The Oscar goes to: “Franco, el último caído”

La reciente concesión de los Oscar a las mejores películas del año, nos trae a la memoria el intento malogrado de realizar una película póstuma sobre la figura de Franco ¿Que mejor epílogo para una vida tan plena que el Óscar a una Vida o, cuando menos, Mejor Actor Secundario? Porque el Caudillo iba a participar en la película como lo había hecho en las dos anteriores que le dedicaron sus propagandistas. Esto es lo que pasó en noviembre de 1975.Oscar

Por propia iniciativa, el director de cine José Luis Sáenz de Heredia quiso participar a su manera en la construcción memorística de la muerte de Franco con un proyecto de película titulado “El último caído”, concebida durante el mes de noviembre de 1975 mientras agonizaba el Dictador. Sáenz de Heredia, gran admirador de Franco y primo de José Antonio Primo de Rivera, había sido el director de “Raza” (1941), película de ficción basada en un relato del propio jefe del Estado, y de “Franco ese hombre” (1964), un largometraje documental sobre la biografía de Franco producido con motivo del aniversario de los “25 años de paz”. La víspera del día de la muerte de Franco escribe al Director General de Cinematografía para informar de su nuevo proyecto que inscribe en la lógica de sus anteriores contribuciones propagandísticas al régimen: “me siento personal y profesionalmente obligado a realizar este nuevo y definitivo testimonio histórico de su edificante final  si, contra lo que todos deseamos, no quisiera Dios prolongar su vida”.

Su idea es prolongar a través de este nuevo film su obra de apoyo al régimen y así contribuir a abrir el camino a un futuro “atado y bien atado” inscrito en la lógica del pasado. Se trata de una película testamento, no solamente porque iba a ser su último film sino también por el tema que quería tratar, “los últimos años de la vida de Francisco Franco desde 1964, fecha del estreno de la biografía “Franco ese hombre”, hasta su muerte e inhumación en el Valle de los Caídos” según precisa la descripción que hace en el expediente de censura. El título elegido, “El último caído”, refleja de por sí la dimensión testamentaria de la película. El proyecto, bastante avanzado, iba a desembocar en un estreno con motivo del primer aniversario de la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1976, pero una serie de obstáculos impidió que se concluyera. Su fracaso ilustra nítidamente la rapidez con la cual el discurso propagandístico de la película, en la línea de “Franco ese hombre” y del NO-DO, se hizo pronto anacrónico en una sociedad española en plena transformación y más abierta hacia el futuro.

Aunque la película se concibe como un documental de montaje que incluye secuencias rodadas en el presente de enunciación, el cineasta introduce una gran novedad: se tratará de un poema cinematográfico. El modelo poético al que remite Sáenz de Heredia es el Romancero, en parte por su referencia a la Cruzada pero también porque la poesía épica medieval le ofrece un acercamiento poético a la historia mediante la exaltación de figuras heroicas, como el Cid. Su manera de hacer cine poético pasa primero por una estructura de cantos (cinco en total). En segundo lugar, se propone presentar el tradicional comentario en off mediante el recitado de un poema a la manera del Romancero. El uso de un gran fondo sinfónico ha de subrayar el fondo poético. Por fin, en la parte visual, está previsto que “la película se abra sobrevolando, como pudiera hacer un águila, las montañas de Cuelgamuros en la supuesta época anterior del Valle de los Caídos”. El cineasta imagina una cámara-águila que ha de abrir al espectador el universo poético de su último Caído.

Si el tema principal de la película era el final de la vida de Franco, y a través de ella del final de su reinado, Sáenz de Heredia preveía también incluir en paralelo los elementos del propio guión de sucesión ideado por el Caudillo, dedicándole “una atención especial al crecimiento y aprendizaje del Infante Don Juan Carlos desde su niñez en España hasta su Juramento en las Cortes como sucesor a título de Rey, siempre de la mano del Generalísimo”. Imaginaba una transición política perfecta de la que iba a testimoniar su documental. En una carta del 15 de diciembre de 1975, le pedía al monarca “una breve entrevista filmada” similar a la de Franco en “Franco ese hombre”. Afirmaba de ese modo su voluntad de ponerse al servicio del nuevo Jefe del Estado, en la continuidad de su lealtad a Franco. Lo tenía de hecho todo “atado y bien atado”.

A pesar de que su realización estaba muy avanzada, no fue posible acabar la película. Lo que parece haber complicado los planes de trabajo fue la dificultad para encontrar gente que se comprometiera a colaborar con el proyecto. Todo el mundo tenía un miedo espantoso, y el propio director se queja amargamente de la soledad en la que le dejaron. Entre otros don Juan Carlos, que dejó sin respuesta la carta que le había escrito el cineasta; y de varios “grandes poetas” del momento, que se negaron a poner su pluma al servicio de la película. La mala salud de Sáenz de Heredia puso el punto final a un proyecto largamente preparado, pero fuera de tono en la situación de la España de la Transición (N. Bethier, El último caído de Sáenz de Heredia, un poema documental sobre Franco)

Anuncios

80 pensamientos en “The Oscar goes to: “Franco, el último caído”

  1. No sé si al viejo le hubiera gustado otra película de Sáenz de Heredia, la anterior (Franco ese hombre) le aburrió bastante: tiene demasiados desfiles, dicen que dijo

  2. Sáenz de Heredia optaría al Óscar a Premio a una vida, Franco nunca fue un buen Secundario. O tal vez a Mejor Tema: una vida a luchar contra el liberalismo y la masonería, eso sí

  3. En alguna biografía de Franco creo recordar que se menciona que era un apasionado del cine y de ver la tele ¿Alguien sabe algo más? De ser así, otro paralelismo con Hitler que, como cuenta Speer, se pasaba las veladas nocturnas viendo películas

  4. Viví bastantes años de la dictadura, los suficientes para no necesitar que nadie me cuente nada de lo esencial. No me interesa una película que no creo que pueda ser objetiva y que seguramente no gustará a nadie, ni a sus defensores (si aún los hay vivos) ni a sus detractores. También espero que no se haga, pues luego vendrán las del Faraón Felipe (¿con o sin crímenes?) la del bigotes… en fin, un dolor que no me quiero imaginar. Invito más bien a aquellos que sientan curiosidad a que lean libros de historia y para entender esta macarrería de democracia, lean la Historia de España desde la I República.

    • La película no se hará porque nunca se hizo. Como se cuenta en la entrada, a Sáenz de Heredia le falló hasta el apuntador una vez muerto el dictador, hasta Juan Carlos dio la callada por respuesta. Y eso le llevó al riojano a la UVI. En cuanto a la democracia que tenemos, es lo que da de sí 40 años de libertades, hay que rodarla y pulir sus muchos defectos. A veces nos olvidamos que los americanos o los ingleses llevan jugando al juego democrático desde hace más de dos siglos, y eso se nota

    • El gallego estuvo mantenido artificialmente hasta que pudieron, para seguir todos sus chupatintas con sus privilegios, cuando salio Arias Navarro llorando a moco tendido, era porque se le acabo todo el chollo….lo mismo en Venezuela … saben que su fin esta cerca, por eso andan tan nerviosos, con sus persecuciones politicas, tiempo al tiempo, el fin del chavismo esta pero bien cerca!

    • La versión de Sáenz de Heredia era muy partidista y me alegro que su proyecto panegirista no saliera adelante. Bastante palios había ya sobado el caudillo como para tener uno más. Quizá ahora fuera el momento de hacer algo más equlibrado sobre su vida y milagros

      • Mejor dejamos correr los recuerdos, siempre emocionales e injustos, y pasamos al presente; donde hay tantas cosas que cambiar para que no tengamos un futuro tan bipolar y extremista.

  5. Que pena que no se acabó la pelicula. Así podría ser la primera pelicula politica-historica, no interpretada por los de la ceja/progres!!!!

    • Si, hubiera sido la última de los de brazo en alto, Cara al Sol, de los que hay muchos hoy en los partidos de derechas de nuestro país

    • Los de la ceja ahora parece que se han aburguesado y ya no tienen tanta voz como hace unos años ¿Será la velada amenaza de Montoro de que hay artistas que no pagan impuestos? ¿O son los años que pesan y ya no están para jaranas reivindicativas?

  6. Os informo, por si fuera de interés, de la publicación del libro: M. García Carrión: Por un cine patrio. Cultura cinematográfica y nacionalismo español (1926-1936), Universidad de Valencia, 2013
    Adoptando una perspectiva de historia cultural, el libro indaga el papel que jugó la cultura cinematográfica en la elaboración de discursos nacionalistas sobre España desde la dictadura de Primo de Rivera hasta el inicio de la guerra civil. Conectado con los debates que sobre la construcción de la identidad nacional española se han venido desarrollando en las últimas décadas desde el análisis de un ámbito que ha sido generalmente olvidado en los principales trabajos sobre nacionalismo español: la cultura de masas

  7. A partir de los años 60 se hicieron en España muchas películas que tratan de mostrar el país real que los noticiarios del NO-DO ocultaban a la población. El costumbrismo español, preludio del posterior italiano, dio muchas y buenas películas, críticas con el régimen franquista

    • La recientemente fallecida actriz María Asquerino intervino en varias de esas películas que mencionas. Siempre me pareció una buen secundaria pero poco más, aunque tras su muerte la crítica la ha puesto por las nubes. Una pena que muriera en al más absoluta soledad

  8. Imagino que ya habrá varias películas en marcha sobre otro dictador fallecido estos días, Chávez, con el que Franco tenía muchos parecidos. Viví aquellos años del franquismo en España, donde se aumentó la escolarización, se redujo la pobreza, se crearon millones de puestos de trabajo, y donde la asistencia sanitaria amparó a millones de personas, e incluso se estableció una ayuda familiar por el Estado. Y era que el régimen de esclavitud diseñado tenía que ir mejorando la situación si no quería reventar de alguna manera, no por bondad intrínseca del dictador. Repugnaba aquel régimen porque nos faltaba libertad, y porque queríamos tener la posibilidad de gobernarnos por nuestros medios y no por la fuerza de las armas. No sé si los venezolanos tienen la misma sensación, aunque imagino que muchos que no votan por Chávez si lo entiendan así, pero visto desde esa perspectiva, es bastante creíble que antepongamos la libertad, como entonces, a cualquier otra consideración, porque solo la libertad te permite todo lo demás. Y que la película les salga bonita

    • Tormo3, pues “¿Libertad para qué?”, en la linea de Vimala Thakar, ya que me parece importante poder preservar la libertad interior, lejos de las franquicias libertarias sin orden ni concierto, ni tampoco responsabilidad. Su Sres. Hitler y Lenin dieron otro sentido a esta pregunta con un apunte de claro desprecio al respeto de la individualidad y la búsqueda de sentido de la propia vida como aportación a la especie humana sin fronteras, y mas allá de las culturas circunscritas a modas, o determinados intereses económicos: Por si no se ha enterado, hace ya muchos años que existe otro movimiento de globalización espiritual que está en la linea de Khrisnamurti y otros pensadores ¿Para qué salir corriendo en claro desmadre, cuando lo que quizás realmente necesitamos es solamente poner un poco de coherencia interna y respeto al entorno en nuestras vidas?. No vaya haciendo sospechosas atribuciones, que eso es propio de las mentes reactivas.

      • No piense mal de mi afirmación, fue un exabrupto inopinado, es que veo demasiada gente que ante los problemas que se nos plantea en la convivencia diaria enseguida tiran por la calle de enmedio, es decir, la de negar el valor supremo de la libertad, no entendida como libertad absoluta, sino como capacidad de tomar las propias decisiones, sin que sean otros los que decidan lo que me conviene a mí, que bien lo sé sin que me lo digan (o impongan)

      • Pues Vimala Takhar tienen unas conferencias agrupadas en “La urgencia por la libertad”, que no tienen desperdicio, en las que se plantean tanto el fin como los medios. Algunas las pude conseguir impresas hace ya bastantes años, las encuaderné y guardé como tesoro para futuras generaciones en cuyos ojos no me voy a poder mirar; pero en cuyo discernimiento confío, ya que hemos venido a sembrar en amor a la diversidad complementaria; pero manteniendo un orden en cada época y lugar, según el entorno particular que les caiga en suerte. Si ha visto por curiosidad lo de Vimala, ya le doy por sembrado; lo que entienda y le haga vibrar personalmente, es cosa suya para beneficio de todos en el camino de la especie. En Nüremberg quedó establecida responsabilidad personal, mas allá de la obediencia debida a los imperativos órdenes sociales del momento.

      • El destacado protagonista de este blog logró la hazaña de mantener a España fuera de los organismos internacionales por incumplir sistemáticamente las reglas de la Declaración de San Francisco, reconociendo los derechos humanos elementales (reunión, práctica religiosa, expresión, etc.), algo que al pío don Francisco Franco tuvo que recordárselo el mismo Vaticano, para mosqueo de los franquistas y sonrojo de los católicos auténticos

    • Disculpe :Se fue el dedo, en Krishnamurti, fácilmente consultable en la red; pero es mejor rectificar Los libros de este autor y sus conferencias son accesibles..

      • ¿Krishna? Perdone, Gleva, pero no entiendo la conexión. Quizás una breve explicación me aclare las ideas confusas

      • Anna: No es lo mismo lo que se nos presenta actualmente como Krishna, como secta comercial ataviada con sus túnicas amarillas, vendiendo grabaciones u otras zarandajas efectistas; que la iniciación al análisis y surgir de los pensamientos, entre ellos la libertad, con que el Sr. Krishnamurti de la antigua Sociedad Teosófica nos ilustró por medio de sus libros y conferencias. Sobre la libertad desde el punto de vista existencialista, puede remitirse Kierkegaard en “El concepto de la angustia”, predecesor del Sr. Sartre en bastantes pensamientos. Me parece que vienen a cuento esas cosas que abundan en el respeto a las opiniones, y en consecuencia, a la supeditación de otros seres humanos a las ideas propias de un guía, ya sea Hitler, Franco, o Mao, por la guerra, u otro procedimiento oportunista. Tengo la idea de que, desde la guerras del Peloponeso, no nos hemos dado mucho espacio a la reflexión de como convivir en paz y diferencia; no obstante, si lee sobre Krishna, encontrará amor, y donde hay amor, no hay necesidad de dominar a nadie.

      • Anna, no se caliente la cabeza con las ideas, pues cuando nos aferramos a ellas, identificándonos; surgen toda clase de intransigencias. Mi abuelo afirmaba que el pensar, hace burro al hombre, pues en ello se autolimita innecesariamente. Vea Ud. como en nuestra historia han abundado los pronunciamientos en aquello que, ni se nos preguntaba, ni podíamos entender, ni estábamos cualificados para solventar. Quien dice ideas, comprende territorios, historias o creencias.

      • Pues si no es por ideas, no veo, Gleva, por qué podemos entusiasmarnos los humanos, ¿por el fútbol?, ¿los programas rosa? A mi las ideas sí que me mueven, no digo que mataría por ellas, pero sí que son los único interesante que encuentro para fundamentar la existencia

      • Anna, en cada ser humano existen muchos estados, tanto de conciencia, como de inconsciencia; Personalmente no creo en la reencarnación, al menos por el momento; pero en lo que si me parece que hay una cierta base influyente, es en la herencia, en cuanto a la familiarización con ciertas habilidades, otros muchos aprenentajes por convivencia ambiental y la influencia de las fuerzas telúricas y magnéticas. No le voy a citar una lista de autores de todas las épocas que se han cuidado de transmitirnos sus experiencias y teorías personales sobre la posible evolución del ser humano. Cada uno, con su sensibilidad, emite y recibe atendiendo a ciertas frecuencias, y lo que gana por un lado, quizás lo pierde por otro, según el fulcro en que se encuentre dinamizado. Lo malo, me parece, es que por defecto de la mente lineal, eso que percibimos sea tan invasivo, revuelto, y quizás ofensivo para otras percepciones intransigentes. He podido constatar que existen gentes con inclinaciones muy variadas, para mi chocantes; pero lo que pido para mi, es lo mismo que les concedo: No quememos a nadie por sus ideas, su tono, o la ausencia de las mismas. Cosa nada fácil, sobretodo cuando estamos poseídos por la firme creencia de que todos debemos ser iguales, e ilusionarnos por lo mismo, sin capacidad de perdernos, cada uno por su cuenta, en nuestra subjetividad condicionada. Hay gentes que no atienden a otras sensibilidades, ni permiten divergencias; mejor no provocarlas, pues tienden perseguir lo que no les reafirma con mucha violencia: Son puro núcleo expuesto, e incontinentes.

      • En eso estoy de acuerdo, la intolerancia de una sociedad como la nuestra está llegando a niveles casi paranoicos. Hay una tendencia al pensamiento único y pobre del que no se atenga a esa ideología oficial, más le vale esconderse bajo una piedra o emigrar a Corea. Cada vez me convence más la idea de que las dos Españas están ahí como dos manporreros a punto de liarse a garrotazos, como en los cuadros de Goya

      • Como ninguna me interesó en otros tiempos, cuando percibí que ambas habían cogido caminos erróneos a mi entender, derrapé hacia otros campos menos tendenciosos y mas fructíferos, abandonando pendones.

  9. Me he tragado Raza y es un panfleto soporífero e inaguantable. O te pones a reír por el careto del personal o a llorar por la pobreza de la película

    • Es una película con escaso presupuesto y medios. Dejando al margen su carácter panegírico y el objetivo de adular a Franco, la pobreza del guión condiciona la posibilidad de hacer una buena película ¿Quién puede decirme un par de películas normalitas de la época en que se rodó Raza? Yo creo que ninguna

    • Coincido contigo, es merecedora de un anti-Óscar por mala, pesada y panegírica a más no poder ¿No de daba cuenta el viejo de que le bailaban el agua de forma bastante penosa? Lo que hay que ver …

      • Si te bailan el agua, es por que te suponen un mañana; que es mas de lo que puedes ver por tu mismo.

  10. Me gustaría que se hiciera una película con el lema del Club de la Lucha: “Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambulancias y os protegemos mientras dormís”. Alguno de los discípulos de Sáenz de Heredia quizá se anime

    • Al margen de la política, fantástico, impresionante, sobrecogedor mausoleo, erigido en un entorno espectacular. ¿No fue el llorado ex-presidente Zapatero el que sugirió la conveniencia de modificarlo, convirtiéndolo en un parque temático? ¡Lástima que no pudiese completar su visionaria profecía! ¡Hubiese desbancado a las pirámides de Egipto como primera maravilla del mundo mundial!

  11. El Cambio Español, para erradicar de una vez para siempre los fantasmas fascistas, y sus seguidor es eliminar cualquier símbolo del criminal dictador Español. Empezando por el Valle de Los Caídos, Con fondos estatales acabar con las Fosas de la ignominia. No subvencionar ninguna asociación de amigos al Dictador, convertirlas en ilegales (en Alemania sería surrealista que su gobierno subvenciona una asociación pro Hitler). La desvergüenza con la cual actúa esta gente, debe ser perseguida y duramente castigada. Pago impuestos, para vivir en una nación Europea del Siglo XXI.

  12. Es de vergüenza ajena la ostentación y vanidad con que la familia Franco presume de unas propiedades conseguidas a través de la expropiación de fincas o del robo de las nóminas de los trabajadores. Se sigue sin romper con el franquismo porque ni los gobiernos del PP ni los del PSOE fueron capaces de acabar con esto. En ningún país europeo se podría dar esta situación: imaginemos a los herederos de Mussolini o de Hitler presumiendo de casas o pazos en las portadas de las revistas. Es un claro incumplimiento del espíritu de la Ley de Memoria Histórica.

    • “Yo no sería nada sin Franco” dijo Juan Carlos I, que ha protegido, sostenido y prolongado la labor del golpista como pago y muestra de lealtad al régimen que nació de un golpe de estado que duró tres años, una guerra que duró 40 (dictadura) y un fraude (pseudodemocracia) que ya dura otros 39. Y la nietísima enseñando el pazo de Meirás como terreno conquistado ….

    • Me parece demencial acercar de cualquier forma a Pepa Flores o a Marisol al franquismo. Ella nunca fue franquista y, todo lo contrario, detestaba al dictador. ¡De ninguna manera!

      • Es que resulta que la mayor parte de su carrera se desarrolló durante el franquismo. Fue un fenómeno sociológico en su época y ocupaba portadas en la prensa durante la dictadura. Es una cuestión cronológica, no ideológica.

  13. Alcaldessa: Íntimo y personal. Ada Colau. Es fácil dejarse convencer por una personalidad tan subyugante y atrayente que ha conseguido lo que parecía una quimera: ganarse la confianza del pueblo llano para derrotar a la vieja guardia que gobernaba con mano férrea una ciudad necesitada de un soplo de aire fresco.

  14. El Gobierno no cree que el Valle de los Caídos sea un monumento franquista. Considera que el mausoleo del dictador reconoce a ambos bandos de la Guerra Civil “desde una perspectiva normativa” ya que así aparece recogido en la Ley de Memoria Histórica. Ya sabía yo que este gobierno era miope.

    • Dicen que homenajea a ambos bandos porque unos lo construyeron a punta de pistola y otros lo disfrutan… ¡Si es que el Partido Parrobar no miente nunca!

    • Despidos en diferido, investigados (no imputados), Línea de crédito (no rescate), El valle de los caídos homenajea a ambos bandos (no es un monumento franquista), etc…

    • Estoy de acuerdo con el gobierno, de hecho es una base secreta alienígena desde la que se están infiltrando en los centros de poder patrio como el gobierno (la Cospe, la Soraya y Rajoy), el poder judicial y sobre todo el senado, en el que están colocando a todos los vagos e inútiles de su planeta.

  15. El gobierno del corrupto PP considera que el mausoleo del dictador reconoce a ambos bandos de la Guerra Civil “desde una perspectiva normativa”. ¿Desde una perspectiva normativa?…
    O sea, que la criminal normativa franquista sigue teniendo vigencia según el mafioso Gobierno-Criminal del corrupto PP… ¿Alguien podría esperar algo diferente por parte de los criminales herederos políticos de la culona genocida?

  16. Los Goya invitan a Rajoy a ver películas españolas. Directores y actores lamentan que el presidente del Gobierno no haya visto ninguna de las cinco candidatas a mejor película. Es lo que tiene dedicar tanto tiempo al Marca.

    • A mi el cine español me gusta, no me vuelve loco, pero hay cintas interesantes en los últimos tiempos. Creo que se ha cambiado el registro y que hay buenos directores, no tantos buenos actores, pero las tramas y los guiones han mejorado bastante. Eso sí, el cine muy caro, ir con la pareja se hace un gasto que te puedes permitir una o dos veces al mes, poco más. No es culpa de la industria, pero deben entender que la gente tiene gastos más importantes que ver cine, y si has de elegir qué ver pues suele llevarse la palma alguna peli americana, que aunque tampoco haya gran cosa, son más del gusto de la gente en general (aunque yo siempre mire en internet qué tal esa española que en ese momento esté en cartelera).
      El cine patrio goza de mala fama por pelis truño, sobre todo de los 90 y primer decenio del siglo. Pero repito, se ha cambiado el registro y hay cositas muy buenas por ahí que se han dejado de ver por la inmensa mayoría sobre todo porque la gente no se fía.

  17. ‘Medios de comunicación, dirigismo cultural y exilio intelectual durante el segundo franquismo’

    Acaba de aparecer el dossier que ha coordinado Francisco Rojas ‘Medios de comunicación, dirigismo cultural y exilio intelectual durante el segundo franquismo’. Publicado en el nº 42 (invierno 2017) de la revista Historia Actual Online. Contiene siete artículos de algunos de los mejores especialistas en sus respectivas materias. Os invito a echarle un vistazo.

    Enlace: http://historia-actual.org/Publicaciones/index.php/haol/index

    • Y digo yo… ¿por qué el PSOE no ha intentado sacarlas adelante cuando tenía mayoría absoluta? Tiene bemoles que se responsabilice a aquellos que siempre se opusieron y nunca han tenido el poder de desmontar este tinglado, de la pervivencia del mismo. Los nacionalistas sólo son útiles cuando sirven para hacerles el caldo gordo a PPSOE. Si no, hay que exterminarlos según la dialéctica Ppsoísta.

    • El franquismo, fue un régimen asesino. En la transición se llevó a un pacto, pero la herida sigue supurando. Ahora, es el momento de cerrarla. Recuperar los asesinados en las cunetas y devolver a Franco a sus familiares, si lo quieren y si no enterrarlo en una fosa común o subastarlo, que en España hay mucho nostálgico de la dictadura y el estado necesita dinero.

    • No estoy de acuerdo con Sánchez-Albornoz, claro que la derecha ha evolucionado, igual que la izquierda. Para mi es un enorme error intentar explicar la Historia desde la perspectiva de nuestros valores actuales … porque, que no nos engañen, esos valores no son iguales a los que había en los años 30, ni de lejos. ¿O es que hay mucha gente que defienda ahora el stalinismo o el fascismo, como hacían nuestros abuelos entonces, sin tapujos?. Pues no. Habrá mucho nostálgico del ordeno y mando, y mano dura, y habrá mucho idealista de la república leré leré, pero ni uno ni otro creo que aprobaran ahora los campos de concentración, las fosas comunes en cunetas, la quema de obras de arte o las checas.

    • La fuga no parece que fuese muy complicada. Los penados que hubo durante siete años de los 20 que duró la construcción del monumento, cobraban. Estando en prisión habían dirigido una instancia a la Dirección General de Prisiones, y si eran personas de buena conducta, les daban trabajo en el Valle, cobraban y tenían el mismo régimen comidas y seguros que los trabajadores libres. Como la vigilancia era escasa porque cobraban y podían mantener a las familias, continuar en la obra una vez extinguida la condena como los demás trabajadores libres, etc. no era natural que se fugasen, así que la fuga no parece muy complicada.

      • De acuerdo con la frase de Nicolás Sánchez Albornoz: quedan residuos franquistas, pero ya no imponen su ley. España ha cambiado radicalmente durante estas décadas de democracia. También de acuerdo con su observación de que es muy difícil, en realidad imposible, convertir el V de los C en un monumento reconciliatorio e integrador porque su estetica y sentido es todo lo contrario: el mausoleo faraónico de un dictador que ganó una guerra civil (“cruzada” según él) y que no dio tregua a los vencidos (los “antiespañoles”). Si existe un monumento antinacional y antiespañol porque divide y enfrenta a los ciudadanos de este país es sin lugar a dudas el V de los C. Es lo contrario de los monumentos conmemorativos nacionales, que buscan la integración de todos los ciudadanos en un recuerdo común, sin vencedores ni vencidos, eliminando cualquier simbología que pueda herir o molestar; el V de los C es un monumento a la victoria, la revancha y la ideología NC del dictador que allí está enterrado; además de un adefesio arquitectónico anacrónico, el V de los C es venganza en piedra, y resulta imposible que inspire ningún sentimiento de hermandad nacional; todo lo contrario: al perpetuar la victoria de un bando en la Guerra Civil es un monumento a la división nacional. No es que el V de los C haya devenido con el tiempo en un símbolo incómodo (como pasa tantas veces al cambiar las mentalidades); es que desde el primer momento su inspirador, el general Franco, quería un armatoste pétreo para exaltase a sí mismo y exaltar su victoria (“un monumento que desafíe al tiempo y al olvido”); clarísimas intenciones megalómanas-revanchistas. Resultado: el V de los C es un desastre como símbolo integrador; de hecho, allí sólo van curiosos (la gran mayoría) y fascistas; es un lugar de memoria exclusivo de la extrema derecha. Como muy bien dice don Nicolás, el espíritu que inspira el cementerio militar de Arlington es exactamente el contrario del de la pirámide de Cuelgamuros. En Arlington estamos ante un monumento nacional, de todos los yankis: recrea una y otra vez la unidad nacional de los EEUU en el recuerdo y homenaje póstumo a los caídos por su país; establece una hermandad entre todos los vivos y todos los muertos como tributarios de una misma tradición nacional; el V de los C es un monumento del bando “nacional” (rebelde, faccioso) contra el bando republicano; reproduce constantemente la división y el enfrentamiento nacionales al conmemorar el triunfo de unos españoles sobre otros españoles, con la tumba de Franco como recuerdo perenne de esa victoria. Lo mejor que se puede hacer con el aborto arquitectónico- antinacional del V de los C es olvidarlo, porque su simple recuerdo ya crispa la convivencia. Y es que la dictadura nació de una Guerra Civil manteniéndose durante 40 años sobre el recuerdo obsesivo y rencoroso de “su” victoria en esa guerra. Si vuelven los rojos, volverá la guerra; si seguimos mandando nosotros, habrá paz. Esta era la peculiar “reconciliación” del franquismo. Con estas intenciones, toda su simbología triunfalista está manchada por el revanchismo. Es lo que sucede con el V de los C: únicamente sirve para desatar el revanchismo del otro lado, el espíritu guerracivilista. Así de “nacionalista” fue el franquismo.

  18. ¿Rajoy o Santamaría repudiar la dictadura y el totalitarismo? A ver qué hace Casado el yeyé. Es como el paripé de la nota con la que ETA anuncia su retirada. Otro paripé. Lo de Rivera es de gente que se toma esto como un juego de salón. Yo estoy harto ya de escuchar opiniones de analistas, que incluso vivieron la dictadura, diciendo que trasladar los restos de Franco, entregarlos a su familia, y convertir este mausoleo apocalíptico en memoria de la guerra civil, lugar de reconciliación histórica, es algo muy complicado. Cobardía y comodidad. Y cansancio intelectual. Las neuronas no dan ya para tanta necesidad de justicia histórica.

  19. Eres crítico de cine y escribes “esta peli es una mierda”, pero te lo piensas mejor y prefieres decir las cosas con diplomacia, incluso con dulzura.
    “El resultado conseguido es discreto pero pasable dada la época decorosa a la que pertenece. Generalmente las comedias de esta época aunque resulten algo insípidas tienen la virtud de ser elegantes. Esta comedia dentro de su insipidez por lo menos pretende ser simpática y lo consigue ocasionalmente dentro del modesto resultado alcanzado.”

    • Que eso de “fue el general del bando nacional Juan Yagüe”. Nada de bando “nacional”, bando fascista, golpista o insurrecto que hay que llamar a las cosas por su nombre.

    • No estaría mal acabar con el viejo dicho cinematográfico que la realidad supera a la ficción, y en este caso la ficción refleja la auténtica realidad. El asunto lo merece.

    • También se podría hacer una lista de libros clásicos sobre la guerra civil. Por ejemplo:

      Por quién doblan las campanas (1940), de Ernest Hemingway. Pese a la fama que tiene y a su adaptación al cine por Sam Wood en 1943, es un best seller infumable sobre la España romántica y olé. Hollywood al acecho de la guerra para hacer caja. Detestable.

      Los grandes cementerios bajo la luna (1938) de Georges Bernanos. Al escritor francés le pilló la guerra veraneando en Mallorca y fue testigo de primera mano de las atrocidades franquistas. Bernanos era un católico de derechas en la línea de Maurras o Daudet. No era precisamente un rojo matacuras. Pero escribió un testimonio indignado, prosa de fuego un tanto vociferante, contra el terror blanco, y sobre todo su justificación por las autoridades eclesiásticas, lo que le horrorizaba. Un gran libro.

      La gran cruzada (1940), de Gustav Regler. Regler era un comunista alemán que luchó en las Brigadas Internacionales. Su novela es tan buena como desconocida. Regler acabó anticomunista perdido: destino habitual entre los comunistas de su generación.

      Homenaje a Cataluña (1938), de George Orwell. La inteligencia de Orwell y su capacidad de análisis hacen milagros en este libro maravilloso. Final antológico. Nada que ver con los estereotipos de la España romántica y olé estilo Hemingway. Una obra maestra.

      La velada en Benicarló (1937), de Manuel Azaña. El presidente de la República no se hacia muchas ilusiones sobre la victoria republicana. Durante la contienda vivió en otra galaxia, como un espectador neutral. Esta objetividad y su cabeza privilegiada le permitieron escribir este diálogo sobre las consecuencias de la guerra. Cada personaje representa un sector de la política republicana, así que el diálogo resulta hondamente simbólico, en él resuena el rumor de la guerra. De una lucidez tremenda.

      Causas de la guerra de España (1939), de Manuel Azaña. Que Azaña era un contemplativo no apto para la política lo demuestran estos artículos, escritos inmediatamente después de la guerra para la prensa francesa. Como todo estaba perdido para su causa, Azaña comprendió que el mejor servicio que podía hacer a los ciudadanos españoles del mañana era analizar los orígenes inmediatos de la guerra, dejando a un lado todo sectarismo. El resultado son unas páginas de una precisión y honestidad difícilmente superables.

      Guerra y vicisitudes de los españoles (1940), de Julián Zugazagoitia. Este periodista vasco, socialista, fue ministro con Negrín y terminó sus días fusilado en el cementerio de la Almudena de Madrid. El libro fue publicado en Buenos Aires el mismo año de su asesinato. Es la primera y mejor crónica de la guerra civil. Muy bien escrita y carente de odio, se ha convertido merecidamente en un clásico. La mayor parte de sus afirmaciones han sido corroboradas por investigaciones históricas posteriores. De lectura imprescindible.

      A sangre y fuego (1937), de Manuel Chaves Nogales. Este periodista sevillano fue uno de los escritores más populares en los años 20 y 30. Republicano liberal, abandonó España en 1937 y murió en 1944 en Londres. Su colección de cuentos sobre la guerra era un tesoro olvidado hasta su recuperación por Andrés Trapiello a principios de los 90. Chaves no era ni revolucionario ni franquista así que no tuvo más remedio que proclamar sus verdades desde París. Dejó escrito que ganara quien ganara la guerra a España le tocaría una dictadura y que con él no contaran. Temprana lucidez.

      El laberinto mágico (1940-1968), de Max Aub. Este hombre tuvo cuatro nacionalidades pero se consideraba español y siempre escribió, muchísimo, en castellano. Le llamaban en broma Más Aún. Murió exiliado en Mexico en 1972. La Guerra Civil que vivió en las filas republicanas (era del PSOE) nutriría buena parte de su narrativa. Brillante estilista, su inmenso ciclo de novelas y cuentos sobre la guerra puede considerarse la visión de los vencidos. Diálogos, entradas y salidas, descripciones cinematográficas, personajes que cruzan sus destinos y vuelven o no a aparecer, crean unas páginas vivísimas que recrean la tragedia colectiva como un tapiz, un laberinto, de innumerables peripecias individuales, muchas de las cuales terminan en la muerte. Hoy Max Aub se ha convertido merecidamente en un clásico de la narrativa española del siglo XX.

      La forja de un rebelde (1941-1946), de Arturo Barea. La novela fue escrita en español por Barea y luego traducida al inglés por su esposa Ilse, una judía vienesa más lista que el hambre. Es la mejor novela de formación de la literatura española. Barea era un hombre normal, no un literato, y esto, lejos de perjudicarle, le ayuda: su libro de corte barojiano es de lectura apasionante. Además, su compromiso político en ningún momento anula la verdad de lo vivido. Barea escribe como vivió y lo que vivió y por eso su novela (sus memorias, en realidad) es tan buena. Nada amojamada, una joya.

      Réquiem por un campesino español (1953), de Ramón J. Sender. La mejor novela de Sender y quizá la mejor novela sobre la Guerra Civil. Un cura cobarde de un pueblo aragonés se preocupa más del cielo que de la tierra y acaba entregando involuntariamente a su amigo Paco el del Molino a los verdugos. El réquiem por su alma lo oficia el cura y lo pagan sus asesinos. Y de la memoria atormentada del cura brota toda la historia. Perfecta parábola de los conflictos campesinos que desencadenaron la contienda. Una maravilla.

      La armas y las letras (1993), de Andrés Trapiello. Un libro espléndido que marcó un antes y un después. No es un libro académico, contiene bastantes errores puntuales, pero sí erudito, y escrito fenomenalmente. Al que le interese el asunto, ha de leer el “Trapiello” por fuerza, y disfrutará, incluso para disentir.

      Y los malos también escribieron mucho, solo que peor, y hoy sus libros se te caen de las manos. No tienen más interés que el histórico y a veces literario. Algunos títulos: “Madrid de corte a cheka” (1937), el conde Foxá cuenta las barbaridades de los rojos con una prosa modernista que parece el guardarropa de Valle-Inclán. No esta nada mal, pero es panfleto. “La fiel infantería” (1943), Sánchez Mazas era un nazi de Navarra y lo fue hasta el final. Sus figurones de guerreros falangista despechugados y cuarteleros hoy mueven a risa. Se notan la trampa y el cartón. “Checas de Madrid” (1940), Tomás Borrás escribió esta novela delirante, verdadera orgía gore del fascismo español. Don Tomas nos quiere hacer creer que en Madrid los vándalos rojos se cargaron a 100.000 mártires de las maneras más truculentas. Aparece una escena en donde un tipo confunde un puñado de ojos humanos arrancados con ostras o caracoles. De gran éxito en su momento, hoy la novela es un petardo propagandístico de mucho cuidado, casi surrealista. Fue plagiada por Umbral, nada menos, porque está bien escrita. “Se ha ocupado el kilómetro 6” (1939). Su autor, Cecilio Benítez de Castro, quiso responder con su novela nada menos que a Remarque. Mediocre. Reeditada hace poco, se puede leer como curiosidad. “Los cipreses creen en Dios” (1953). Los franquistas acérrimos se enfadaron con José María Gironella cuando publicó su novela porque en ella no todos los rojos eran demonios ni todos los blancos santos. Es una novela tradicional en todos los sentidos, cuya lectura se hace pesada. Según Max Aub: “Es posible que Gironella haya visto las cosas como las describe, pero entonces es miope.” Pues eso.

  20. En la reserva espiritual de occidente los yankis rodaron un montón de películas. Tenían todas las facilidades: paisajes espectaculares, colaboración de las autoridades y mano de obra barata y abundante. Algunas pelis rodadas en España: El Cid, La caída del imperio romano, Patton, Doctor Zhivago y un largo etcétera. En algunas de estas cintas salen actores españoles como secundarios e incluso terciarios y cuaternarios y cuando necesitaban mover masas o pedruscos los norteamericanos llamaban al glorioso ejército español para que se ocupara del asunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s