene en la vida pública al servicio de la fe y de su patria.
¿Y eso de que un notario no puede ser fascista?
Es una frase gratuita. Como si un actor no pudiera ser futbolista.
¿No exagera cuando afirma que España es una «nación enferma, obnubilada, agonizante y frívola?
¿Usted no lo ve? España está a punto de desgarrarse porque públicamente se pide la independencia por parte de un Gobierno que representa al Estado español; tenemos una delincuencia creciente; niños abandonados; un aumento de las mafias por la invasión migratoria; se legalizan las parejas de hecho…
«A este paso, España se consolidará como el primer Estado homosexual del planeta», ha vaticinado.
La frase no puede ser más exacta. El señor Gallardón ha visitado todos los locales gays de Madrid para ganar votos, y al frente de las manifestaciones en pro de la homosexualidad ha ido el señor Zapatero. Si los dos partidos del sistema aspiran a gobernar, es evidente que los homosexuales que les votan tendrán acceso al poder.
Y usted eso no lo ve bien, claro…
¿Pero cómo lo voy a ver bien? ¿Es que hay alguna persona con sentido común, y con una mínima formación ética y moral, que lo vea correcto?
Intuyo que, para usted, los homosexuales son personas inferiores.
Claro que son personas, como los discapacitados y como los niños en el vientre de la madre.
Hace usted una analogía entre discapacidad y homosexualidad…
No comparo, estoy diciendo que todos somos seres humanos. Una cosa es tener tendencia a la homosexualidad, como algunos pirómanos tienden a pegar fuego a los bosques, y otra pegar el fuego de verdad.
¿Le consta si en la ultraderecha hay muchas salidas del armario?
Yo eso no lo sé, hijo de mi vida. Yo no soy espía, y menos para averiguar si uno es un maricón. Son cosas que me repugnan de tal manera que constato el hecho, pero no investigo.
Tiene fama de gran orador. ¿Tuvo siempre un verbo tan encendido?
Mi capacidad oratoria se remonta a la niñez. Con tres años ya me subía a una silla y echaba unos discursos. Fue algo espontáneo; nunca fui a una escuela de oratoria. La primera vez que hablé en público, en un acto de la Federación de Estudiantes Católicos, tenía unos 14 años y me temblaban las piernas. Al final del discurso grité: «¡Viva Cristo Rey!» y me llevaron a comisaría. Allí me pusieron una multa y me eché a llorar. Le hablo de los tiempos de la II República, con Azaña en el poder.
¿Cómo ve la proliferación de mezquitas en España?
Lo vería bien si se admitiesen las iglesias católicas en Arabia Saudita. La aparición de tanta mezquita es un desafío a la cultura occidental.
¿Reconoce el Holocausto judío?
Tengo mis serias dudas sobre este asunto después de ver el nuevo holocausto que se está cometiendo con los palestinos. Si hubo holocausto, los judíos aprendieron muy bien la lección y lo han superado con creces.
No me negará la existencia de los crematorios…
Mire, mire… Yo tengo mis serias dudas en vista de la conducta de los judíos en el curso de toda la Historia, aunque no he podido investigarlo.
Pero otros lo han investigado por usted. ¿Tampoco ha visto películas como «La lista de Schindler»?
Sí, y también he visto El diario de Ana Frank, y se ha demostrado que el diario era falso… En la Historia hay muchas lagunas. Nunca sabremos quién mató a Kennedy.
¿En su familia cabe la discrepancia o sus ocho hijos comparten la ideología de Fuerza Nueva?
Hay unanimidad, sí. Algunos son más entusiastas, pero todos comulgamos con las mismas ideas.
¿Qué le ilusiona en el último tramo de su vida?
Servir con coherencia, lealtad y perseverancia a unas ideas en las que he militado. Y por consiguiente me ilusiona, a pesar de las heridas que supone el combate, el continuar en la misma trinchera.
A sus 84 años, ¿reflexiona mucho sobre la proximidad de su muerte?
De una forma más o menos consciente todos los días de mi vida.
Anuncios

78 pensamientos en “Blas Piñar, el último símbolo del franquismo

  1. Y sin fisuras, las mismas ideas que tenía en los 50 o 60 son las de ahora. Ese es uno de los elementos que atraen a tantos ultraderechistas hacia personajes como Piñar. Por otra parte, no veo gran diferencia entre lo que dice y los postulados de VOX, por ejemplo

  2. No lo dice pero fue Alfredo Sánchez Bella quien le patrocinó poniéndole al frente del Instituto de Estudios Jurídicos, allá en los 50, que pretendía ser el aula de formación de las élites franquistas. Sánchez Bella acabó harto de su escasa presencia en el Instituto, por la dedicación a la notaría, lo que se notó en una peor calidad de su producción, y acabó por conseguir su recambio. En ese entorno se movía, y bien a gusto, Manuel Fraga Iribarne

  3. Intuyo que Piñar, Degrelle y Utrera Molina eran buenos amigos, y mantenedores de las esencias fascistas en nuestro país. La entrada de Leon Degrelle puede ser un buen complemento a esta de Blas Piñar

    • ¿Fascistas? Dejando aparte a Dregrelle, que lo era, los otros dos que citas no lo son en absoluto ni lo han sido jamás. Debo recordar aquí, pues es de ley, que cuando a Blas Piñar le comunicaron que Santiago Carrillo había fallecido, puso a todos los que le rodeaban a rezar por la salvación de su alma. Esa fue su actitud. Dejando aparte el sentido peyorativo que actualmente tiene el término “fascista” -desnaturalizado en su verdadera significación histórica-, lo que verdaderamente diferenciaba a la Falange del Fascismo era precisamente el rechazo de aquella al estatalismo fascista al centrar su doctrina en el respeto.absoluto a la vida y la dignidad de la persona, así como el paganismo en el que el fascismo se movió.
      .

      • Luis, es verdad que usar la palabra fascista para describir a alguien es de los más peligroso porque no se describe casi nada, ha pasado a ser un rótulo bajo el que incluir a personajes de extrema derecha. Pero es indudable que algo les une a los tres que menciona, mucho más de lo que les separa ¿Habría un término que los calificase, sin ser ofensivo?

      • El Rexismo de Degrelle era también “católico” y fascista. De la primera FE y de las JONS a la FET y de las JONS, tras la reunificación también media una gran diferencia. Puedo dudar si Piñar era un ultramontano tradicionalista o un fascista (propiamente hablando); pero sus declaraciones sobre los judíos le decantan más bien a lo segundo.

        Sin rencores, pero desde luego esas ideas son el “camino del infierno” (no eterno, pero si en la Tierra desde luego), pese a que el hombre estaba convencidísimo.

        Desde luego espero que nadie lo reivindique como “liberal”.

      • Platybus, interpreto que el “catolicismo” de los rexistas y de los falangistas era más cultural que vital, eran conservadores, amigos de los gobiernos fuertes y militares, y con el pack venía la cercanía a lo católico, que siempre había acompañado a estos elementos. Por supuesto, como dice Luis, los rexistas eras fascistas (incluso nazis), mientras que Falange era otra cosa, autoritaria, pero quizá no fascista, aunque las palabras las carga el diablo y es complicado poner apelativos

  4. Un niño del Alcázar de Toledo, con 17 años, donde entró al asedio junto a su padre, militar sublevado como tantos en Toledo ¿No fué en algún momento presidente de la Hermandad del Alcázar? Porque estos eran los propietarios de la mancheta del diario El Alcázar

  5. Este hombre pertenece a una generación que se extinguió en el siglo XX, la de hombres y mujeres de profundas convicciones, que vivieron y murieron como pensaron. Otro señor que es así es D. Julio Anguita. Nada que ver con la insultante casta política actual que solo sirve a intereses bastardos.La democracia es otra cosa, y no lo que aquí se ha implantado Hay que saber reconocer y honrar a las personas honestas y honradas aunque uno esté en las antípodas de su pensamiento. D. Blas Piñar fue un hombre íntegro hasta la médula (nada que ver con los de la Gurtel, ni los de los ERE)

    • Sandokan, dicen que cuando murió Franco se agotaron las reservas de champán en España. A ese sólo lo lloraran los suyos, para el resto de personas este señor sólo despierta la más absoluta indiferencia. A lamentar sólo por las víctimas que dejó el matonismo y el terrorismo negro durante la transición

  6. Nunca tuvo nada que ver con España, ni se enteró de quienes eran los españoles. Vivió en un imperio que había desaparecido siglos antes

    • A mas de cuatro educaron de un modo casi pluscuamperfecto; pero luego hay que salir al mundo y lidiar con la realidad cotidiana de las relaciones humanas, y con gentes que, carentes de prudentes valores sociales, víctimas de sus miedos y sobrecompensaciones, se volcaron engañosamente en la rapacidad y también en el vicio; con estas relaciones, lo mejor es no mancharse e huir de su trato, sin caer en el respeto humano: Lo que ves, sino no lo juzgas adecuado, no debes imitarlo; a menos que no te importe traicionar a quienes te ducaron con su ejemplaridad: No todos han tenido la oportunidad de ser guiados convenientemente, o no han querido seguir el camino que les sugirieron; de ahí en lo que estamos tan confusos por las diferencias educativas; quizás no de texto; pero si de presencia.

  7. A Blas Piñar tuve ocasión de conocerlo a finales de los 70. Tuvo buena cualidades fue fiel a sus ideas, sin avergonzarse de lo que pensaba aunque no fuera políticamente correcto. Fue una persona honesta y honrada. Pero sus ideas no tenían cabida en estos tiempos. No puede uno fabricarse una medida con sus ideas y despreciar todo lo que no entre en esas medidas. Es difícil entender como pueden caber en la misma copa unas ideas como las del carlismo con las de Falange. Aunque tenían en común su rechazo al liberalismo (eso también lo tienen las izquierdas) eso no es suficiente, para unirlas en un mismo partido (ya de por sí es un contrasentido que Falange se constituyera como partido cuando está totalmente en contra de este sistema político). La argamasa que los une es la idea de España y su espiritualidad. Como he dicho antes era persona honesta, pero las ideas que tenía eran peligrosas, cuando uno se cree en posesión de la verdad o poseído por esta, como afirma en la entrevista, ve solo en una misma dirección y sólo con una visión parcial de las cosas no se puede ser justo.

  8. Las personas de convicciones liberales y democráticas nunca agradeceremos lo suficiente a Blas Piñar la labor de demolición que hizo con la extrema derecha tras la muerte de Franco al identificarla con la nostalgia más irracional por el franquismo, con la violencia y con el guerracivilismo. Durante la Transición no existió un grupo político más alejado de las preocupaciones de los españoles normales y corrientes que “Fuerza Nueva.” Además, los fuerzanuevistas aparecían como un grupo faccioso agresivo y sin ideas. Las personas con dos dedos de frente oían la palabra “Blas Piñar” e inmediatamente pensaban en tiros, palizas, golpes de Estado, discursos de una agresividad inaudita, jóvenes fascistas uniformados y recuerdos oscuros de la Guerra Civil. Lo ideal para sacar unos buenos resultados electorales en una democracia. Si un líder ultra con la inteligencia política que siempre le faltó a Piñar hubiera estado dispuesto a abordar la modernización de este sector ideológico quizá hubiera conseguido consolidar en España una derecha radical fuerte, moderna, laica y segura de sí misma, tal y como ocurrió en otros países europeos. Pero el archirreaccionario don Blas y su “Fuerza arcaica” fueron inconscientemente los mayores enemigos de la ultraderecha española y la metieron en una ciénaga de la que es difícil que vuelva a salir. Descanse en paz don Blas y con la satisfacción del deber cumplido, porque nadie hizo más que él por extinguir a la extrema derecha del panorama político español.

    • Que este hombre haya muerto plácidamente en su casa denota el gran problema que tiene este país al no haber condenado y juzgado a todos los criminales del franquismo recordar que este fue el único país donde triunfo el fascismo

    • Estoy bastante de acuerdo con usted. Lo que no entiendo es lo de Sabino Arana, es una ironía entiendo; pasar a Sabino Arana por liberal democrático es como a Ruiz Mateos como “enterpreneur”.

  9. El eterno COMPLEJO DE LA CAVERNA instalado en este país desde la muerte de Franco impide con naturalidad y sin convulsión que opciones de extrema derecha usuales en la vieja Europa y sin resabios hitlerianos ocupen algún espacio electoral. la fragmentación de los grupos ha sido un impedimento para ello, cuando en España podría tener un hueco si asumiese o patrimonializase el legado franquista, ya que por el complejo del PP este legado no lo ha recogido la derecha, aunque sus cobardones representantes se deleiten oyendo el Cara al sol debajo de las mesas camillas de sus casas.
    Por otro lado es lamentable que en Occidente el término populismo solo se esgrima para denigrar a las aspiraciones populares de matiz conservador, quedando libre de la etiqueta las movidas rebeldes de sabor izquierdista. es como lo de siempre la izquierda monopoliza el término revolución y los revolucionarios de derecha son golpistas, no revolucionarios.
    Resumiendo , un mínimo éxito de la extrema derecha en España pasaría creo yo por asumir la herencia vacante del FRANQUISMO y punto, y dejarse de estéticas de brazalete, barbiquejo, y aunque me duela decirlo, de azul mahón

  10. El problema es la partitocracia parasitaria que nos gobierna, donde todo existe a partir de las cuotas. A más representantes, más dinero de los impuestos, más minutos en televisión, etc. Aparte de eso, la desunión de la verdadera derecha (nada de ultra derecha; ya me gustaría ver a Rajoy haciendo un único comentario como los que hacía Sarkozy de cualquier tema) española, como ocurrió en la II República. Sólo un nuevo Gil Robles lograría que las izquierdas no vuelvan a gobernar en este país tras las próximas elecciones

  11. Conviene no olvidar lo que era España antes de la victoria de Franco y en lo que se convirtió durante sus 40 años de gobierno. También hay que recordar que en España hay 200.000 exiliados vascos, la represión bestial existente en Cataluña, el saqueo por parte de partidos y sindicatos de fondos públicos, el poder judicial dependiente totalmente del ejecutivo, la puesta en libertad de asesinos terroristas, el rango que ocupa la educación en España,…, la vida que llevaba Franco y su familia y la que lleva el Rey y la suya …

  12. ¿Por qué no hay en España una extrema derecha fuerte y consolidada como en buena parte de los países de nuestro entorno? En base a las lecturas que yo he podido hacer sobre el tema (Xavier Casals, Ferran Gallego, Rodríguez Jiménez, Vaquero Oroquieta) me atrevería a establecer cinco factores que explicarían el declive hasta la casi extinción de la ultraderecha en España. A saber:

    1- Incapacidad de estas formaciones para modernizar su ideario y estilo. Demasiado apegadas al recuerdo nostálgico de la dictadura franquista. El caso de Blas Piñar y “Fuerza Nueva” resulta en este sentido paradigmático.

    2- Ausencia de un liderazgo sólido que unifique a todas las corrientes dispersas de la derecha radical española. Algo parecido a lo que hizo Le Pen al constituir el Frente Nacional francés en 1971. Se calcula que en España hay en la actualidad nada menos que 30 agrupaciones políticas a la derecha del PP, y cada una de ellas con su pseudo líder al frente.

    3- Captura del voto útil derechista por parte de un PP que lanza con éxito sus redes electorales desde el centro a la extrema derecha. Muchas personas de mentalidad ultra prefieren votar a la hora de la verdad por el centro-derecha. Resultado: una extrema derecha española famélica, en los huesos.

    4- El voto de protesta, de los cabreados con el sistema etc ya bascula hacia otras formaciones como pueden ser los nacionalismos periféricos, UPyD, Ciudadanos o Izquierda Unida. Ninguna de estas formaciones tiene nada que ver ni remotamente con la extrema derecha. Por tanto, la extrema derecha tiene demasiados competidores en España para captar con éxito ese voto “bronca.”

    5- La debilidad constitutiva del nacionalismo español priva a la extrema derecha de ese factor esencial de movilización. No existe en ningún país un partido de extrema derecha que no sea ultranacionalista.

    • Sabino, perfectamente de acuerdo. El PP ha sabido meter en un saco (demasiado grande e incómodo para mi gusto) a gente de un espectro que va desde un centro derecha hasta la ultra derecha. Eso es malo porque impide hacer políticas coherentes al intentar contentar a sensibilidades tan diversas. Estaría mucho más cómoda la derecha dentro de un partido tipo VOX de clara vocación nacionalista española y capaz de integrar a los grupos de extrema derecha, dejando el centro derecha para lo que hoy es el PP. Mayor claridad y facilidad para articular discursos y políticas

    • Lo que se percibe es una creciente debilidad de estos grupos, hicieron mucho ruido en los últimos años del franquismo y en la transición, daban algún titular en los 90, pero en los últimos años son raras las noticias de esta gente. Sobre todo si se comparan con la presencia que tienen en países como Grecia, Francia o Alemania. Y eso que en Alemania también hay un partido, el de Merkel, que acoge en su seno a formaciones bastante radicales, aunque legales

      • Saludos cordiales a todos. Se puede añadir de pasada que Blas Piñar era presidente de honor de Alternativa Española (AES) que dirige su yerno Rafael López-Diéguez. AES es un simulacro de partido que se autodenomina “socialcristiano.” En realidad, es un grupúsculo fundamentalista católico de lo más retrógrado. Una reedición de “Fuerza Nueva” (sin matones uniformados o saludos fascistas) con una ligerísima capa de corrección política y de aceptación retórica y puramente instrumental de la democracia. Digo retórica porque es absurdo pretender ser demócrata cuando en el programa de AES (véase su página web) se atreven a escribir cosas como la siguiente: “En España el aborto es, prácticamente, la primera causa de defunción. Según las cifras oficiales, al año, más de cien mil niños no ven la luz por causa del aborto.” Ante semejante “genocidio”, AES propone “la derogación de la criminal normativa conocida como Ley del Aborto.” AES lleva ya unos años funcionando y no ha cosechado el menor éxito electoral, como siempre ocurre en España con las formaciones ultras.

      • Sabino, si te fijas en lo que pasó en la primera mitad del siglo XX, tampoco en España tuvieron mucho éxito los grupos ultra. Eran parte del escenario, se les dejaba más o menos cancha pero, en la práctica, cosechaban muy pocos votos. Basta ver los resultados de voto y de afiliación de Falange antes de la guerra. Siempre se ha aducido el elemento católico como freno a esta radicalización por la derecha, pero siempre ha sido un enigma para mí cómo Piiñar y su gente no supieron hacerse un hueco en el panorama político postfranquista

  13. Votó contra la ley de reforma política, contra la constitución… contra casi todo. Pero se aprovecho de estas leyes, para fundar su partido y otras asociaciones. Cuando se presentó a alguna cosa, después de Franco fracasó. Mezclado en el 23F, … una joya

    • El terrorismo de extrema derecha durante la transición está perfectamente documentado y es una realidad bien conocida. Dejó algunas decenas de muertos: Montejurra, Atocha (donde estuvieron implicados militantes de FN), etc…Y todos esos atentados contra miembros de la izquierda que llevaban el sello de organizaciones fantasmagóricas como Guerrilleros de Cristo Rey, Batallón Vasco-Español, etc…. Quien sabe si con el apoyo y el soporte explícito de las cloacas del Estado para poner “a raya” a ciertos sectores de la sociedad española durante la transición

  14. El problema es que hace falta una gran revisión del concepto de libertad entre quienes se llaman demócratas. Libre es un país que puede defender y hacer cumplir las decisiones que toma su parlamento. El país que no puede hacer efectivas las disposiciones de sus leyes no es libre, y eso afecta directamente a la libertad de los ciudadanos; la libertad no es algo que quede garantizado por un mecanismo de sufragio universal

  15. La muerte de Franco era la muerte del franquismo… y la mayoría de los franquistas lo sabía y fueron hábilmente posicionándose para lo que viniera. Piñar pertenecía al grupúsculo que tozudamente negaba la realidad: que sus ideas eran decrépitas antiguallas de los años treinta y que los regímenes dictatoriales del sur de Europa (Grecia, Portugal, España) estaban condenados a desaparecer. Aún así, durante la Transición estaban envalentonados y practicaron el matonismo todo lo que pudieron

  16. Grupos como el de Blas Piñar deberían tener su hueco en un sistema democrático. Mientras no sean violentos ni vulneren ninguna ley, me parece genial que haya dónde elegir, incluso a la derecha de la derecha. Del mismo que si alguien quiere -mucha gente en España- elegir a la izquierda de la izquierda, es decir, básicamente a IU, ahí tienen la opción. Igual que unos portan banderas republicanas -preconstitucionales- y corean lemas y consignas antimonárquicas, antisistema, anticapitalismo y anti todo lo que se mueve, también debe de haber otros que porten banderas igualmente preconstitucionales -y tan “pre”, ya que para ver al áquila no hay que remontarse a los tiempos de Franco, sino a los de los RRCC- y coreen sus consignas y cantinelas ultras. Bienvenidos todos bajo el paraguas de la libertad y la democracia, siempre y cuando no lo hagan con violencia de ningún tipo ni incurriendo en comisión de ilegalidad o delito alguno

  17. Es cierto que la designación “extrema derecha” tiene ciertas connotaciones peyorativas para buena parte de la población. Por otra parte no se sabe nunca bien lo que engloba y puede ser desacertada. Derecha e izquierda se hallan englobadas en una masa “políticamente correcta” que hace laborioso diferenciarlas. Emplear términos como fascista o falangista, sería todavía peor, pues solo tiene actualmente connotaciones negativas. Prefiero el de “populista”. Sin embargo es verdad que estos partidos o movimientos están escorados a la derecha: en líneas generales son conservadores, más bien antiparlamentaristas, bastante xenófobos y euroescépticos. En Francia sus votos el FN los obtiene sobre todo en barrios periféricos obreros, entre personas “europeas” (franceses de origen o europeos naturalizados) que hace veinte años votaban al partido comunista. En las últimas elecciones Marine Le Pen tuvo un discurso más social y menos radical que su padre

  18. Los extremos (derecha o izquierda) ganan muchos adeptos en épocas de crisis social, económica y moral. ¿La culpa? la culpa de el resurgir de los extremos, es exclusivamente de unos políticos hipócritas y demagogos, más preocupados de seguir en la poltrona, de su bolsillo y de sus ideas carentes de sentido común, que de su propio pueblo. Stalin, Hitler, Mossolini y otros tantos dictadores, son el resultado más evidente de la sin razón. El resultado evidente de pueblos que no veían un futuro ni en los que les gobernaban, ni en una oposición llena de dinosaurios. No hay que darle más vueltas

  19. El problema es que el término “fascista” se utiliza sobre todo como insulto y no tiene ningún valor analítico. “Fascista” es todo aquel o aquello que moleste a cierta gente en un determinado momento. O bien se considera “fascista” a la brutalidad sin más, en términos generales. Al final, como “fascista” puede ser cualquier cosa, acaba por no significar absolutamente nada. Basta con hacer la lista de personajes a los que se ha tachado de “fascistas” para morirse de risa. Se incluyen en esta lista a personas tan “fascistas” como Negrín, Walt Disney, Felipe González, Mao o Woody Allen. Todos fascistas. Prácticamente, no existe ningún personaje relevante que no haya sido acusado de fascista en alguna ocasión. Yo creo que para entender los fascismos y no caer en anacronismos absurdos hay que encajar estos movimientos políticos en su época, la “Guerra Civil Europea” de 1914-1945. Esto para empezar. Luego, se deben considerar los rasgos comunes, genéricos, que compartían todos los fascismos (antiliberalismo, antimarxismo, anticonservadurismo, nacionalismo exacerbado, caudillismo o totalitarismo), pero también sus diferencias, en ocasiones muy grandes, porque al ser movimientos nacionalistas los fascistas tendían a reproducir con fidelidad las características políticas, sociales o culturales de sus países. Otro aspecto sería distinguir entre el fascismo revolucionario y demagógico como movimiento en busca del poder (sobre todo al principio) y el fascismo como régimen que ha conquistado el Estado, o que está a punto de hacerlo, y que tiene un tono mucho más conservador y acomodaticio. En lo relativo a la violencia, elemento básico de todo fascismo, hay que separar sin embargo a los fascismos mediterráneos, menos letales, de los fascismos del centro y este de Europa, en ocasiones partidarios de horripilantes programas masivos de liquidación en masa (ejemplo: los nazis o los ustachis croatas). También es bueno aclarar las diferencias entre los fascismos estrictos y la derecha conservadora más o menos “fascistizada” en el contexto de los años 20 y 30 del siglo XX. No es lo mismo un reaccionario que un fascista, aunque en ocasiones sea difícil diferenciarlos porque sus enemigos, no su proyecto político, son los mismos. En fin, que dentro de la extrema derecha no todos son “fascistas” (un carlista no equivale precisamente a un falangista, aunque el general Franco pensara por conveniencia otra cosa), al igual que dentro de la izquierda revolucionaria no es lo mismo Stalin que Trotsky. O Durruti que Pol Pot. Además, si bien el término “Revolución” se aplica sobre todo a la izquierda radical, y yo creo que con razón, no siempre debería de ser así, porque el fascismo más extremista y letal, el nazi, era por derecho propio un proyecto absolutamente revolucionario. No así otros fascismos de tono mucho más conservador (los falangistas, por ejemplo). Pero tengamos en cuenta que la derecha revolucionaria es el espejo de la izquierda radical y que una contrarrevolución es una revolución al revés, y no lo contrario de una revolución. Perdonad el rollo, pero el del fascismo es un tema que me apasiona.

    • Perdonado el rollo, que es bien interesante. Hablar de fascismo es asunto de difícil entendimiento. Desde los estudios de Ismael Saz sobre si el franquismo era fascista, proto-fascista, fascistoide, incluso nazi, se ha vertido tanta tinta que yo personalmente he renunciado a encontrar un calificativo único, sobre todo teniendo en cuentas la evolución del régimen, que no se parece en nada si comparamos 1939 con 1975. Como dices ha adquirido el carácter de arma arrojadiza y así es difícil llegar a entendimientos

      • Antowust, yo creo que en el caso del franquismo es imposible alcanzar un consenso acerca de si fue o no fue una dictadura fascista. De hecho, algunos impresentables dudan de que hubiera sido una dictadura a secas. Nada menos. Además, como bien señalas, el franquismo duró cerca de medio siglo y la España de 1975 nada tenía que ver, por suerte, con la de 1940 o 1950. Pero para mí el franquismo tuvo un componente fascista evidente, muy marcado hasta 1942, y que luego se fue diluyendo progresivamente por motivos obvios (después de 1945 nadie, ni siquiera en España, se quería reconocer como fascista), pero sin desaparecer nunca del todo, porque sobre la dictadura franquista aleteó hasta el final su origen cuasi fascista. En buena lógica, si FET de las JONS fue el partido único del régimen desde abril de 1937 hasta su disolución en 1977 resulta imposible negar la raigambre parcialmente fascista del franquismo. Cuestiones diferentes serían qué clase de fascismo fue el del “movimiento nacional” y qué influencia real tuvo la familia falangista en las políticas de la dictadura. En cuanto a lo primero, la naturaleza del peculiar fascismo franquista, me parecen interesantes, aunque discutibles, las observaciones del historiador alemán Nolte acerca de que “la España nacional del general Franco no debe ser llamada fascista, puesto que la unificación forzada de la Falange con los tradicionalistas carlistas, los requetés, decretada por Franco el 19 de abril de 1937, fue más allá de lo que un partido fascista puede soportar en síntesis; por la misma razón, el partido estatal de la España franquista no debe contarse entre los partidos fascistas.” Pero Nolte, gran pionero de los estudios sobre el fascismo, parece no considerar que por ejemplo el PNF de Mussolini, al llegar al poder en 1922, se apresuró a integrar en sus filas al año siguiente a la derecha nacionalista no fascista; y nadie niega por eso el carácter fascista de la dictadura de Mussolini. Sencillamente, los fascismos químicamente puros no existen, y mucho menos cuando huelen el poder, porque apuestan por el pragmatismo. Lo mismo sucede con otros movimientos políticos. Al margen de que en los años 30 o 40 era difícil diferenciar entre un fascista, un conservador autoritario, un tradicionalista o un monárquico. No estaban los tiempos para taxonomías pedantes. O sea, que para mí los del “movimiento nacional” eran fascistas adulterados, pero fascistas. La segunda cuestión, la influencia real de falange en la dictadura, parece tener una respuesta más sencilla: progresivamente decreciente; al final, el partido era un mastodonte burocrático lleno de enchufados que dormitaban en los sindicatos verticales, en prensa y propaganda, en el Frente de Juventudes o en el SEU. En definitiva, con Franco existían unos organismos fascistas y totalitarios de encuadramiento y socialización de las masas, pero cada año que pasaba estaban más huecos, polvorientos y “desideologizados.” En síntesis, que el proyecto de los fascistas en el régimen, dejando de lado el medro personal de tantos aprovechados, acabó en un gran fracaso. Tuvieron mucho poder, sí, pero nunca el poder real, el de definir el Estado y sus prioridades. De esto último se ocupaban Franco, el ejército y la iglesia. Pero fascismo sí que hubo, incluso demasiado para el gusto de unos españoles que tuvieron que sufrir a tanto chulo engominado con camisa azul. Que luego este chulo llevara o no llevara boina roja es más una cuestión erudita que de “historia vivida”, creo yo. Lo siento mucho, me ha salido otro rollo todavía más largo.

  20. Blas Piñar no niega que es franquista hasta las cachas. Yo a Franco lo veo como un incidente más en la turbulencia continua que es Hispania desde que los Barcas se enfrentaron a los romanos. Franco es un producto nuestro, de nuestros orgullos y pasiones, de nuestros odios antiguos. ¿Es lo mejor que pudo ocurrir en ese momento? No lo sé. Creo que la situación era de absoluto desmadre, y alguien tuvo que poner órden. Revisitar tan obsesivamente un periodo que dejamos atrás hace casi 40 años es lo que me preocupa

  21. No sé si el Piñar del tardo franquismo era muy franquista. Franco precisamente defenestró a Hedilla y Ridruejo, éste estuvo hasta en la cárcel. El ideario falangista dejó de existir con Franco. En principio si que hubo colaboración con el régimen por parte de Hedilla y Ridruego, excelente poeta por cierto. Y yo veo a Blas más falangista que franquista

  22. Palabras de José Utrera Molina en el entierro de Blas Piñar: “Te prometo Blas, seguir tu ejemplo. Bendito sea tu patriotismo, bendita sea tu lealtad, bendita sea la entereza de tu ánimo y bendita la firmeza de tus convicciones y la elegante manera de tratar a los que eran tus enemigos. Tu amor a España lo invadía todo e invadirá las maderas de tu féretro hoy tendido. […] Desde mi dolor, desde mi tristeza, grito en el umbral de tu muerte aquel grito que nos unió en vida y que nos abraza en la muerte”. Señaló su “valor y resistencia al cambio ventajoso y acomodaticio”. “Amó a España hasta la extenuación. […] Blas no fue nunca fascista, se comportó como un soldado enamorado y ajeno a galas innecesarias. […] Jamás dobló su espalda ante nadie, ni ante el mismo Franco, Caudillo de España, al que sirvió con lealtad crítica e incomprendida y quien le alabó ante mí en más de una ocasión”

    • Vaya, ”qué sorpresa”, a este entierro no han ido (ni acudirían de ninguna manera), los patrioteros del PP, al contrario que hicieron el año pasado al pasar a besar manos en “la capilla ardiente” de Santiago Carrillo… La casta de la comedia entre ella

  23. Un pueblo con dignidad debe enfrentarse a un régimen que ensalza fascistas muertos (Fraga, Blas Piñar…) y evita juzgar fascistas vivos

  24. ¿Quien sustituirá ahora a Blas Piñar como líder de la extrema derecha? Veo a muchos candidatos, agazapados, pero con ganas

  25. “Lo peor de la democracia liberal es ella misma.” Esta sentencia de Blas Piñar resume bien la ideología del caudillo integrista fallecido.

    • Siempre fue el liberalismo una de las bestias negras del franquismo. Todo lo que olía a liberal, a masón, o a comunista era erradicado. La misma entrada en Europa se demoró por los “peligros” que una mentalidad liberal traería a la España pazata de los 60. Solo hay que ver los líos que tuvo Fraga con Carrero a cuenta de las turistas descocadas que el almirante veía como la perdición de la nacional católica España

      • Yo creo quidam que el liberalismo fue la gran bestia negra del franquismo. Todo lo que significa el liberalismo democrático, desde el laicismo hasta los derechos civiles y políticos constitucionalizados, era odiado por la dictadura. El propio Franco llegó a decir al parecer que su dictadura era la anti-república, lo totalmente opuesto al liberalismo. Este odio es lógico porque las genuinas ideas de la izquierda no son otras que las del liberalismo democrático, heredero directo de la filosofía de las luces y el progreso, y Franco representaba todo lo contrario, era el último avatar de la derecha reaccionaria española, aquel espanto ideológico que empezó a emerger a fines del siglo XVIII precisamente contra la tímida y católica Ilustración española. Franco no era un fascista sino algo mucho peor, como decía con acierto Paul Preston. El gallego era un reaccionario antimodernista extremo al frente de una dictadura militarista y clerical con unos índices de represión tremendos, casi stalinistas, en sus primeros años. En sus “Conversaciones de sobremesa” el mismísimo Hitler se mofaba de Franco, del “jesuita” Serrano Suñer y de su “régimen de curas.” Eran las diferencias abismales entre la extrema derecha revolucionaria y atea nazi y el tradicionalismo antiliberal franquista. No se puede comparar a Nietzsche con Menéndez y Pelayo.

    • Comparto tu opinión, Sabino, este país parece que no sabe vivir sin tener las sotanas cerca, hay un fondo de clericalismo persistente que permea toda la vida nacional. Las actuaciones públicas de obispos como Rouco en contra de determinadas leyes propuestas por las autoridades públicas, serían impensables en países normales donde lo secular y lo religioso se mueven en órbitas distintas. Tanta interferencia no hace sino exacerbar los sentimientos anticatólicos de una parte de la población que, en otro caso, hubieran vivido pacíficamente junto a los que consideran la religión un elemento fundamental de sus vidas. Aunque todo esto se remonta como poco a la España negra de Menéndez Pelayo y como mucho a la Edad Media

    • Muchos habrán brindado con lo que tenían a mano. Sobre todo a los que cuando paseaban por la Gran Vía de Madrid de repente eran asaltados y apaleados por un grupo de nazis de Fuerza Nueva sin venir a cuento. Por los vascos a los que iban a provocar a su tierra. Por los partidos de izquierdas a los que atacaban las sedes y a sus militantes. Lo malo es que su semilla sigue viva en su hijo y el resto de fascistas, que se creen que no ha cambiado nada y que Franco sigue vivo. Pero tenemos que hacerles ver que se equivocan y que no estamos dispuestos a volver a unos tiempos tan negros

      • Nunca admití su programa. Nunca admití la violencia de los suyos como arma política. Siempre lucharé contra quienes pretendan imponer el totalitarismo. Siempre lucharé contra quienes quieran vernos de rodillas. Pero siempre admitiré que este señor fue el único de toda la caverna del 18 de julio que fue coherente con sus ideas hasta la muerte

    • A este fascista que asaltaba y pegaba a todo aquel que no comulgaba con sus ideas y les amenazaba con la muerte, -de hecho cuatro de sus correligionarios mataron a una chica por ser de izquierdas-, le dan honores, y a una chica por decir en las redes que está de acuerdo con los Grapo la han juzgado y condenado por enaltecimiento del terrorismo a UN año de cárcel¡¡ ¿El fascismo no es enaltecimiento del terrorismo?

      • Homenajes a fascistas son tolerables, los haga la Iglesia, un partido politico, una asociacion, el gobierno o quien sea. Eso es España guste o no. Homenajes a gente que ha luchado contra esta castuza post-franquista no son tolerables pues eso es apologia del terrorismo. Yo ante este panorama me declaro orgullosamente terrorista. Ni se te ocurra gritar goras a ETA o vivas al GRAPO, lo que puedes gritar son vivas a Franco a la Falange

      • Como saber quien es derechas o de izquierdas:
        Cuando a un tipo de derechas no le gustan las armas, no las compra y listo. Cuando a un tipo de izquierdas no le gustan las armas, quiere prohibirlas hasta en las fuerzas armadas.
        Cuando a un tipo de derechas no le gustan los toros, no asiste a la plaza y punto. Cuando a un tipo de izquierdas no le gustan los toros, intenta prohibirlos y dedicar las plazas a mítines de su partido.
        Cuando a un tipo de derechas no le gusta el tabaco, no fuma. Cuando a un tipo de izquierdas no le gusta el tabaco, no descansa hasta intentar vetarlo para que nadie fume.
        Cuando un tipo de derechas es homosexual, vive tranquilamente su vida sin molestar a nadie. Cuando un tipo de izquierdas es homosexual, hace ostentación de ello participando en desfiles y exigiendo además una subvención publica.
        Cuando un tipo de derechas tiene problemas en su trabajo pide la cuenta y se marcha. Cuando un tipo es de izquierdas, levanta una queja por acoso laboral y hace huelga contra la discriminación de que fue objeto con el apoyo de su sindicato.
        Cuando a un tipo de derechas no le agrada un programa de televisión, simplemente la apaga o la cambia de canal o se va a la cama. Cuando a un tipo de izquierdas no le agrada un programa de televisión, demanda judicialmente al canal que emite el programa que no le gusta, por ser manifiestamente “facha”.
        Cuando un tipo de derechas es ateo, no va a la iglesia, ni a la sinagoga, ni a la mezquita. El de izquierdas es ateo, no quiere ninguna alusión a Dios en ninguna parte, en ninguna esfera pública, y protesta contra las religiones y sus símbolos (salvo contra el Islam porque no tiene narices)
        Cuando un tipo de derechas tiene problemas económicos, trabaja todo lo que puede, intenta pagar todas sus deudas. El de izquierdas le echa la culpa al gobierno, (si este no es de izquierdas claro); a los empresarios, a la burguesía, a los bancos y al capitalismo, a la globalización, a los americanos, a Felipe II, al Papa, a Franco, a los extraterrestres…

  26. La historia real es que muchos republicanos murieron por defender el orden constitucional, ya que el sistema político emanó de las urnas pero como eso iba a hacer perder los privilegios de la Iglesia y la Monarquía se levantaron en armas… fue una guerra contra el pueblo llano, una guerra de ricos contra pobres. Los que no quisieron la democracia fueron los fascistas y esa es la diferencia. No es lo mismo defenderse que atacar. Está claro que cuando uno se defiende también puede cometer atrocidades pero no es lo mismo, defender un estado para todos especialmente los menos favorecidos que defender los privilegios… de ahí que sea reprochable un acto de esa naturaleza y se prohíban en otros países de nuestro entorno. La libertad no puede implicar ensalzar cualquier cosa. Aunque los comunistas hayan cometido también actos de barbarie no hay que olvidar que buscaban el bien común, no sus privilegios…

  27. De esto tiene que haber mucho más, por que de lo contrario todo se va al “garete”. Al paso que vamos no dentro de mucho no existirá la España que todos hemos conocido. Así que en las próximas elecciones todos tendremos que votar a la auténtica derecha como está pasando en Francia y con menos propiedad que nosotros .”A los de la deriva nacionalista”, hay que pararlos ya

  28. Qué fascista y manipulador es el Alfonso Arteseros. “Eran tiempos de violencia terrorista y separatismo”, dice el muy jeta. Claro que sí tío, y a esa violencia terrorista bien que contribuyeron las huestes de don Blas y otros grupúsculos fascistoides bien conectados con un aparato policial trufado de ultras y torturadores. Se cuentan por docenas las personas asesinadas por la extrema derecha durante la transición; y eso sin hablar de los casi 200 muertos provocados por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. La memoria de España de algunos es bastante flaca y selectiva. Por supuesto, don Blas animaba la violencia con su oratoria frenética. Ahí va un ejemplo: ” Sí; tiempo de arcángeles para una batalla espiritual y cósmica, en la que no caben neutralismos, posturas equidistantes y moderadas, egoístas e inútiles torres aisladas de marfil. Estamos en vísperas de la batalla.” Los discursos de Blas eran, además de una mala imitación de la retórica de José Antonio, una instigación constante a la acción directa.

    • Es verdad, Sabino. Todos estos radicales se envuelven en la ancianidad en el paño de las buenas maneras y la compasión que inspiran sus canas, pero es un volcán durmiente, basta con oír sus incitaciones a la violencia, que bien sabían entender sus seguidores de FN

  29. Ha muerto Blas Piñar. El Gobierno no va a atrever a decretar duelo nacional, pero no será por falta de ganas. Tanto halago de los peperos suena a música conocida

  30. Si se vivió en el franquismo, no debe desconocer lo que este régimen significaba y que detrás de buenos modales, hipócritas y simulados, se escondían instintos de violencia, imposición de ideas a la fuerza y desprecio absoluto hacia opiniones diferentes. El parlamentarismo, del cual formó parte Blas Piñar, no vino como consecuencia de su aportación a la democracia, sino todo lo contrario. La democracia tuvo que soportarla y fue el gran fracaso del partido político Fuerza Nueva que consiguió un solo diputado; Blas Piñar. Que Dios lo guarde en su gloria

    • Puedes discrepar con alguién por su ideología, pero si ves que es coherente lo que dice y lo que hace, hay que admirarlo. Por su coherencia. No como ahora que dicen una cosa y piensan otra

      • Vale la duda de que tal vez fue un hombre fiel a sus ideas, pero éstas estaban muy alejadas de la normalidad. No fue ni buen político ni buen ciudano. Jamás respetó las opiniones de los demás

  31. Que alguien sea coherente con sus ideas no es a priori ni positivo ni negativo. Habrá que examinar la naturaleza de esas ideas y la situación del momento. Yo creo que un cambio de ideas para salvaguardar un bien mayor es algo necesario y una actitud digna del mayor elogio. Y lo contrario, empecinarse en algo que no tiene salida, la más perjudicial de las estupideces. A mí pocas cosas me resultan más desagradables que el bruto cargado de “razón” y dispuesto a salirse con la suya caiga quien caiga. Será muy sincero en sus ideas, sin duda, pero su comportamiento, si además es secundado, suele tener consecuencias nefastas para todos. Muy fieles a sus ideas fueron Hitler, Pol Pot o Torquemada. Para desgracia de quienes fueron sus contemporáneos. Con el fanático y en el fondo poco inteligente Blas Piñar pasó algo parecido: tan coherente quiso ser con su tradicionalismo anacrónico que aniquiló las posibilidades de futuro de la derecha radical española. Fue el peor enemigo de la causa que defendía, para suerte de la democracia española. Casi siempre es mejor el oportunismo ajustado a la realidad que el fanatismo.

    • Pues ahora parece que la familia de Blas Piñar ha creado una fundación para promover su obra. Con tal de que no promuevan nada fuera de la ley, y que no pretendan usar esa “fundación patriótica” para escamotear impuestos…, por mi como si hacen una fundación para promover la memoria del Ratoncito Pérez.

      • En un país como un mínimo de dignidad este sujeto execrable y sus diarreas mentales estarían prohibidos. Un delincuente infumable que dedicó toda su vida a intentar propagar una ideología repugnante cuya influencia vemos todos los días en cada una de las decisiones del partido mangante y totalitario que tiene al país sumido en la mayor de las desgracias sociales.

      • Scorpions, la grandeza de la democracia es que respeta el derecho que la ley da a todos, incluyendo a aquellos que no respetan a la propia democracia. Lo que hay que hacer es vigilar que la familia no pretenda usar “la memoria de su padre” para escamotear impuestos a través de esa “fundación patriótica”, que para eso suelen servir muchas fundaciones.

  32. No te molestes, Vanessa, no pueden entender algo tan básico como eso. No se trata de defender el ideario ultraderechista de este hombre sino poner de manifiesto que los que se sienten ofendidísimos porque sea legal tener instituciones como esas, se encuentran muy cómodos conque haya otras de extrema izquierda que defienden la obra de Stalin, el régimen de Corea del Norte etc. Amigos, si se trata de defender la democracia y aborrecer los totalitarismos, hay que meter en el mismo saco a todos, incluyendo a los dirigentes políticos republicanos que defendían la dictadura del proletariado, las torturas y asesinatos y las checas, porque ¿no he visto ninguna crítica a la CNT-FAI? y esos tenían sangre encima como para llenar piscinas.

    • En cualquier país mínimamente civilizado que ha sufrido un régimen fascista (por ejemplo Alemania, Italia…) lo normal ha sido juzgar y castigar a sus responsables y cúpulas de poder ( en dichos ejemplos, con la horca), hacer limpieza en la policía (casi siempre cooperadores de dichos regímenes y por ende torturadores), el ejército, etc… Aquí sin embargo les dejamos formar partidos (AP, luego PP, Falange etc.) y hacer diputados a los que firmaron y apoyaron cadenas de muerte y después a sus hijos (sólo hay que mirar los apellidos de los miembros de la bancada del Gobierno), los que torturaban en las comisarias se quedaron en ellas y el ejercito siguió lleno de elementos preconstitucionales aún después del 23F…Y ahora esta desfachatez, mientras las victimas de 40 años de régimen asesino se pudren en las cunetas…Cada día me da mas asco y pena este país de 4ª…

    • Trick y Vanessa, ESTA ERA LA POLÍTICA DE FN Y BLAS PIÑAR. El 6 de octubre de 1977 un militante de FN mata de un ladrillazo en la cabeza a Miquel Grau que pegaba carteles para la convocatoria del día nacional del País Valenciano (9 de octubre). Asistir al cine para ver determinadas películas sirve de excusa para desatar su violencia. El 29 de abril de 1979, a la salida del cine Tívoli de Madrid, donde se exhibía Siete días de enero (película sobre la matanza de Atocha), Andrés García, de 18 años, militante de las Juventudes Comunistas muere como consecuencia de las puñaladas asestadas por un grupo de neonazis que resultarían pertenecer al Frente de la Juventud. Jorge Caballero Sánchez es también asesinado en Madrid el 28 de marzo de 1980 a la salida de un cine. Los periódicos comienzan a recibir paquetes bomba. El 20 de septiembre de 1977 estalla una bomba en el semanario satírico El Papus matando a su conserje, Juan Peñalver. El 28 de octubre de 1978, un comando de Fuerza Nueva envía un paquete bomba al diario El País resultando muerto el conserje Andrés Fraguas e hiriendo a otras dos personas.

  33. Lo sucesores de Blas Piñar siguen haciendo de las suyas. La Fiscalía de Valencia archivó las denuncias contra el partido ultra España 2000 por sus repartos de comida “sólo para españoles”, que han tenido lugar en varios puntos de Valencia. Pese al mensaje claramente discriminatorio del acto, celebrado por una ONG del partido, no se produjo incidente alguno y por lo tanto “no concurren los elementos del tipo penal que pretendían los denunciantes debido a la escasa incidencia del hecho en sí, en cuanto a alteración de la convivencia mediante la provocación al odio o a la discriminación por motivos xenófobos”. El mismo trato que se da cuando hay actos con banderas catalanas o vascas.

    • Me pregunto si estamos ciegos. Si se muestra una svástica por parte de partidos fascistas o de extrema derecha, se cierran los ojos y se les permite hacerlo “para evitar choques”. En cambio si alguien muestra una estelada o senyera catalana, entonces la cosa cambia y se les mete en la cárcel unos días y se les castiga con una multa de 4.000 euros, por provocar !

    • La Fiscalía de Valencia está vendida a la iniquidad reinante frente al fascismo y la xenofobia. Es la Fiscalía de ellos, la de los filofranquistas que impusieron “su orden” en la Transición.

    • Pues adelante con la denuncia ante la Comisión Europea, y no parar en los tribunales europeos, e internacionales, hasta que se haga Justicia real, y se considere delito la exhibición de simbología nazi, fascista (como en otros estados). Es increíble la inacción por parte de las instituciones públicas, judicatura, poder legislativo respecto a este tema. Es incomprensible desde un punto de vista democrático (real, no sólo teórico), de derechos humanos, etc. Inaceptable la permisividad ante estos hechos.

  34. Hace 25 años que desapareció Ava Gardner, con la que Blas Piñar tuvo un sonoro incidente en Madrid del que se ha especulado mucho. Ella venía a liarla al Madrid de esa época, a beber, bailar, comer y ser los reyes del mambo… ahora se irían a Marrakesh o alguna isla perdida. Y tuvo que cruzarse con Blas.

    • Garbo y Dietrich son de una época en la que no existía la cirugía plástica, que estaba en su etapa incipiente (años 30 y 40) para reparar daños de guerra y accidentes… Rita simplemente se tiño el pelo de rojo y se hizo una sesiones de electrolisis para elevar la linea capilar…. si tu llamas a eso ser ¨esculpida¨ por la cirugía…. Gente como Ava Gardner eran diosas (véase en Pandora y el Holandés Errante como demostración).

    • En Madrid aún se recuerdan sus largas noches de alcohol y flamenco. Se enumeran amores y amantes, o se evocan las sonoras broncas que mantuvo con el General Perón cuando eran vecinos. Ava Gardner adoraba vivir en España porque, según decía, era un país que tenía sus mismos defectos. Sin embargo, en los más de diez años que pasó entre nosotros, no solo hubo fiestas y alegría, sino también muchas horas de soledad y grandes dosis de amargura.

  35. Están dosificando el golpe. Y ahora, para sazonar la paella golpista, el hijo de Tejero en el Consejo de la Guardia Civil. No es broma, esto solo acaba de empezar; es burla y chulería, es pavoneo de un gobierno de matones, Albiol es el molde y sus NNGG en foto y saludo fascista las réplicas. Se están preparando y quieren que lo sepamos sin el menor atisbo de duda, quieren meter miedo y quieren ese voto del miedo para si.
    Están acabando con la democracia por la vía de la burla de bufón de la corte, la deslegitimación de las instituciones, el ninguneo del parlamento, el abuso, la trampa, el engaño, la felonia, se están riendo en nuestra cara, retorciendo el sistema y ostentando impunidad en fraude de ley.

    • Sería sano que hiciera como su emérito padre Juan Carlos en el 23F, una confirmación de voto en su vocación democrática, pues a fin de cuentas Tejero ha vuelto, esta vez en las botas de su hijo, ascendido al rango de coronel tras homenajear otro 23F a su golpista padre. Yo seguiría sintiéndome Republicano pero para los ciudadanos de este País sería sin duda tranquilizador, y de agradecer el detalle, más allá del ringorrango formal de la realeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s