La pandemia franquista

No sé cómo se enseñará a los actuales alumnos de Bachillerato la reciente historia de España. En mi época simplemente no se explicaba. Nunca se llegaba. Todo lo más llegábamos al siglo XIX en que se nos exponía linealmente todos los pronunciamientos y revoluciones, períodos conservadores, liberales, progresistas, constituciones, guerras carlistas, alternancias… Como mucho, la 1ª República. No era casual. Era como un intento de meternos en la cabeza que la Historia de nuestro país era muy complicada y liosa y no valía la pena seguir invirtiendo tiempo y paciencia en intentar comprenderla. De paso, se indultaba el nada glorioso siglo XX cuyo estudio serio y riguroso solo podría deprimirnos por las inmensas tragaderas demostradas por el heroico pueblo español para con unos poderes formales y fácticos que siguen presentes hoy. Casi mejor. No era exhibible.

Intuyo que el relato pedagógico será el mismo cuento que nos han contado tantas veces que ya es casi versión oficial: Franco, encarnación del Régimen nacido de la Guerra civil y que finalmente se tecnificó y dulcificó en su última etapa, se murió en Noviembre de 1975. Y ante ello un Rey, que no se sabe de dónde salió, nombró Presidente del Gobierno a Suárez, siempre bien tratado, para que dirigiera una operación de transición a la democracia. Que se inició con una votación de las Cortes franquistas y concluyó con la redacción de una Constitución que instauró una monarquía parlamentaria. Con ello se puso fin al franquismo, salvo en todo caso el oprobioso incidente del 28F, que fue un fracaso. Y colorín, colorado… España se integró en Europa y se constituyó en una democracia avanzada en la que finalmente PP y PSOE se alternaban en el Gobierno. ¡Somos un modelo universal y exportable de transición desde un régimen autoritario a un régimen democrático!

Demasiado simple ¿no? Es la teoría del azucarillo que se disolvió en el vaso de agua y que cuando se pone en cuestión se rebate con el argumento de que el paso del tiempo todo lo mata. Olvidando que la muerte sólo afecta a lo biológico pero no a los intereses, las ideas, las visiones cosmológicas que se transmiten  a lo largo del tiempo más allá de los hombres e incluso las generaciones.  Lo que los filósofos marxistas denominan la reproducción de las condiciones históricas.

Esa versión lineal, ahistórica y acrítica resulta de todo punto insostenible:

Y todo mentira. El franquismo nunca se dulcificó. Casi agónico el Dictador aún firmaba penas de muerte. Las cinco últimas a fines de Septiembre de 2015.

El supuesto principio del fin del franquismo ha de situarse en fecha anterior a la muerte del Dictador. Cuando Mr. Kissinger advirtió que el apoyo americano al Régimen era improrrogable y no se aventurarían con sucesores “mortis causa” como Carrero o cualquier otro. Que de algún modo la cosa había durado demasiado, incluso para ellos. El “hasta aquí hemos llegado” implicaba como contrapartida el compromiso de apoyo desde fuera y desde dentro a un cambio controlado, que no comprometiera sus intereses.

Tampoco el Rey Juan Carlos o Adolfo Suárez eran el fin del franquismo. Uno y otro estaban marcados por la Historia con el franquismo en virtud de haber juramentado ambos las Leyes Fundamentales del Glorioso Movimiento Nacional y la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado que consagraba, a expensas de Don Juan de Borbón, la reinstauración monárquica. Más el Rey como depositario de la legitimidad histórica derivada de la victoria en la guerra civil que le convertía en cabeza del aparato estatal franquista (Ejército, Partido único, Sindicatos únicos, Aparato judicial, Administraciones publicas…). Propiamente, ambos eran las secuelas.

El diseño de la operación era bastante elemental. Un partido rector, la UCD, auténtico puzzle de partidos de derecha reformista, centro derecha y centro izquierda, financiado entre otros por los saudíes merced a la intercesión del Rey. Un partido anclado en el franquismo, residual, la Alianza Popular de Fraga y sus siete magníficos, que votaría finalmente que no a la Constitución, financiado fundamentalmente por el gran capital nacional salvo la oligarquía financiera que financiaba a todos, pero no por igual. Y un partido legitimador, el PSOE que tras romper con el sector histórico y expulsar a los “militant”, era una tábula rasa, una estructura a rellenar a partir de la dirección de un joven Felipe González menos adherido a los principios, dispuesto a deshacerse de cualquiera de ellos, que a los finales. Y  a aprender rápidamente lo que fuera menester. Con la impagable financiación de la Fundación Friedrich Ebert fundamentalmente aportada por dos ultraderechistas alemanes (Friedrich Karl Flick, hijo de un nazi criminal de guerra condenado en el Tribunal de Nüremberg, cuya fortuna provenía del espolio nazi, y Eberhard von Brauchistch,, hijo del general nazi que fue Jefe del Estado Mayor de Hitler).

El pacto en su diseño era un pacto radicalmente anticomunista en sus componentes internacionales y nacionales. Antidemocrático y excluyente de todas aquellas fuerzas políticas que el estatus quo consideraba inconvenientes.

Pero algo, determinante, no funcionó y hubo que cambiar el guión. El asesinato y la movilización para el entierro de los Abogados de Atocha (26 de Enero de 1977) y la legalización del Partido Comunista de España (9 de Abril de 1977), que Fraga Iribarne llega a calificar como Golpe de Estado, dan lugar a que se desencadenen las sinergias que desembocarán en el Golpe de Estado de 28 de Febrero de 1981. Se inicia la destrucción de la UCD, desde fuera y desde dentro, y la caza de Adolfo Suárez, quien a estas alturas se había creído el papel de redentor en un viaje ideológico hacia adelante, hacia el futuro. En este proceso se implican  AP, el PSOE, la cúpula militar, el propio Rey y sectores de la UCD. En ese contexto golpista y de resistencia a la dimisión de Adolfo Suárez, el Golpe del 23F es el empujón final que le coloca en la puerta de salida. Tras él hay datos de que, al parecer, latía la idea no suficientemente madurada de un Gobierno de concentración con el General Armada en la Presidencia, Felipe González en la Vicepresidencia y Fraga Iribarne en el Ministerio del Interior. La solución final, el triunfo real del Golpe, es la dimisión del Gobierno y la convocatoria de elecciones que facilita el acceso electoral al Gobierno del PSOE por primera vez, en 1982. De este modo el Pacto inicial se deshace de Suárez y la UCD y postula una nueva alternancia en el Gobierno de PSOE y AP que, por razones de cosmética, cambia su nombre por el de PP.

A estas alturas el PSOE aún despertaba pocas sospechas y concitaba esperanzas. Felipe, en su recorrido hacia atrás, hacia el pasado al revés que Suárez, se había deshecho del marxismo, de la política de no entrada en la OTAN, había participado en los Pactos de La Moncloa de 1977, contribuido a la destrucción de la UCD y al derribo de Adolfo Suárez por todos los medios y haberse postulado para el referido Gobierno de concentración, etc. Ya sólo le quedaba por dar algunos, pocos, pasos para demostrar que se había convertido en el deseado “hombre de Estado” que podía gobernar el país: meter, no impedir o no enterarse de que su partido chapoteaba en la corrupción (en la que por otra parte estaba desde el inicio) y desarrollar, no impedir o no enterarse de la continuación de las políticas de “terrorismo de Estado”.

En todo este proceso hay efectivamente la proclamación de unos derechos y libertades fundamentales y el establecimiento de un marco constitucional que permiten hablar de un marco de democracia formal. Pero no es menos cierto que hay una conservación absoluta, inalterada de los poderes de hecho, de las ideas y los valores  que soportaron el franquismo en un marco material al que el PSOE se había incorporado plenamente. Y del que sólo ha escapado real y efectivamente con Pedro Sánchez. Ese es el mérito de Pablo Iglesias y los suyos y la causa del odio sistémico que desde el sistema le profesan. Haber resituado al PSOE.

Hablar de nostalgia franquista es tanto como ignorar que el franquismo nunca se ha ido, que vive entre nosotros y que se encarna en millares de “franquitos” que unos golpean cacerolas y otros non, como los pimientos de Padrón.

Sí hay algo que últimamente me llama la atención y no quiero dejar de subrayar. La curiosa mistificación de las dos corrientes ideológicas más importantes del franquismo e históricamente antagónicas: la falangista, más laica-republicana-activista-violenta, y la tecnócrata más dada al estudio-meapilas-indiferente-sibilina. El híbrido falango-opusdeísta, al que responden personajes como Diego Pérez de los Cobos o el ex ministro Jorge Fernández Díaz. Nacionalcatolicismo para dar y tomar. Es de esperar que estas hibridaciones, como las mulas manchegas, resulten estériles [Antonio Seoane].

50 pensamientos en “La pandemia franquista

  1. En estos días de distanciamiento social parecen solaparse la pandemia del covid 19, que está exigiendo el esfuerzo del Gobierno y de toda la sociedad para atajar un mal generalizado de origen sanitario y con consecuencias sociales y económicas nunca antes conocidas, con maniobras pregolpistas o preparatorias de un golpe de Estado. La oposición absoluta y radical de PP-VOX a colaborar en la resolución de tan graves problemas, incluida la adopción de las prórrogas del estado de alarma y de medidas de confinamiento y desescalada, y la asunción de una oposición de principio cuya única finalidad es el desgaste del Gobierno y la convocatoria de elecciones en el 2021, es algo que carece de parangón en nuestro contexto europeo. Olvídense de que convocatoria de elecciones y golpe de Estado sean conceptos antitéticos, para lo que bastaría recordar que el ascenso nazi se produjo en las elecciones de 1930 en que el NSPD consiguió alzarse con el segundo lugar con un 19% de los votos, tras el SPD. Merced a su entendimiento con los conservadores (que aquí parece garantizado no sólo porque comparten o se apoyan en Gobiernos territoriales y municipales, objetivos y usan el mismo lenguaje sino porque son hijos de la misma madre).

  2. Cuando la oposición no se limita a políticas negativas de no colaboración que empujan al Gobierno a pactos que luego censuran como extravagantes, sino que está practicando políticas activas como la convocatoria o el apoyo a manifestaciones públicas en un momento que resulta difícil entender que sea el más apropiado, la crítica inoportuna en estos momentos o el llamado sabotaje judicial (inflar a querellas, ya son cuarenta y cinco, a quienes gestionan la crisis y carecen de tiempo hasta para defenderse, sembrando inquietud y hastío e intentando provocar el error a sabiendas que los errores en la lucha contra la pandemia no son cifras en un balance económico, que también, sino vidas).

  3. PP y VOX están compitiendo en abordar las distintas áreas que han de integrar una estrategia golpista según los más elementales manuales de la técnica del golpe de Estado:
    -La apropiación de los símbolos comunes
    -La asunción de facto de una representación general que no les corresponde en proporción a sus resultados electorales
    -La representación política en las instituciones elegibles para utilizarlas como altavoz,
    -La apropiación o alineación de medios para la creación de opinión pública y fomentar el descrédito del gobierno (incluida granjas de bots y fakes en internet),
    -La creación de un aparato de propaganda para difusión de sus consignas, confrontar y difamar a los demás agentes políticos,
    -El establecimiento de lazos y conexiones fluidas y sólidas con el poder económico y la Iglesia,
    -La infiltración y manipulación de los poderes e instituciones del Estado, y el Ejército, las Fuerzas de Seguridad del Estado y los servicios secretos,
    -El establecimiento de redes de financiación y apoyo internacional,
    -La toma de la calle,
    -La creación de fuerzas de choque,
    -El ejercicio de la violencia,
    -Los actos de provocación incluso violenta para imputarlos a sus adversarios…

  4. Solo ayer en EEUU murieron 1.400 personas por Covid-19, y estamos a finales de julio, no en febrero o marzo que es cuando la gripe tiene más afección. Si seguimos la tendencia, los números son devastadores, y eso que se toman medidas. Si en noviembre seguimos sin novedades respecto a una vacuna tendremos un invierno movido. La incredulidad ante la lógica de la evidencia empírica que muestran algunos es preocupante. ¿Cuántos tienen que morir para tomarse esto en serio?

  5. La gran suerte de España en esta pandemia es que el rey visita las zonas afectadas para dejarlas exactamente igual de cómo estaban antes de su vista; de manera que nada aporta en ningún lugar. Un florero de vacaciones.

  6. Hay que aprender a convivir con este virus.
    Hay que tomar mesuras de protección, pero la gente tiene que ir a trabajar, comprar y gastar.
    El trabajo que se esta destruyendo va a tardar años en recuperarse.

  7. La presidenta de la Comunidad de Madrid, que el año pasado confesó echar de menos los atascos nocturnos, ha soltado una nueva ocurrencia. Isabel Díaz Ayuso anunció este martes su intención de instaurar una cartilla covid-19 que identifique a los ciudadanos que hayan superado esta enfermedad para que puedan “seguir su vida normal”. Un planteamiento que rechaza la comunidad científica por múltiples razones. En primer lugar, porque no está nada clara la inmunidad que genera el coronavirus, ni cuánto tiempo duran los anticuerpos, además de que no está descartado que quienes hayan sufrido este virus puedan reinfectarse. La ocurrencia de la dirigente del PP tampoco tiene en cuenta que las pruebas no son fiables al 100%, por lo que repartiría este pasaporte serológico a gente que podría ser contagiosa. Y, al margen de los problemas legales que esto conlleva, supondría un incentivo para que personas sanas buscaran intencionadamente la infección bajo el pretexto de que después serían libres para hacer lo que les dé la gana. Todo un despropósito made in Ayuso.

  8. Díaz Ayuso: “No descarto que en el futuro saber tu inmunidad sea necesario para el empleo”. La presidenta madrileña defendió su idea de la ‘cartilla Covid’ en una entrevista en la COPE. De momento es un proyecto piloto de la Consejería de Sanidad.

    • Isabelita, rica, para eso habrá que cambiar antes la Constitución, ¿no? Bien que os hartásteis de decir que no se podía discriminar a nadie por tener SIDA. Y ahora resulta que discriminar a los que tienen coronavirus es guay.

  9. A mí me resulta simpática la postura infantil de tantos izquierdistas que se ponen furiosos cuando la gente sencillamente no les vota. A ellos, que tienen la superioridad moral por decreto divino. Pero no tienen votos. Hay una democracia, se presentan candidatos y partidos y los electores votan libremente, sin ninguna coacción y con todas las garantías legales. El escrutinio de los votos es irreprochable y jamás ha sido puesto en duda excepto en casos menores completamente normales en cualquier democracia. En este país desde 1977 han gobernado la nación, las autonomías o los ayuntamientos, o tenido diferentes parcelas de poder político a distintos niveles institucionales, partidos del signo ideológico más diverso: de derechas, de izquierdas, de centro, nacionalistas, regionalistas o separatistas. Incluso los partidos secesionistas que niegan la soberanía nacional española y por lo tanto la legitimidad de sus instituciones aceptan en cambio pragmáticamente participar en la vida política, sentarse en los sillones del odiado Estado “opresor” y ganar sus sueldecitos. Al final, los que más truenan contra la democracia “formal” son los que con más formalidad ocupan si pueden cargos de responsabilidad política. El caso de Podemos, que ha pasado olímpicamente de la revolución pendiente al sillón ministerial ejerciente, es paradigmático. Evidentemente, como la democracia formal es la verdadera democracia en cualquier país, nuestros izquierdistas más montaraces se inventan una pervivencia del franquismo entre los intersticios de la sociedad y las instituciones democráticas para justificar el hecho demostrado de que la gente pasa olímpicamente de ellos. El franquismo, en su interpretación, es una especie de enfermedad hereditaria, que se transmite de generación en generación, y que provoca la no existencia en España de una democracia “real”. Realmente, esto último significa que estos izquierdistas quisieran mandar más de lo que mandan. Pero deben fastidiarse, porque la gente, tan “franquista” ella, no les vota, o no lo suficiente. Es de risa. Cómo se quejan los pobres. Cuántas pretensiones tienen.

  10. Se debería construir una biblioteca de documentos sonoros con las declaraciones más relevantes de los protagonistas de la “transición a la democracia” para unos, “maniobra de alejamiento de un gobierno de izquierdas que negaría democracia y derechos humanos” para otros. Por ejemplo, sería bueno que los jóvenes españoles oyeran de labios de Santiago Carrillo frases como ésta: “La legalización del PC no se habría logrado sin la insistencia de Felipe, que llegó a decirle al Rey que sin el PC no hay abanico democrático”. Sin embargo, está claro que el PSOE nunca consideró al PC como una herramienta democrática ni garantista de los DD.HH. (“un invento de la burguesía”, decían entonces). Otro tema espinoso era la propuesta de juzgar los crímenes de la Guerra Civil. Carrillo dijo que “juzgar los crímenes del franquismo es obligatorio. Pero intentar juzgar los actos bélicos de miembros del PC nunca se conseguirá, porque eso sería poner a los militantes del PC en pie de guerra. No olvidemos que en la II República la pena de muerte era legal.”

    • Si se hubieran juzgado los crímenes de los activistas del PC objetivamente y con garantías (evidentemente, los consejos de guerra franquistas eran meros asesinatos legales de una dictadura), Carrillo se debería haber sentado ante los tribunales como uno de los principales responsables del asesinato de unas 2500 personas en Paracuellos durante el largo noviembre de 1936. A estos presos inermes ningún tribunal los juzgó y fueron despachados porque su liberación por los rebeldes se creía próxima. Esta liberación se entendía como un regalo inmerecido a Franco, que así obtendría cuadros para su incipiente administración. Conclusión: lo “mejor” era quitarlos de la circulación por las bravas fusilándolos en masa, siguiendo así las sabias medidas profilácticas del padrecito Stalin en la lejana, nevada y ensangrentada Rusia roja. En una guerra total el terror se justifica por sí mismo sin necesidad de darle muchas vueltas. Así pensaban muchos de uno y otro bando. La urgencia, el miedo y el deseo de revancha llevaba al crimen masivo en ambas retaguardias. Porque es claro que en una guerra civil sucia como fue la española todos cometieron crímenes, y los vencedores, ni te cuento. Creer hoy día que el mal absoluto estaba en un bando y el bien puro en el otro es aceptar como bueno el maniqueísmo de la época. Precisamente, el paso del tiempo, el enfriamiento de las pasiones y la perspectiva histórica permiten entender el pasado, por atroz que haya sido, sin necesidad de justificar retrospectivamente ninguna barbaridad. Pero hasta las peores atrocidades tienen sus causas que deben ser analizadas. Incluyendo, por supuesto, las razones y sinrazones de los criminales. Y también el horror insoportable de sus pobres víctimas. Todo ayuda a entender. El terror político no es cosa de locos sino de fanáticos. El problema de la risible MH es que convierte en contienda política del presente hechos del pasado incomprensibles fuera de su tiempo, ya muy lejano del nuestro, menos mal, con otros valores y creencias. Es utilizar anacrónicamente el pasado para el enredo político. Carrillo fue, como todos, un personaje prisionero dentro las circunstancias de su época, que en parte eligió y en parte se le impusieron, que vivió una guerra civil atroz, en donde muchos de sus camaradas fueron asesinados, que creía con unción religiosa en la fe que vino de Rusia, y que en un determinado momento extremo, cuando llovía muerte desde los cielos sobre los tejados de Madrid, decidió facilitar un exterminio político que él seguramente no decidió, aunque sí aceptó sin problemas. Este Carrillo de 21 años no era el político astuto y experimentado que facilitó mucho más tarde, ya curado de espantos, el establecimiento de la democracia en España, haciendo gala de un pragmatismo admirable. Carrillo merece calles, creo, pero tiene su historia negra, como tantos otros políticos de su época. Pero si se trata de “enjuiciar” el pasado, al banquillo metafórico deben subir responsables e irresponsables de todos los bandos. Algo que los chiquillos de la MH no entienden. Porque ellos leen la historia como un tebeo. Y encima son algo tontos.

  11. Catalunya versus España, España versus Catalunya…. Estamos contemplando un Gobierno derruido y la colonia derrumbada. Ambos impotentes ante el mundo, y lo que es peor ninguno dando su brazo a torcer. Para más surrealismo se les suma la propia monarquía mareando la perdiz en una puñetera reunión que no le va ni le viene, cosas de asesores de imagen. Allí, haciendo el paripé, como aquel mal humorista, el de “Yo sigo….” participando con todos y dando consejos morales, con un bla, bla, bla de siempre sobre una unidad indivisible que nunca ha existido y que además ellos han expoliado como buenos borbones. Y todo ello para seguir aun agarrándose a la teta y demostrando entre todos que si hay una unidad, la de seguir cobrando cada mes, cosa que se está haciendo cada vez mas improbable a mucha ciudadanía. Un grupo de políticos nefastos, ineficaces en todos los sentidos montando una farsa que todo el mundo al final descubre y que te hace ver con claridad que con esa gente no hay futuro alguno, pues solo están luchando por el suyo, el de cada uno de ellos.
    Pero señores, aún con eso hay fanatismo por ambas partes. Si, como con el fervor religioso, pues lo mismo. Y si. Es así, por mucho que ahora los vascos vayan de salvaguardas de la patria, lógicamente a tarifa mercado….. pero sin iva. El problema se hace más acuciante puesto que pronto estaremos a puertas de otoño y la cosa no pinta bien. Nada bien, ni política ni económicamente hablando. Sobre todo el gran problema surge ahora cuando esta teta está más seca que una pasa y no da para todos, por muchos fondos recibidos algunos de ellos con letra pequeña.
    Además para otros….. el poder ver que actualmente su excursión a Itaca puede verse vetada no ha gustado. Han podido esta vez ver con más cautela (Sin expertos como Romeva) que a nivel internacional estos culebrones ya no molan, sino que dan mal ejemplo. Y de bien seguro no quieren –ya lo dijeron- que los miembros crezcan injustificadamente según ellos. Entonces? Caramba, cabe preguntarse qué pasará? Que vamos a hacer? Buena pregunta. Pues lo mas fácil, uníos de nuevo después de las elecciones, pelillos a la mar, a cobrar que son cuatro años y al poble que el donguin, perque lluitar per la Republica requereix molt esforç.
    De unos y otros puedes esperar cualquier cosa, pero nada bueno para la población, pues somos meros ratones de laboratorio para sus experimentos. Al fin y al cabo aunque las ideologías sean dispares como el color de los ratones, de realidad solo hay una, ser los damnificados. Por tanto no hay colores solo hay y habrá víctimas.

  12. El reparto territorial de los fondos será problemático y habrá cortocircuitos porque el reparto se rige por criterios políticos, no técnicos o estrictamente económicos, y porque ese marco propicio en el que se llevan a cabo todos los repartos de la España autonómica es una tómbola.
    Le daré tres pistas. Una. La reforma del modelo de financiación se tenía que haber abordado, por ley, en 2014. Toma marco. Dos. La Comisión Bilateral Generalitat-Estado se debería celebrar “al menos dos veces al año y siempre que lo solicite una de las dos partes” (Estatut, Art. 183.4), y no de uvas (2011) a peras (2018). Pero ya se sabe que lo que diga el Estatut, una ley orgánica del Estado, y pongo al TC del PP como testigo, es perfectamente forropasable. Y tres. Ayer mismo. El día de la foto emilianense y la subsiguiente comilona. Después de pagarle 2.000 millones trinco-tranco a Urkullu, a quien siempre toca, si no un pito, una pelota, y de constatar con alborozo la ausencia de la cabeza de turco, incluso con mascarilla se le podían leer los labios a Sánchez: “la de millones que nos vamos a ahorrar”.
    Otra cosa, hablando de la digitalización de la economía, la transición energética y otras prioridades para todos. Ni se les ocurra invertir en placas fotovoltaicas u otras energías renovables o se las tendrán que comer con patatas, como pasó en tiempos de Apoyaré Zapatero. Enagás se va a gastar un pastón para sentar en su Consejo de Administración a un significado socialista de chaquetas giratorias precisamente para protegerse de la transición tecnológica.

  13. Una prioridad es terminar el corredor mediterráneo.
    No se trata de un reparto territorial sino de necesidades esenciales por territorio.
    Y sobre todo proyectos concretos para la modernización de la economía…

  14. Si el modelo turístico fuera de calidad y sostenible, es decir que no fuera solo de fiesta como propone el payaso de Revilla y la derecha acomplejada que solo pretende servir, habría menos contagios como ocurre en Italia o Francia.
    El turismo es oro y puede ser sostenible a la vez que rentable, y hay que promover el turismo interno de calidad, impulsar la automatización de los servicios para no tener tanta gente dependiendo del mismo sector. Automatizando también creas empleos, start ups etc… es decir, que l agente tenga oportunidad de crear y tener ideas, y no dependa tanto de la coyunturas o de lo que diga el telediario, ser independientes de verdad…uyy, que se me va la pinza, me había olvidado donde estamos!

  15. Mira que somos tontos, no aprenderemos jamás… la segunda ola ya está aquí, y luego la tercera, la cuarta y cada día más agilipollaos. Todos al bar, como imbéciles, esa es nuestra cultura!

  16. Cuando se adopta la medida de uso generalizado de la mascarilla en Catalunya aun no habían subido los contagios. El argumento esgrimido fue “que la gente se estaba relajando”. Justo a los pocos días empiezan a dispararse los contagios..
    ¿No podría ser que fuese porque la mayoría de la gente usa mal la mascarilla (y eso aumenta el riesgo).? O podría ser que, al llevarla todo el día, a la ocasión que pueden se la quitan, a lo mejor justo cuando deberían llevarla.. pero entonces ya están hasta el coño..
    Sigo pensando que el uso generalizado al aire libre es innecesario y contraproducente.

  17. A mí me parece que en este país la gente vive demasiado en la calle. Además, es aficionada al mogollón y al toqueteo. Es como si los españoles no entendieran que solos también se pueden entretener. Se puede salir a caminar o a hacer deporte en solitario sin ningún riesgo. No es necesario ni siquiera llevar mascarilla. En cualquier andurrial tranquilo uno va a su aire, está muy cerca de su casa y no hay peligro a la vista. Un poco de distancia y soledad ahora viene bastante bien. Ahora, que si se sale en masa, pegados como con engrudo, sin mascarilla o con la mascarilla en las zarpas, hablando todos a la vez, escupiéndose felizmente unos a otros, y pasando de guardar las mínimas precauciones, luego pasa lo que pasa: algún contagiado, que luego contagia a otros en una cadena sin fin. Luego, el terror. Esta comedia negra interpretada por ciertos personajes la veo yo todos los días en mi pueblo. Hay personas que son así de simpáticas. Creen que viven solas en este mundo y a los demás, que para ellas no existen, que les den. A este comportamiento incívico e insolidario tan typical spanish algunos le llaman “individualismo”; en realidad, es simple estupidez, egoísmo y ausencia completa de espíritu colectivo. Falta educación y sobra demasiado analfabeto funcional que cree “que no molesta a nadie” y que “no le toquen los cojones.” Evidentemente, son personajes de esta calaña quienes tocan los cojones al resto. De hecho, no paran de perjudicarles. Y ahora más. Últimamente, la gente se contagia en bares, besuqueos familiares, botellones y fiestas masivas de noctámbulos. Cada vez son más jóvenes los contagiados que contagian. En España se han disparado los contagios veraniegos en relación a otros países europeos por el tipo de relaciones sociales que existen desde siempre: en masa, sin pensar en los otros y sin autocontrol. Ni en Italia existe el disparate de los botellones y demás cerdadas con miles y miles de borrachos vociferantes que se “divierten” de una manera tan repugnante y animal. Alguien dijo en cierta ocasión que “el botellón es cultura.” Si el hacinamiento de gorrinos es cultura, lo será. Pero cultura debe ser otra cosa, empezando por una cultura personal que implica raciocinio, autocontrol y decidir libremente, pero siempre teniendo en cuenta el interés general, sin chulear, abusar o vociferar. En Holanda, qué malos son los holandeses etc, lo decía muy bien un ministro: aquí el Estado sugiere y recomienda más que obliga, porque se entiende que el ciudadano tomará decisiones razonables para su seguridad y la de todos. Es lo que pasa en los países civilizados, cuyos habitantes tienen interiorizadas reglas colectivas de comportamiento cívico. Las autoridades no tienen necesidad de colocar a un policía detrás de cada individuo ni de poner un millón de multas porque los holandeses son generalmente ciudadanos y no payasos gregarios que quieren hacer lo que les dé la real gana pisoteando al vecino. Esta sociabilidad española es absurda. Es propia de personas antisociales que no piensan ni por un momento en los demás, en la sociedad. Las consecuencias de esta falta de espíritu colectivo en una pandemia a la vista están: España tiene proporcionalmente el récord europeo de muertos y contagiados. Calles llenas, bares llenos, críos jugando en la calle hasta las dos o las tres de la mañana mientras sus progenitores están en la terraza arreglando el mundo, restaurantes llenos, turismo de masas, botellones, fiestas caseras sin ningún control y discotecas y lugares de ocio nocturno a rebosar. Y como digas algo, los señores se enfadan. En algunos casos, ha habido disturbios serios cuando la policía trataba de disolver a la masa irracional potencialmente infecciosa. Esto no lo arregla ni ese comité gubernamental de expertos que empezaba por no existir. Gran país el nuestro.

  18. Se repite la idea de que una tormenta perfecta descarga sobre el mundo. Los malos presagios se cumplen mientras que los buenos, así que asoman, quedan sepultados bajo el peso del parte diario de contagios. Cunde el pesimismo, esa propensión a ver el lado desfavorable de las cosas. Y otros dos conceptos asimilables: el nihilismo y el negacionismo. Este último, que en esencia describía –como el nadismo– toda negación de la realidad, ha asumido a lo largo del tiempo un significado más específico: la negación de una realidad incómoda de aceptar. Como por ejemplo, en nuestros días, la evidencia de que para combatir la pandemia con eficacia es inevitable ceder espacios de libertad que parecían irrenunciables.

  19. El Gobierno crea una Secretaría de Estado para “reforzar” el Ministerio de Sanidad. El órgano superior apoyará al ministro Salvador Illa en la comunicación de las políticas sanitarias y las decisiones adoptadas.
    El gobierno mas federalista del mundo mundial está comenzando a darle músculo al ministerio de Sanidad en la ya mas que posible retirada de competencias a las comunidades autónomas.

    • Antes de la pandemia el ministerio de sanidad era un ente dormido sin mas competencias por que las tenían las comunidades autónomas por eso hicieron ministro al señor Illa de un ministerio que no servia para nada, para premiar su trabajo en Catalunya y del que no necesitaba ningún conocimiento, Illa es filosofo y vividor de la política desde 1987. Y con estos antecedentes ya sabemos en manos de quien hemos estado durante esta pandemia …

  20. Para los que creen en el bicho, en las mascarillas y en todas las películas que Bill, Soros, Kissinger, con sus amos los Rockefeller, los Rothschild nos cuentan en sus medios de manipulación, os dejo lo que vi ayer; ayer por la mañana fui a visitar a mi padre, tiene 80 años, alzheimer, parkinson y varias enfermedades complicadas, durante los últimos dos meses que me dejaron visitarlo, mascarilla y una serie de medidas muy estrictas y solo una visita por paciente a través de una mampara de cristal, ayer por la mañana seis visitas juntas, en el jardín de la residencia, las seis mesas separadas unos cuatro metros unas de otros, y sorpresa !! mi padre y los cinco pacientes que estaban siendo visitados, todos, enfermos y familiares SIN MASCARILLA !! residencia Domusvi en Rivadumia Pontevedra, estoy seguro que aun así aparecerán los cuñados de turno a pedir la vacuna y la mascarilla.

    • Ahora cualquier artista de media petaca se cree con derecho desde su ignorancia a cuestionar sin argumentos a la ciencia, una nueva era de oscurantismo debida a borricos acéfalos con IPhone.

  21. No hace falta imaginarse cómo habría sido la gestión de la pandemia con la derecha y la ultraderecha en el poder, solo hay que ver quiénes pagaron la crisis del 2008 y cómo están gestionando esta pandemia global Trump, Bolsonaro, referentes de esta gente, o su versión doméstica, la inefable Isabel Díaz Ayuso. ¡Pobre Madrid!

  22. A ver, que nadie se engañe. La sanidad pública españole es lo que es gracias a las personas extraordinarias que trabajan en ella. Esto no es una opinión mía. Loas hemerotecas están llenas de miles de comentarios de agradecimiento. No tengo duda de que muchas personas les deben la vida a esos héroes anónimos que las han cuidado.
    Nuestros sanitarios han trabajado y han luchado mucho más allá del deber, con medios en ocasiones muy precarios. De eso no tengo ninguna duda. Y, en muchos casos, la no renovación de sus contratos (cuando pasó la primera oleada) ha sido su “premio”. Ahora ya los están llamando de nuevo.

  23. Menos lobos, caperucita.
    El coronavirus sitúa por primera vez la sanidad entre los principales problemas de Euskadi
    elcorreo.com/sociedad/salud/coronavirus-situa-primera-20200530215338-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

    El Tribunal Superior vasco sentencia que la sanidad autonómica (vasca) arriesgó la salud de sus trabajadores .
    La Corte sostiene que la falta de equipos de protección durante la pandemia comprometió a los sanitarios de forma “grave e inminente” .
    elpais.com/sociedad/2020-07-03/el-alto-tribunal-vasco-resuelve-que-el-servicio-sanitario-autonomico-arriesgo-la-salud-de-sus-trabajadores.html

  24. Si en el País Vasco, por ejemplo, más del 80% de los casos no han desarrollado síntomas ¿No estaremos entrando en una histeria colectiva? No me creo que España sea especial, que países como Italia o Gran Bretaña no tengan la misma incidencia.

  25. Casi todos los países Schengen recomiendan no viajar a España para poder hacer turismo interno y así compensar la caída del PIB.
    Eso es lo que se esconde bajo el titular.

  26. Desde aquí felicitar a Torra y Vergés, que en un ataque de alarmismo y amarillismo nunca visto empezaron poniendo un foco internacional estúpido sin límites sobre Catalunya, justo cuando tenían que llegar los turistas. En la región con más turismo de España, y una de las mayores de Europa y del mundo.
    Diría que no se puede ser más idiota.

  27. Elegir cómo hacinarte es también un privilegio. Suena el himno de España. Los móviles de más de cinco mil personas empiezan a grabar el momento de exaltación patria, algunos con mascarilla, otros sin ella, ninguno respeta la distancia de seguridad por decisión propia. Es una plaza de Toros en el Puerto de Santa María. Al coso acuden miembros del PP y Santiago Abascal a ver torear a Morante y Enrique Ponce. El líder de VOX se hace fotos con señoras sin taparse el boquino. Señoritos y consortes de toda Andalucía acuden a su momento de esparcimiento en el que todos gritan y dan olés. Que Viva España, grita la plaza. Pedro Sánchez sepulturero, piensan hacia adentro. Los contagios aumentan.

  28. En la última década hemos visto como los que presumían de patriotas con pulsera en la muñeca utilizaban los gobiernos para saquearnos, debilitar lo público en favor de lo privado y ponerle las cosas fáciles a los que tributaban en paraísos fiscales.

  29. Con una mano nos enseñaban la pulsera y con la otra nos atizaban. Para la derecha de nuestro país la patria no es más que un arma arrojadiza. Un elemento del que apropiarse y utilizar para golpear a todo aquel que piensa diferente. Alzan banderas, se dan golpes en el pecho y acusan a todo aquel que no les sigue de felón y de traidor.

  30. Los mismos que agitan la bandera son los mismos que nos abandonan. Ocurrencias han sido poner en manos de telepizza la alimentación de los escolares, las cartillas covid, subvencionar a los toreros con el dinero que debía servir para contratar sanitarios, adjudicar el servicio de rastreo del virus a empresas privadas, servir bocadillos de calamares en actos multitudinarios en el hospital de IFEMA como hicieron Ayuso y Almeida, así como las llamadas a salir de la Organización Mundial de la Salud que hizo Abascal. Ocurrencias muy ocurrentes que siempre van encaminadas hacia el mismo horizonte: debilitar lo público y fortalecer el negocio privado. O lo que es lo mismo, reducir tus derechos mientras enriquecen a las élites privilegiadas.

  31. Cuando la población aprenda al respecto ya podéis correr, que aquí el personal pasa del blanco al negro en un plis-plas. Y si, los sanitarios deben estar hechos polvo, hacer ecografías para subirlas a tik-tok, y bingos cansa mucho. Hospitales vacíos, la mayoría de centros de salud cerrados todavía. Y por cierto, en la mal llamada gripe española, murieron entre 50 y 100 millones de personas, compararlo con el coronatimo lo único que indica es que quieren infundir el máximo terror posible para que aceptemos todo, por muy descabezado que sea. y un bicho que ni han aislado todavía (reconocido por los chinos de donde “supuestamente” salio, y también hasta la OMS), ni cumple los protocolos de Koch, es decir, que científicamente no existe, resulta que saben cuando y como va a volver…Y que casualidad que es en la temporada de gripe… Pero que si ven que no les cuadra le hacen volver antes y punto.

  32. La escalada de hospitalizaciones dispara la alarma entre el personal sanitario, agotado tras meses de epidemia: “Si viene la segunda ola no sé cómo aguantaremos”. Agosto ha arrancado multiplicando por diez los contagios del final del confinamiento obligatorio, con Aragón, Catalunya y Madrid como principales focos. Los últimos datos indican que los ingresos en hospitales también están elevándose.

    • Ya han llegado donde querían, al negocio de amiguetes. Los curas en los hospitales con su sueldo y resulta que no han salido voluntarios para rastreadores y ahora privatizan el servicio. ¿Y si piden voluntarios entre los curas y contratan rastreadores sin hacer negocio? (Otro más…) Ya sabéis, este es el modelo que Casado quiere para todo el país.

    • Ya verás qué risa cuando nos enteremos de quién o quiénes son los principales accionistas o administradores de la empresa a la que les han adjudicado el contrato.

    • Que vayan tomando nota los votantes del PP, creo que no hay personaje mas inútil que la Sra. Ayuso, si solo ver como se desenvuelve en publico uno ya debería darse cuenta de lo cortita que es, con 194.000€ podría haber hecho un favor a los sanitarios en paro, pero no, mejor dárselo a los pobrecitos de la Quirón….telita.

  33. España, a la cola de Europa en ayudas a las empresas por la pandemia.
    Llueve sobre mojado y a nadie debe extrañarle. No se han hecho los deberes durante los años de bonanza. Nuestra estructura empresarial es débil, de poco tamaño y muy dependiente de sectores con poco valor añadido. Cuando las cosas van mal generamos paro como el que mas. Esto no viene de hace 1 año ni siquiera 10, viene de muy lejos. El estado – por mas que cacareen los políticos de turno – se salva a si mismo y ve a contribuyentes como naranjas para exprimir (véase los superávit de los ayuntamientos). Nuestro gran problema es que vemos al estado como el salvador de ultima instancia y esto no es así de ninguna manera, lo único que hace es perpetuar una situación que camina hacia la dependencia mas absoluta.

    • Pensiones y subsidios para parar un tren, sanidad para todos universal y no tenemos nada con que financiarlo. Todo es a cargo de un déficit colosal. Eso es España y mientras no cambien esa estructura económica iremos de mal en peor. Pues no sé si empezar paulatinamente a privatizar algún sector sería una solución. Habría que ir pensando en ello. Si no vamos a vivir agotando calidad de vida a base de déficit hasta el fin del mundo.

  34. No entiendo que todavía se hagan fiestas ilegales. Si vas sin cinturón, casi te lapidan en la plaza publica, y a estos jóvenes solo los identifican.

  35. No es que España esté precisamente para tirar cohetes en el aspecto sanitario, pero es que los demás no están mucho mejor tampoco. Las noticias que llegan en las últimas dos semanas inducen a pensar si no habrá una campaña orquestada por los demás socios europeos, de carácter mucho más político que sanitario, vaya usted a saber con qué fines, aparte de los más evidentes.

    • Dinero, en Europa siempre se busca una oveja negra que pague el pato en cada crisis, al principio de esta fue la propia Italia, ahora nosotros.

  36. Si algo está meridianamente claro en la crisis mundial creada por el covid-19 es que no hay continente, país, comunidad, grupo de edad, actividad profesional o posición social y económica que pueda permitir a nadie sentirse libre del contagio. Esto, que puede ser tachado de obviedad, no lo es tanto al parecer para muchas personas que siguen poniendo en cuestión, de palabra o de facto, las medidas que desde los gobiernos y las autoridades sanitarias se están implantando o se plantean implementar para intentar detener un fenómeno que tiene ya un dramático balance en cuanto a coste en vidas humanas y secuelas en las personas que han padecido el virus, y también en la situación económica individual y global. Los responsables insisten un día sí y otro también que la covid-19 ha venido para quedarse. Que los alcaldes y responsables municipales tengan que insistir un día sí y otro también en que este año “no tocan” las fiestas, o que se señale y se actúe con especial hincapié en aquellas actividades en la que se están produciendo más infecciones… tiene como correlato un movimiento de crítica, explícito o soterrado, de resistencia a la realidad. Incluso con el recurso a los tribunales para desactivar medidas adoptadas por los responsables públicos y autoridades sanitarias en defensa del bien común por encima de intereses particulares. Y en este caldo de cultivo, el virus, sin embargo, se mueve; y se mueve mucho más y antes de lo que se había previsto. Nadie está libre del contagio, va a costar mucho más de lo esperado retomar un pulso estable en la práctica totalidad de las actividades sociales, de ocio, deportivas, culturales, económicas… El esfuerzo está siendo grande, con unos muy elevados índices de pruebas PCR en España, con un seguimiento pormenorizado por parte de los rastreadores –aún insuficientes ante la dimensión del problema–, y con unos servicios asistenciales en guardia ante lo que puede, y parece que va a venir. Pero todo esto resulta inútil si cada ciudadano no se convierte (la mayoría de ellos ya lo son) en agentes activos que extreman el celo en sus respectivos día a día, que asumen la evidencia de que esto es una carrera de fondo y que son conscientes de que el sacrificio de hoy es el único camino viable.

  37. 3000 casos y 70 fallecidos con Covid positivo que no quiere decir que hayan muerto de Covid da un ratio de mortalidad actual que sigue bajando con fuerza . Ya pueden hacer todos los PCR que quieran, en todo el mundo los casos siguen aumentando porque es literalmente imposible frenar un virus con ese capacidad de contagio a menos que o se inmunice la humanidad naturalmente o artificialmente o se haga un confinamiento duro que provoca las ruinas de millones de personas y también muerte y merma de salud general.
    Así que menos amarillismo y titulares que incitan al pánico y más aceptar que habrá que convivir con el virus hasta que se apruebe la vacuna si llega algún día y mientras tanto mejorar la atención a los enfermos. Cuidado con las UCIs que su abuso quizás haya matado a mucha gente que se podría haber salvado sin un tratamiento tan agresivo (inducciones al coma durante semanas y entubamiento).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s